Archive | Santa Cruz RSS feed for this section

Tome apuntes: le damos la receta del masaco de plátano y de yuca

28 may

Las recetas de hoy tienen distintos ingredientes, pero llevan el mismo nombre y están entre los adulados de la gastronomía oriental; el masaco, que entre el plátano, la yuca, el charque y el chicharrón de chancho, e incluso con queso se presenta en muchas variedades. El salón de té Las Delicias homenajea a Santa Cruz a ocho días de su fundación con estas dos ricas elaboraciones. “Uno de los secretos para prepararlos es la manera de cocinar la carne y dejar que el aceite escurra bien”, detalla doña Beatriz Callaú viuda de Paredes, propietaria del salón de té y precursora de las recetas que se puede degustar bajo un techo que ahora es patrimonio cultural del departamento.

Con carne, dorado y sin grasas. Así también saber tener las medidas -agrega Mirian Paredes-que junto a su hermana Rosario, las dos hijas de doña Beatriz, ahora manejan el negocio, que nació hace 49 años, en el mismo lugar desde donde ahora explican cómo preparan sus productos. El chicharrón de chancho tiene que tener carne, no mucha grasa, explican, “Además al momento de ser cocido tiene que llegar al punto que esté dorado”, dice doña Beatriz. En tanto el charque, tiene que ser desposeído de los nervios y la grasa antes de fundirse con la yuca.

Con cafecito. “En esos tiempos todo era a puño, nada de máquina”, dice sobre la época en que su mamá comenzaba con el negocio y destaca que cada preparación es particular y que cada persona le puede dar su gusto en cuanto a sabor a estas recetas que puede alcanzar para 40 a 35 porciones. “Tómelo con cafecito, aunque yo prefiero hacerlo con té y en la siesta”, manifiesta la señora Beatriz.

«El masaco es muy rico, tanto el de plátano como el de yuca. Es uno de los más requeridos»

Rosario Paredes
Propietaria de Las Delicias

Receta
Ingredientes
Masaco de plátano
• 6 kilos de plátano maduro
• 1 kilo de chicharrón de chancho
• Sal a gusto

Preparación
Pele los plátanos y los corta a la mitad, poner a calentar el aceite y los empieza a freír.

Una vez fritos, que escurra bien todo el aceite. Ello para evitar que la preparación salga grasosa.

Seguidamente, se pone a tostar el chicharrón, hasta que se haga crocante. Escurre y se mezcla con el plátano bien cocido, se agrega sal a gusto.

Para terminar se vierte todo en el tacú y muele, hasta que mezcle.

Masaco de yuca
Ingredientes
• 3 kilos de yuca pelada
• 400 gr de charque
• sal

Preparación
Ponga la yuca a hervir con sal. Seguidamente, lave el charque y también póngalo a hervir para que ablande. Una vez en su punto, empiece a sacar los nervios y la grasa; golpee la carne, desmenúcela y fría con sal y aceite. Se escurre y junta con la yuca para seguidamente molerlos en el tacú. Pruebe la sal y listo.

Conserva de Naranja Agria

18 may

Receta Antigua Tradicional Cruceña

Ingredientes:10 o 12 naranjas agrias
6 tazas de miel de caña
4 clavos de olor
Agua, cantidad necesariaPreparación:Pele las naranjas dejándole la parte blanca; parta la fruta en cuatro tajadas y sáquele la parte blanca. Póngalas en abundante agua fría durante dos días, cambiándole el agua diariamente. Luego escúrralas bien y póngalas a cocer hasta que estén tiernas. Finalmente, agréguele el azúcar, el clavo de olor y el jugo de la naranja. Deje hervir hasta que tome punto.

http://www.soysantacruz.com.bo/Contenidos/1/CocinaTipica/Textos/B03-ConservaDeNaranjaAgria.asp

Tablillas de Maní

8 may

Receta casera que llega desde Cotoca

Las típicas tablillas de maní podrían fácilmente pasar por unas barras de esas que comercializan grandes marcas. Y no están lejos, solo que estas aún mantienen su forma tradicional de elaborarse, y quizá a ello se deba su sabor irresistible Ahora desde la población más dulce de la región, Cotoca, El Sol le trae la receta.

Artesanal. Entre el maní y el empanizao (barra del jugo de caña), esta rica receta no lleva mucho tiempo para hacerse, en solo una mañana se realiza como 70 unidades. En el municipio de Cotoca Maribel Méndez, presidenta de la Asociación de Jaleeras, todos los días transporta las tablillas hechas en su pueblo hasta Santa Cruz. Además de venderla en el mercado del Cotoca.

De Cotoca y nutritivo. Las mismas que son hechas por Patricia Sandóval que mientras va quitando los restos de cáscara del maní tostado cuenta que desde pequeña aprendió a hacer la receta. Ella nació en esta población y después de tanto hacer tablillas y probarlas, sigue sosteniendo que son ricas. Saca 2 barras de empanizao -pesarán unos 5 kilos cada uno- los pica directamente en la olla y le agrega un poco de agua. Sobre el brasero -a fuego lento- las dulces barras se van derritiendo, una y media hora después agrega finalmente el maní, que luego son moldeados en una estructura de madera.

