Tag Archives: Choclo

Plato Paceño

24 ene

 

  Foto:  Cristina Olmos

 

Su origen se re monta al cerco de la ciudad de La Paz liderado por el aymara Tupac Katari, en 1781. Esa rebelión indígena que se extendió a lo largo de nueve meses dejó aislada a la población de la hoyada paceña y sin la posibilidad de abastecerse de productos agrícolas que provenían de las comunidades circundantes. Desesperadas por la terrible escasez, las familias comenzaron a cultivar en los jardines interiores de las viviendas productos como habas, papa y maíz. La combinación de esos alimentos se complementaba con el sabor del queso de leche de vaca, trasladado por los indígenas desde las comunidades altiplánicas hasta el centro de la ciudad.

Alacitas y el Ekeko son  sinónimo de Plato Paceño, por eso hablaremos un poco de ello.El Ekeko era considerado  como el dios de la fortuna y la prosperidad. Según las creencias, este ídolo se encargaba de traer  fortuna y alegría al hogar y,  además, ahuyentaba las desgracias, debía ser el compañero inseparable de la familia. Pero también se cree que es vengativo, ya que, si no se le presta atención, castiga quitando todo lo que su dueño tiene o enviándole enfermedades. Una de las formas de rendirle culto y de lograr los favores solicitados, es hacer “fumar” al Ekeko en el momento en que se lo coloca en lugar donde será reverenciado. Su figura tiene un hueco en la zona donde debería estar la boca, y es allí donde debe colocarse un cigarrillo encendido. Si el pedido es aceptado, del cigarrillo saldrá humo como si realmente el Ekeko fumara. Todo lo que uno quiere poseer en el año, se compra en Alasitas, todo en miniaturas: casas, bolsas de arroz, de azúcar, fideos, pan. Se puede adquirir artesanías en mimbre, barro, madera, ropa de alpaca, vicuña, instrumentos musicales. Por el principio de la magia imaginativa, la gente del campo adquirirá con preferencia, figuras de animales, vacunos, ovinos, llamas y aves, camiones, camionetas, bicicletas, etc.,  que representaban las necesidades de su entorno. En cambio, para quienes viven  en las ciudades se ofrecen una amplia variedad de miniaturas: casas, edificios, artículos de construcción, palas, ladrillos, celulares y dinero; para ello  se imprimen bolivianos, dólares y euros.

Todo el mundo va de paseo, a curiosear, ver artesanías, miniaturas, a jugar en los lugares destinados para tal efecto y, después, a comer. Hay de todo, es tiempo de choclos y habas y lo tradicional para esta fecha del 24 de Enero es el famoso “Plato Paceño”, sencillo de preparar. Para los que añoran este plato tradicional, aquí  les envío receta:

(Para 8 personas)

Ingredientes:

  • 8 choclos tiernos, sin chala
  • 1 kilo habas verdes  sin cascara
  • 8 papas con cáscara
  • 4 quesillos frescos o queso paceño
  • 1/4 taza aceite o  para freír el quesillo
  • 1 taza llajwa

Preparación:

  1. Poner  en una olla cubriendo el fondo, bastante chala; agregar agua hirviendo hasta cubrirlas. El fuego debe ser fuerte y en cuanto el agua hierva, poner los choclos, encima unas chalas para separar y sobre éstas, las habas, dejando hervir unos veinticinco minutos.
  2. Finalmente, poner en la olla las papas con cáscara bien lavadas, cubrir nuevamente con chala y dejar hervir durante otros veinte minutos hasta que esté bien cocido. Como verán, todo se cuece al vapor.  Poner el aceite en una sartén a fuego fuerte y cuando esté caliente freír los quesillos partidos en dos redondeles o tajadas de queso paceño.
  3. Servir en cada plato un choclo, habas, papa y medio quesillo frito y acompañar con Ilajwa.

 

Cristina Olmos

Laping

22 ene

 

  •  2 kilos de lapping
  • jugo de 4 limones
  • 1 cebolla picada en tiritas
  • 1/4 taza de vinagre
  • 2 dientes de ajo molido
  • 1/2 cucharilla de pimienta molida
  • 1/2 taza de aceite para freír
  • sal a gusto
  • 4 choclos grandes.

PREPARACIÓN

  1. Poner en una fuente el jugo de limón, el vinagre, la cebolla y la sal. Cortar superficialmente en pequeños rombos el lado de la grasa del lapping.
  2. Sazonar el lapping con la pimienta, el ajo y la preparación anterior, dejar reposar una noche.
  3. Al día siguiente, poner el aceite en la sartén y llevar al fuego, freír el lapping poniendo la parte de la grasa abajo dejando dorar, volcar y dejar cocer del otro lado.
  4. Servir acompañado de choclo, de soltero (tomate, cebolla, quilquiña, locoto, quesillo), papa wayk’u y mote de habas.