Receta
Ingredientes
Tablillas de maní
• 1/2 medio kilo de maní
• 2 kilos de empanizao para hacer tablillas (azucarado)
• 3/4 taza de azúcar
• Agua
Preparación
Pica el empanizao, agrega este ingrediente a una olla con un poco de agua y al fuego lento. Momento después agrega el azúcar y deja en el fuego hasta que se derrita. Una vez que esté derretido, para saber si está en su punto, con una cuchara saque un poco y deje caer en una recipiente con agua. Al momento palpe el poco de la preparación que vertió y si está dura, quiere decir que está en su punto. Si es así, saque la olla un momento del fuego como cinco minutos. Después vuelva a poner la olla y agregue el maní poco a poco, sin dejar de batir. Cuando adquiera cierto espesor, puede poner en cualquier molde, que no sea de plástico, mejor si es de madera y dejar reposar hasta que seque. Después de este paso ya están listos para ser degustado.

Churrasco

1 may

Uno de los platos mas consumidos en Santa Cruz  es el churrasco,  que sin duda alguna es uno de los platos más apetecidos.

Antes que nada hay que estar provistos de cuchillo, tenedor, una varilla larga para empujar las brasas, una tabla para cortar la carne, carbón,  la parrilla que  debe estar perfectamente limpia, sal y el ingrediente principal…  la carne, que usualmente es bife de chorizo, corte ivon o cuadril, chorizos y se acompaña con arroz con queso, yuca cocida y ensaldas
En el Periodico “El Sol” del Viernes, del 4  de Febrero, 2011,  Calvin Careaga, experto parrillero del restaurante Los Hierros, explica que  a la hora de hacer un churrasco el tiempo de cocción va a depender del corte de la carne, es por ello que recomienda seleccionarla bien antes de la preparación. “Por ejemplo: Si es bife chorizo se necesitan sólo 15 minutos, en caso que sea el corte ivon se emplea 20-25 minutos y si es cuadril 15 minutos serán más que suficiente”, dice.
EL TRUCO PERFECTO . El churrasco solo necesita sal y nada más, también se debe cocer a fuego lento, volcar la carne solo una vez “No se la debe hacer a cada rato”, añade. Se reconoce que la carne está en el punto exacto de volcarla cuando está sangrando y adquiere la misma cualidad cuando ya está lista para servirse.
También dice que existen otros métodos caseros que dan un sabor extra como el de chorrearle un poco de limón a la carne cuando está a punto de salir.

Qaras o Kjaras

28 abr

Las Qaras  o Kjaras a la brasa es un plato típico de la región de los valles, en una zona próxima de los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca, Tarija más propiamente en la provincia de Vallegrande del departamento de Santa Cruz. Contiene mote, papas, chuletas de cerdo, y el cuero de cerdo que está cocido sobre las brasas vivas, es un plato delicioso sobre todo el preparado de la carne y el cuero.

Para 2 personas

Ingredientes

  • 2 chuletas grandes de cerdo o 4 pequeñas
  • 300 grs. de cuerito de cerdo cocido
  • 4 papas harinosas cocidas
  • 250 grs. de mote cocido
  • Sal, pimienta, comino

Preparacion

  1. Condimentar las chuletas y los cueritos, colocar al la brasa hasta que esten dorados y jugosos.
  2. Servir las costillas y los cueritos en un lecho de mote con las papas al lado. Acompañar con llawja

Chive

2 abr


El Chivé es una bebida típica del oriente boliviano (zona tropical). Está elaborada a base de harina de yuca (mandioca) es muy nutritiva y refrescante a la vez.

  1. Se cosecha la yuca, se la pela y se ralla finita.
  2. Se la deja en un recipiente enlozado fermentar hasta el día siguiente y luego se la extiende al sol, hasta que seque.
  3. Una vez seca se la cierne  y la parte gruesa se la desecha.
  4. Se la retuesta y se sirve con agua y azúcar.

Cristina Olmos

Refresco de Mocochinchi

1 abr

 

 

 

 

Para la temporada de calor que se vive en Santa Cruz no hay  nada mejor que hacerle frente con un buen mocochinchi frío que ayude a calmar la sed provocada por las altas temperaturas.

Este refresco típico de la cocina cruceña es uno de los favoritos de muchos.

Lo puedes disfrutar en diversos lugares  de la ciudad, puestos de refresco, en los mejores restaurantes o en tu propia casa, prepararlo es muy fácil:

 

 

Ingredientes

  • 1 kilo de mocochinchi  de muy buena calidad (durazno disecado)
  • 3 tazas de azúcar
  • 3 litros de agua.
  •  1 palito de canela (opcional)

Preparación

  1.  Poner a remojar el mocochinchi una noche antes que el agua cubra bien los duraznos. Al momento de preparar, hervirlos con agua (si desea agregue un palito de canela), durante 2 horas, hasta que se ablanden. Mientras, preparar un almíbar con el azúcar hasta el punto caramelo semioscuro.
  2. Al finalizar la cocción de los duraznos, se echa el caramelo y se bate hasta disolver totalmente. Retirar del fuego y dejar enfriar. Servir bien frío, si quiere con hielo. Para días calurosos una delicia
  3. La temporada de calor ya se vive en Santa Cruz y  nada mejor que hacerle frente con un buen mocochinchi frío que ayude a calmar la sed provocada por las altas temperaturas.

 

Cristina Olmos

Roscas de Maiz

1 abr

INGREDIENTES

  • 4 libras de quesillo fresco
  • 2 libras de harina de maíz
  • ½ libra de yuca cocida y molida
  • sal al gusto
  • leche necesaria para formar la masa suave

PREPARACIÓN

  1. Primero se hace cocer las dos libras de maíz blanco, una vez cocido se deja secar y se muele.
  2. Cernir la harina de maíz.
  3. En forma separada amase el quesillo junto a la yuca molida.
  4. Luego mezcle la harina, sal, añadiendo la leche necesaria para formar la masa.
  5. Amase bien todo junto: la masa debe quedar blanda.
  6. Corte trocitos de masa y deles forma de argollas.
  7. Coloque estas argollas sobre hojas de plátano dándole a cada una un golpecito para que se aplasten.
  8. Lleve al horno moderado.

Anticuchos de Corazon de Pollo

26 mar

Es muy usual servirlo en los churrascos en Santa Cruz

Ingredientes para 

  • 1/2 taza de vino tinto o cerveza
  • 2 dientes de ajo picado.
  • 2 cdas de ají  molido.
  • 2 cdas de salsa soya.
  • 1 cda de orégano seco
  • 1 cda de mantequilla.
  • 40 corazones de pollo.
  • Sal y pimienta.

Preparacion:

  1. Ponga el vino o cerveza y el ajo en una sarten a fuego medio.
  2. Cuando el vino se haya reducido a la mitad, eche ají, la soya, el azúcar, orégano, la sal y pimienta.
  3. Cocine durante 4 minutos a fuego medio.
  4. Añada la mantequilla remueva y vierta la preparación en un bol.
  5. Una vez fría, eche los corazones de pollo y déjelos marinar durante 10 minutos.
  6. Luego, ensartelos en palitos, y lleve a la parrilla, a fuego alto.

Cristina Olmos

 

Samaipata, Vendimia Cruceña

17 mar

Samaipata, vendimia cruceña

La variedad Cabernet saugvignon está en su punto de maduración. Es la última cosecha de uvas de este año. Los valles cruceños fueron tierras vinícolas que proveían a los centro religiosos y a las ciudades mineras.

La Razón / Gemma Candela

 

Huelen? Es la uva madura, el elixir de los dioses”, dice Francisco Roig mientras pasea por un camino de tierra rojiza junto a su amigo y socio Peregrín Ortiz. Allí crecen 16 mil plantas de vid. Caminan por su viñedo de seis hectáreas en Samaipata, al que bautizaron Uvairenda. El olor dulzón que impregna el aire viene de la variedad Cabernet saugvignon, que está en su punto de maduración.

Entre las hileras de una de las parcelas del campo, la número cinco, asoma de vez en cuando alguna que otra cabeza cubierta con gorra o sombrero, que luego desaparece, camuflándose entre las telas blancas que cubren las parras. Ahí, medio agachados, están los trabajadores realizando la vendimia samaipateña. Tijera en mano, van racimo por racimo, cortando y colocando los pequeños frutos morados en cajas de plástico blanco. Acaba de comenzar marzo y es el momento de la vendimia de esa variedad de uva, la última del año.

Los dueños del viñedo caminan en dirección a la bodega, un edificio de dos plantas levantado con ladrillo, piedra laja, cristal y tejas. Ahí se “fabrica” y se deja fermentar el vino. “La mayoría de las bodegas son galpones industriales climatizados, pero si ustedes miran el paisaje, con tantas casas coloniales, sería un crimen poner un galpón en un lugar tan idílico como Samaipata. Lo que decidimos hacer fue rendir homenaje a la arquitectura tradicional”.

En la puerta trasera se acumulan las cajas que traen los jornaleros, cargadas al hombro, por los empinados senderos entre las hileras de uvas. El ingeniero enólogo Rodrigo Aguilar y la ingeniera química María Eldi, ataviados con sus batas blancas, se encargan de pesarlas para, luego, transformar su contenido en vino.

Primero, vuelcan las uvas en la máquina despalilladora: ésta separa por un lado el escobajo (que luego se usa para hacer abono) y la pulpa y la semilla caen a través de un tubo, convertidas en una especie de crema acuosa de color morado, a un tanque que puede ser de acero inoxidable o de PVC no degradable. Y ahí se queda, realizando la fermentación alcohólica (que dura entre cinco y diez días). Éste es el llamado vino de gota, de mayor cuerpo.

El fondo sólido que queda en el tanque se pasa luego a la prensa tradicional de roble: de ahí, sale el vino de prensa. Cada uno sigue un proceso diferente hasta llegar a la copa del consumidor.

Luego viene otra fermentación, la maloláctica, en la que el ácido málico (que está en la pulpa de la fruta) se convierte en ácido láctico. Esto, explica Ortiz, le aporta un gusto similar al de la mantequilla que queda en el paladar. “Le da cierta redondez para que la acidez no se sienta tan agresiva en la boca”.

Tras varias semanas de fermentación, el vino se limpia de partículas sólidas con gelatina o clara de huevo. Por último, el líquido pasa por una filtradora, se embotella y, con la encorchadora manual, se le coloca el tapón, la cápsula de PVC que la recubre y se etiqueta.

Este trabajo es, casi siempre, realizado por mujeres de la zona, que suelen ser empleadas a media jornada durante el curso escolar, para que puedan tener una actividad económica y, al mismo tiempo, estar con sus hijos.

Uvairenda es el nombre de la bodega, una mezcla de castellano y guaraní que significa “el lugar de la uva”. Los vinos han sido bautizados con la cifra 1750, que no hace referencia al año de fundación del viñedo, pues estos dos socios no vienen de familias con tradición vinícola: es la altura media a la que se encuentran sus campos de vid. Y ellos, dicen, no son bodegueros con tradición, sino unos “locos” del vino.