 

Cristina Olmos

Sopa de Choclo y Verde

10 ene

 

 

 

Sopa tradicional del departamento de Potosí
Cantidad: 6 personas

Ingredientes

  • 3 choclos rallados
  • 2 plátanos verdes
  • 1/2 cebolla colorada picada
  • 1/2 cebolla blanca picada
  • 1 pimiento picado
  • 1 tomate pelado y picado
  • 1 cucharada de culantro
  • 5 cucharadas de aceite con achiote
  • 2 litros de agua
  • 2 cucharadas de maní tostado y molido
  • sal y comino

 

Preparación 

Hacer ahogado o refrito con cebolla blanca, cebolla colorada, tomate, pimiento, culantro, sal, comino y aceite, luego agregar el maní y sofreirlo. Añadir 2 litros de agua hervida y cocinar por 5 min, poner los choclos y plátanos rallados, seguir cocinando y revolviendo constantemente durante 20 min más.

 

Si te gusto la receta visita el siguiente blog

 

http://jilata-eliass.blogspot.com

Pastel de Choclo a la Sucrense

3 ene

Esta receta la he tomado del libro de Cocina Ecléctica, de Juana Manuela Gorriti (1818-1892). Les invito a visitar el link que aparece líneas abajo. Allí encontrarán las recetas para los platos más sabrosos que preparaban  nuestras abuelas y bisabuelas y que sólo evocarlas nos hace aguar la boca. Tendrán a la mano recetas bolivianas, peruanas, bonaerenses, uruguayas, españolas, chilenas y de tantos otros países que las numerosas amigas de Juana Manuela le hicieron llegar. Gracias a todas ellas y a la minuciosa paciencia de la autora se ha podido preservar un patrimonio notable de otros tiempos:

http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/librodecocina/RecetasdeJuanaManuelaGorriti/cocinaeclectica.asp

Les invito  a leer el libro de la antropóloga boliviana Beatriz Rossells Montalvo: La gastronomía en Potosí y Charcas, siglo XVIII, XIX y XX en torno a la historia de la cocina boliviana. LA PAZ-BOLIVIA: Instituto de Estudios Bolivianos, 2003, 446p.

Allí encontrarán recopiladas las recetas de Juana Manuela y  siquiera otras 700 mas. Es el trabajo más vasto de investigacion que se ha hecho acerca de la comida Boliviana.

Llegue a conocer este libro gracias a mi amiga Pilar López, quien me lo compartió. Agradezco a Pilar por hacerme conocer esta formidable investigación sobre la comida boliviana que solo ahora cuando estoy de vuelta en Bolivia empiezo a descubrir.

PASTEL DE CHOCLO A LA SUCRENSE

Rállase el choclo, y muélesele muy bien, en batán o mortero. Viértasele una taza de leche, revuélvase bien, y cuélese en una tela rala, exprimiéndolo con fuerza para extraer el jugo. Vuélvase el bagazo al mortero, y muélasele otra vez, echándole también una taza de leche, y cuélesele.
En este jugo de choclo, échese, cucharada a cucharada, harina de maíz blanca, o maizena, revolviendo, a medida que se echa la harina, y batiendo hasta que se haya espesado. Se le sazona con sal y un poco de azúcar, a lo más una cucharada o dos, para hacer resaltar el dulzor natural del choclo.
Se derrite un gran trozo de mantequilla, y se la mezcla a la masa, revolviéndola y batiéndola, hasta que la mantequilla se haya incorporado.
Si la masa ha espesado más de lo regular, añádasele un poco de leche y siempre revolviéndola, póngasela a cocer en un fuego moderado.
Pruébese con frecuencia, para, por el sabor, conocer cuando esté cocida ya a punto.
Entonces se la quita del fuego, se le añade mantequilla, se revuelve y se deja enfriar. Ya fría, se le mezclan cuatro yemas de huevo, y se revuelve aún para incorporarlas a la masa.
El fondo de una fuente de loza resistente al calor, se unta de mantequilla y se extiende una capa de la masa de choclo. Sobre ésta se acomoda un relleno; el que se quiera; ya sea de pichones despresados, puestos en adobo y estofados; o bien con un picadillo condimentado con especias, pasas de Málaga, almendras y aceitunas. Sobre el relleno, se acomodan con simetría, rebanadas de huevos duros y aceitunas. Se cubre el relleno con otra capa de masa de choclo y se la entra al horno.
Cuando la superficie del pastel haya tomado el color de un dorado subido, la cocción está hecha, y del horno debe ir a la mesa; pues mientras más caliente, este pastel es más exquisito.

Natalia R. de Dorado (Cochab)

Mazamorra de Obispo

11 nov

La investigadora Julia Elena Fortún rescató un manual elaborado en pleno siglo XIX que no sólo da recetas, sino consejos. También describe los productos agrarios y para qué sirven y como comían realistas y patriotas a lo largo de la Colonia

Gracias a sus aportes se han rescatado partituras musicales y también el recetario de Manuel Camilo Crespo. De acuerdo con su prólogo, este libro pasó por varias manos hasta terminar en los arcones de la cocina de su abuela, en Sucre

Muchas recetas tienen nombres relacionados a personajes o quehaceres de la Iglesia Católica.

Aquí compartimos una de las recetas rescatadas del recetario de Manuel Camilo Crespo.

Mazamorra de Obispo

“Se desgranan unos choclos de maíz blanco que sean tiernos y después de quitarles las colitas se ponen en leche, dejándoles empapar por una noche. Al día siguiente se muelen muy bien en un batán limpio; luego se pasa la masa por una coladera agregándole leche. Se pone en una