Los valles cruceños fueron, junto con los campos de Tarija, tierras vinícolas que  proveían a los centros religiosos de la colonia y, también, a la clase pudiente de las ciudades mineras. En general, no podía faltar el líquido alcohólico en el virreinato del Perú. Durante la segunda mitad del siglo XVI, el virrey Francisco de Toledo promulgó la siguiente ordenanza: “Que en cada tambo haya un español ó cacique ó otro indio que tenga posibilidad, y que éstos se encarguen de los dichos tambos, y de tener en ellos mantenimientos y provisiones necesarias para los caminantes, y sus cabalgaduras y de pan, vino, maíz, carne y leña, yerba y agua” (sic).

Samaipata se encuentra en la zona de producción de uva de Sudamérica, por debajo del Codo de los Andes (donde la cordillera occidental cambia de rumbo), que separa los bosques amazónicos de las planicies subtropicales chaqueñas y que se encuentra a la altura del municipio de Buena Vista (que es parte de la gran área cafetera del continente). Hoy, todavía se ven, al lado de la carretera hacia Samaipata, viñedos antiguos de cepas retorcidas, algunas originarias de Alejandría. Y, los porches de las casas están hechos de parrales. “Es el estilo tradicional, a lo español”, coinciden Roig y Ruiz.

Una vez instaurada la República, en el siglo XIX, ya no quedó quién velara por los cultivos de vid, explica Roig. Algunas familias mantuvieron pequeños viñedos para consumo propio, hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando inmigrantes (croatas, libaneses…) comenzaron a rescatar esta actividad en los valles cruceños.

Ruiz y Roig también retomaron el cultivo de la uva en Samaipata hace una década. “No somos los primeros en plantar uva, somos ‘renacentistas’”, dicen. Amigos desde los cinco años y amantes del vino, se les ocurrió tener su propio viñedo para producir zumo de uva fermentado, de calidad y a pequeña escala. Aunque, para hacer honor a la verdad, también tuvo que ver en esta historia la esposa de Roig. Él emigró a Estados Unidos a los 17 años para aprender inglés. “Hice mi vida allí y me enamoré de una francesa. Y, por una mujer, se hace todo, hasta vino”, comenta. En el país norteamericano estudió primero Economía y, después, Enología en la Universidad de California en Davis. Y retornó a su tierra, Santa Cruz, con su pareja y con la idea de plantar sus cepas. Pero ninguno tenía tradición familiar vinícola (ni siquiera Roig, hijo de tarijeño y nieto de catalán, ambas tierras productoras de vino), por lo que no habían heredado ningún terreno con vid.

Los dos amigos comenzaron a investigar cuáles eran las zonas aptas (tanto por el tipo de tierra como por tradición) para plantar uva en Bolivia.

Tras descartar varios lugares, quedaron tres localizaciones en su lista: el Valle de la Concepción, en Tarija, y Vallegrande y Samaipata, en Santa Cruz. Finalmente, se decantaron por la última porque, dicen, está en la región con mayor potencial vinícola del país y con condiciones climatológicas perfectas: tiene temporalidad estacional y, además, el lugar se encuentra a una relativa altura. Así, la uva, crece menos que al nivel del mar pero concentra el sabor en pequeños granos, así como los taninos y otras sustancias químicas antioxidantes.

Los dos socios adquirieron un terreno de una hectárea y plantaron en él un centenar de plantas de diferentes variedades de uva tarijeña. Ése fue su viñedo experimental: con él supieron qué especies serían las apropiadas para cultivar en la zona. Era el año 2004. Tres años más tarde, Roig y Ortiz ya tenían cinco hectáreas ubicadas en la ladera de una loma en dirección al oeste, de tierra pedregosa y rica en minerales, y en estado de erosión. Ahí establecieron sus viñedos, en terrazas, con riego por goteo que utiliza agua de lluvia acumulada.

Hoy, siguen teniendo viñedos experimentales. De lo que sale de esos terrenos, sólo lo prueban los dueños, los trabajadores y los allegados. Lo mismo sucedió con las primeras cosechas: tuvieron dos de prueba y se lanzaron al mercado. La primera, la de 2010, dio 1.200 botellas. El año pasado, ya fueron 6.000. Este año se espera llegar a las 10 mil.

Uvairenda produce vino boutique: viene de un viñedo pequeño y se realiza de forma tradicional. Hay 1750 tinto (de las variedades Cabernet saugvignon, Syrah y Tanat) blanco (de la cepa española Torrontés y de las francesas Chardonnay y Saugvignon blanc) y rosado (que se obtiene de la syrah). El 50% de las cepas de Uvairenda son de la Cabernet sauvignon. Al ser tinto, el proceso de elaboración dura entre seis y ocho meses; los blancos necesitan de tres a cuatro.

También hay cultivados alrededor de 250 olivos que por ahora apenas producen aceituna (son muy jóvenes) y 300 árboles frutales para que se alimenten las aves del entorno. “Así le aportamos algo a la naturaleza”, explica Roig.

Para los amantes del mundo del vino, y para todos aquellos que quieran conocer más de esta industria creciente, Uvairenda ofrece tours por el viñedo o, lo que es lo mismo, han sumado a Samaipata la oferta del enoturismo o turismo enológico.

Esta experiencia es como tomar vino: el visitante puede ver (los viñedos y la producción), oler (la uva y el zumo que sale de ella) y, por supuesto, probar.

Ésa es al última parte de la visita: en la terraza, con las vistas del verde valle y los tejados del pueblo de fondo, el guía (que puede ser la persona contratada para ello, los mismos dueños o los ingenieros; se puede concertar una visita cualquier día del año) lleva a los visitantes ante una mesa con aceitunas, queso y embutidos samaipateños, y, por supuesto, 1750 de diferentes tipos.

Roig sirve los caldos en copas con adornos hechos mediante la técnica del arenado manual. “Tenemos 150 diseños diferentes, que los hace un artesano del pueblo, un español afincado aquí”, explica Ortiz. “Primero, hay que tomar el vino y mirarlo, ver la lágrima que deja en la copa.

Cuanta más lágrima, más alcohol tiene”, guía Roig. Después, hay que introducir sin miedo la nariz, todo lo que se pueda, en la copa. Ahí ya se pueden sentir los aromas de ciertas especias, etc… que sólo un experto o un nacido con un olfato muy desarrollado pueden percibir. Y, luego, llega el momento más esperado: la cata.

Para cambiar de vino, hay que echar agua en la copa, limpiarla, y servirse el siguiente. Al terminar, el visitante se lleva la copa de recuerdo.Al llegar al pueblo, de casas bajas y puertas de cuatro hojas, uno puede comprar botellas de 1750 en la tienda de la esquina o pedirlo en varios de sus restaurantes. También puede buscarlo en algunos grandes supermercados de Santa Cruz. Pero hay que tener en cuenta la diferencia de precios, que llegan a oscilar entre los 86 y los 250 bolivianos.

Uno de los primeros lugares que incluyó el 1750 en su carta fue el restaurante Jardín de Asia del Hotel Los Tajibos. En ese hotel se alojaba una eminencia de la vitivinicultura, el chileno Philippo Pszczólkowski. Y los dos amigos, sin vacilar, le llamaron para que probara sus vinos. El experto no les puso ninguna objeción, salvo que los recibiría en el restaurante del hotel.  Pero… no se puede entrar con alcohol. Así que Ortiz y Roig tuvieron que convencer a los trabajadores del local, que no veían con buenos ojos que entraran con seis botellas de vino, de que no iban a atentar contra los vinos del lugar. Y, cuando escucharon cómo el experto alababa el 1750, los encargados se apresuraron en pedir a los dueños de Uvairenda que les abastecieran con sus botellas.

“Queremos ser la joya de la vitivinicultura nacional”, aspiran los socios. Están centrados en la calidad más que en la cantidad, pero ya han establecido alianzas con vecinos de la zona para darles asesoramiento gratuito durante tres años y, así, aumentar hasta 16 las hectáreas de vid.

De momento, no es fácil conseguir este vino fuera de Santa Cruz, pero ya tienen potenciales clientes en el extranjero. “Para nosotros, primero es la gente del pueblo. Luego, la de Santa Cruz, el resto del país y, finalmente, el extranjero”, explica Roig. “Queremos representar a Bolivia, que se conozca lo bueno que tenemos aquí”.

Cómo llegar

Transporte: Buses, desde la terminal de Santa Cruz, de la Av. Omar Chávez esq. Soliz de Olguín y de la Av. Grigotá esq. Arumá.

Hospedaje: Existe una amplia oferta de tipos de alojamiento (cabaña, hotel, etc.) cuyos precios oscilan entre los Bs 20 y más de Bs 400.

Hay dos tours: básico (visita al viñedo e historia, Bs 50) y completo (con degustación, Bs 100). Inf:75026648.

CAISY LTDA.

4 mar

Nuez de MacadamiaHuevosArrozSemillas

La Cooperativa Agropecuaria Integral San Juan de Yapacaní

logoCAISY LTDA. – fue fundada el año 1957 por 48 inmigrantes japoneses, con la finalidad de  organizarlos para desarrollar labores productivas que coadyuven al crecimiento de la región. Llegaron a Santa Cruz a través de convenios bilaterales entre los países de Japón y Bolivia. caisy 

Hoy, CAISY lleva 50 años de tesonera labor y constante aporte al desarrollo tecnológico de la industria agrícola de la región, destacándose como un modelo del cooperativismo además de ser reconocido por la producción huevos y arroz a nivel nacional. Actualmente cuenta con 103 socios activos que realizan las diversas actividades productivas y administrativas.

Cooperativa Agropecuaria Integral SanJuan de Yapacaní Ltda. Bolivia (Central) Colonia Japonesa San Juan Km 12 (Suc. Santa Cruz) Av. Monseñor Rivero #354 (Suc. La Paz) C. Isaac Tamayo #791 Página Web:

www.caisybolivia.com (español)

www.caisybolivia.com/jp (japones) diseñado por Akishi

Churrasqueria Tierra de Fuego

2 mar

Tierra de Fuego
Cena Parrillera
Los esperamos sábados para la cena y el domingo al medio día!
Caliente hasta el último bocado!!!
Planchas especiales que mantienen la carne en la temperatura perfecta para disfrutarla.

Carne de Res

  • Churrasco de Lomito
  • Pacumuto de Lomito
  • Pacumuto de Lomito (2 personas)
  • Churrasco de Cuadril
  • Bife de La Abuela
  • (plato servido: Arroz, bife, huevo y platano frito, de martes a Sábado)
  • Bife de chorizo
  • Punta de S
  • Punta de S (2 personas)
  • Picaña al fuego en su salsa
  • Milanesa de Peceto de 300 Grs.
  • Tira de Res Primer Corte

Carne de Cerdo

  • Lomo de Cerdo a la parrilla
  • Costilla de Cerdo a la parrilla
  • Costilla de Cerdo con salsa barbacoa (picante y semipicante)

Carne de Pollo

  • Pollo a la parrrilla (1/2 pollo)
  • Suprema de pollo a la primavera

Carne de Pescado

  • Surubí a la parrilla
  • Salmon a la plancha
Mapa

Cuñapés Fritos

26 feb

Ingredientes

  • 2 tazas de queso rallado
  • 2 tazas de almidón de mandiocayuca
  • 1 cuchara de azúcar
  • 2 cucharitas de polvo de hornear
  • 2 huevo
  • 1 cucharita de sal
  • 1 cuchara + 1 cucharita de leche
  • Aceite para fritar

Preparacion

  1. En una fuente mezclar todos los ingredientes y formar una bola.
  2. Dar forma al cuñapé. Para hacer argollas: hacer una cuerda y juntarla. O con una cucharita sacar un poquito de masa y hacer bolitas. Tienen que ser pequeñas para que se puedan cocinar completamente. Se hinchan mucho.
  3. Freírlos hasta que se doren.

Receta tomada del

Libro de Cocina Doña Piedades

Moreno de Parejas, Delfina

Editorial La Hoguera. 9ª Edición

Santa Cruz. Bolivia. 2000

Pacumuto de Res

26 feb

 

Para celebrar la Fundación de Santa Cruz, PACUMUTO

Existen más de 10 tipos del tradicional pacumuto camba,  como ser de carne de res, cerdo, pollo, ubre, tripa, jiba, etc.

El mas conocido es  de carne de res.

Pacumuto son trozos de carne de res que se ensartan en brochetas con otros ingredientes, como pimientos rojo y verdes, cebolla,  generalmente se sirve con arroz cocido con queso, yuca , llajua.

Ingredientes para Pacumuto de res:

  • lomito 1/2 kilo
  • un pimentón rojo
  • 1 pimentón verde
  • cebolla
  • aceite para freir un chorrito por pacumuto.
  • Palitos para ensartar

Pacumuto de res paso a paso:

    1. Cortar los pedazos de carne en trozos cuadrados dependiendo del pacumuto, marinar los pedazos de carne con ajo o cualquier condimento de su gusto.
    2. Cortar tus pimentones en cuadraditos como para ensartarlos en cada palito al igual que la cebolla.
  1. Espolvorear con sal y pimienta para sazonarlas y rociar con aceite de oliva para cocinarlas a la plancha o a la parrilla.  Sírvala a temperatura ambiente en un recipiente para acompañar a las brochet
  2. Al momento de cocinarlos poner un chorrito de aceite en cada pacumutu.

 

http://www.euroresidentes.com/

Locro, el caldo más famoso

26 feb

 

Tradicional. En conmemoración de la Fundacion de Santa Cruz, prepare una de las sopas más deliciosas de la gastronomía boliviana.

Locro,-el-caldo-mas-famoso

D onde como dos comen cuatro, reza un viejo dicho y es que el locro cruceño cumple con esta mención, no importa el día ni la hora, este plato es insuperable y  a seis días de festejar el aniversario de Bolivia, el restaurante El Aljibe enseña cómo preparar esta delicia que es conocida en todo el territorio, pero sobre todo típico del oriente boliviano.

La sopa más conocida. El locro criollo es  una de las sopas más representativas, comentó Javier Libera, copropietario del restaurante El Aljibe. “Aparte de degustarse tanto en el almuerzo como en la cena, es la típica sopa para recuperar o curar el cuerpo”, aseveró.

Sabor y facilidad. Libera destacó que la principal característica de esta sopa, es la fácil preparación, por lo cual hace que sea un plato que esté en el día a día de los bolivianos. Asimismo el sabor es exquisito, porque mientras menos ingredientes le añadan más original será su sabor, por la carne criolla de gallina que lleva.

Detalle a tomar en cuenta.  En cuanto a los secretos, añadió que el ingrediente principal es la carne de gallina criolla, porque si bien la cocción dura más, el sabor será más sabroso. Por otro lado, como en la receta se menciona, añadir zanahoria es opcional, aunque la verdad, este ingrediente no es indispensable en el locro; tampoco papa, ni arveja.

A disfrutarlo. Libera mencionó que hay personas que para espesar le agregan plátano verde; pero la sopa que lleva esto es el locro carretero. Si busca acompañar con una bebida, lo ideal es hacerlo con una chicha o mocochinchi bien frío. Asimismo no olvide que para este 6 de agosto, el restaurante El Aljibe estará ofertando su menú boliviano denominado integración, por ello puede dirigirse a la calle Potosí, esquina Ñuflo de Chávez.

Receta
Ingredientes

• 1 gallina criolla, lavada.
• 1 cebolla.
• 1/2 pimentón.
• Zanahoria (opcional).
• Sal.
• Pizca de pimienta.
• Pizca de comino.
• 1 huevo.
•1/2 taza de arroz popular.

Preparación
Lavar la gallina y despresarla para que el sabor de la carne se concentre mejor. Dejarla hervir en tres litros de agua,  por aproximadamente dos horas con los ingredientes mencionados y cuando esté cocida  incorporar el arroz popular. Cuando la preparación esté cocida, añadir el huevo y batir. Opcional puede agregar orégano en polvo. Servir el locro calientito, acompañado de un vaso frío de chicha.

Acerca del autor:
Ximena-Illanes-Flores
Ximena Illanes Flores

 

http://www.elsol.com.bo/index.php?c=&articulo=Locro,-el-caldo-mas-famoso&cat=379&pla=3&id_articulo=91565

Pastel de Plátano Maduro

26 feb

 

maduro

 

8 Plátanos maduros

1/4 kg. de queso

1 Taza de leche

2 Cucharadas de mantequilla.

 

PREPARACIÓN.-

Elija plátanos bien maduros.

Cocer con cascara en poca agua, cuando estén blandos pele y corte a lo largo del plátano, en rebanadas de regular espesor, ponga en un asadera una capa de plátano, otra de queso con algo de leche y mantequilla, siga en igual orden hasta terminar todo el plátano. Colocar en el horno caliente hasta que este dorado.

 

 

COCINA TÍPICA DEL ORIENTE BOLIVIANO

Adela Gutierrez Vda. De Rivero

 

 

Utensilios típicos cruceños no quedan en el olvido

26 feb

Guillermina Vargas heredó de su mamá la preocupación por acopiar y vender productos tradicionales. Fotos: Jorge Uechi

 

 

 

IGOR RUIZ ZELADA – iruiz@eldeber.com.bo

David Escalante  acudió al puesto de Guillermina Vargas, situado en el pasillo 4 de Agosto del mercado Los Pozos, para comprar un trompo. El chico demostró su destreza liando con una pita y manejando el juguete, que antaño fuera uno de los más populares entre los niños de Santa Cruz de la Sierra.
Este comprador llamó la atención de Vargas, que lleva 20 años con su tienda especializada, la cual heredó de su mamá fallecida, Agustina Álvarez, que por 40 años vendió productos típicos del saber cruceño.
“En este pasillo, al lado de la calle 6 de Agosto de Los Pozos, ofrecemos todo lo que antes se usaba en las casas, por lo que contribuimos a que no se pierdan nuestra cultura ni las palabras regionales”, dijo Vargas.
Productos
Los artículos tradicionales provienen de poblaciones rurales y de localidades vecinas, como Paurito, productor de sombreros; de Cotoca traen la cestería de mimbre; de Porongo los urupés y las escobas, de El Torno.
Ana Aguilar es especialista en el tejido de cestas de mimbre camba en su natal Cotoca. “Mis hermanas y yo sabemos hacer cestos que se usan en la casa o se los destina como adorno”, manifestó.
A su turno, su colega María Teresa García reveló que agosto y septiembre son los meses de altas ventas de los productos artesanales de la región
    Palabras del léxico camba    
El habla regional
Germán Coimbra, en su Diccionario Enciclopédico Cruceño, recoge las alocuciones con las que se designa a los utensilios y juguetes propios de la región.

Jometoto
Es una espátula de madera que se usa para remover los granos mientras se tuestan o para batir líquidos que son cocinados para que no se peguen en el recipiente, como chicha, jalea y mermelada.

Urupé
Cedazo circular tejido con tiras de hojas de palmera.

Gaveta
Artesa con orejas en los extremos, se la usa para lavar, amasar, etc.

Tutuma
Vasija que se hace con la cáscara del tutumo, que es parecido a una calabaza esférica.

Churuno
Vasija hecha del fruto de la planta del mate.

Tari
Vasija formada por una tutuma entera a la que se le deja un pico, similar a la de la botella. Se le teje una chipa para colgar.

Baquitú
Soplador o abanico para avivar el fuego de la cocina. Se lo elabora tejiendo el cogollo de palmeras, en especial de motacú.

Toco
Asiento, taburete rústico cilíndrico hecho de tronco de árbol.

Enchoque
Juguete manual de madera, con un mango delgado como un lápiz que va unido a una bola con agujero para ensartar.

Quiboro
Cesta con base redonda tejida con el cogollo de motacú.

Jasayé
Cesto tejido con cogollo de motacú. Tiene distintos tamaños.

Panacú
Cesto a manera de mochila tejido con hojas de motacú o con fibras de güembé, que se usa para transportar carga en la espalda.

Tirirú
Orinal o bacín hecho de media tutuma o de barro que se usa en el campo.

Uvairenda apuesta a producir 5.000 botellas de vino para el 2012

26 feb

Diapositiva2-002

 

Economía

Ronald Pérez

La empresa de vinos Uvairenda se planteó el objetivo de crecer y para ello apuesta a incrementar su producción de vinos a 5.000 botellas, pese a que este año las plantas produjeron solamente el 10% de su potencial total.
Uvairenda es la primer bodega boutique en el oriente boliviano y cuenta con los cuatro puntos esenciales para la elaboración de vinos de alta calidad: la genética de la vid, la tierra, el clima y el recurso humano. Se encuentra ubicada en la localidad de Samaipata, a 120 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz.
Según el gerente general de Uvairenda, Peregrín Ortiz, la capacidad de producción de vino de esta bodega crece anualmente y de manera satisfactoria. Aunque las plantas aún son jóvenes y sólo produjeron este 2011 el 10% de su total potencial, se estima que para el 2012 este rendimiento se duplique hasta obtener un total de 5.000 botellas.
Las plantaciones de esta bodega se encuentran a 1. 750 metros sobre el nivel del mar, característica que le da el nombre de la marca de su mejor vino, de nombre 1750.
Esta viña, cuyo nombre es el neologismo entre uva, una palabra de la lengua española, y renda, que en guaraní significa lugar de, ha demostrado que existen 33.000 hectáreas aptas para la producción de vino de alta calidad en los Valles Cruceños, lo que puede quintuplicar la oferta de esta bebida en el país.
Habilitan ruta turÍstica
Uvairenda, la primera bodega boutique de la zona, es el nuevo destino turístico para quienes deseen pasar una jornada de aprendizajes y sabores relacionados a la viticultura.
A sólo 120 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra y bajo la guía del equipo enológico, el recorrido consiste en mostrar la viña, sus plantaciones, la bodega y todo lo relacionado al proceso de elaboración de los vinos de altura. Luego, un sommelier dirige una cata y maridaje del mejor vino, de nombre 1750, además de fiambre y queso del lugar.

El Mundo, Domingo, Febrero 03, 2013.

Productos “El Cocinero”

15 feb

Les comparto esta dirección donde podrán encontrar muchos de los ingredientes necesarios para preparar la comida boliviana. Son productos seleccionados de la mejor calidad. Se encuentra en Santa Cruz de la Sierra y con solo una llamada lo visitara un vendedor, o los encontrara en todos los supermercados de la ciudad.

http://www.productoscocinero.com/catalog/

Ofrece:

  • Condimentos
  • Variedad de Frutas Secas
  • Granos
  • Ingredientes para reposteria
Oficia Central: Av San Aurelio C/Raquel sosa 61. Telf. (591-3) 352-2883
Correo info@productoscocinero.com .  Santa Cruz, Bolivia

 

Carnaval en Santa Cruz

13 feb

Crece la región y también cambia la fiesta grande de los cruceños

La transformación. La fiesta grande adquiere nuevos rasgos que tienen que ver con la migración y con los tiempos modernos que vive Santa Cruz de la Sierra

 

ca

Los bailes de máscaras se desarrollaban durante 11 noches. Reinaba la picardía y la sensualidad

Mónica Salvatierra

msalvatierra@eldeber.com.bo

El último censo confirmó que Santa Cruz es el departamento más poblado y también el que más gente recibe del interior y exterior del país. Esta explosión influye en la fiesta grande de los cruceños que, año tras año, adquiere nuevas características y deja otras que son propias de ciudades más pequeñas.
El Carnaval cruceño nació sin rasgos folclóricos, pero en los últimos años ha incorporado a los ballets juveniles en las precarnavaleras, en el corso y ahora en una entrada que será exclusiva para estos grupos que interpretan bailes del oriente.
El Carnaval de calle, descrito por Alcides Parejas como el paso de las comparsas por el centro de la ciudad al ritmo de la banda y visitando las casas de espera, tiende a desaparecer y pasa a ser remplazado por los garajes, donde los carnavaleros se encierran y bailan, pero reducen la interacción social con otros carnavaleros o con gente que no es parte de ese grupo. La transformación se produjo después de un enfrentamiento entre comparsas que acabó con la vida de una enfermera.
En el corso, el paso de las comparsas vestidas con simples casacas, pasa a ser remplazado por grupos carnavaleros que visten elegantes  alegorías y ensayan coreografías. En este desfile también se lucen fastuosos carros alegóricos y no han faltado los grupos que pasaron con amplificaciones y bailarinas exóticas. Además, hace ya algunos años se ha descentralizado y también se celebra el corso en las ciudadelas.
Asimismo, cambia para los llamados miracorso, que son los que no tienen comparsa y se divierten yendo a ver la entrada carnavalera. Hasta hace unos cinco años, podían observar desde graderías y sillas ubicadas a lo largo del recorrido, pero esos espacios fueron copados por los camarotes, que son de las comparsas o de empresas que venden espacios a precios más caros. Sin embargo, según la última ordenanza del carnaval, este año se reducirá el espacio para los camarotes y volverán las sillas y graderías más económicas.
Este año tendrá un cambio aún mayor, pues la ordenanza del Carnaval autoriza que, además del corso principal y el infantil, haya el corso cultural espectáculo del oriente boliviano, la entrada folclórica de los residentes del interior.
En su ensayo, Alcides Parejas hace un recuento de las ordenanzas que intentaron suprimir el Carnaval y de cómo fracasaron. Desde que comenzó en el siglo XIX, solo dejó de haber fiesta grande durante la guerra del Chaco: 1933, 1934 y 1935. Un año después volvió con renovada fuerza y entusiasmo de los cruceños.Lo que se escribió sobre el carnaval cruceño


El viajero Fawcet en 1913
Nos aventuramos a andar por las calles, corriendo el riesgo de ser apedreados con huevos de tinta o recibir baldadas de agua sucia. Fue una total diversión para los que se entregaron al libertinaje de esos días.

Leonor Ribera Arteaga en 1937
Si el pueblo dedica tres o cuatro días a su celebración, no es por holgazanería, sino por reacción contra el ritmo monótono en que se desenvuelve nuestra vida de ciudad, con diversiones escasas.

Diario el comercio en 1975
El corso, pese al desorden, fue del agrado del pueblo. Hubo carros alegóricos que arrancaron aplausos, comparsas juveniles muy alegres y también los jovachones. Por primera vez se realizaba de noche.
El Deber – 03 de Febrero de 2013
Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Support

WordPress.com Support

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.484 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: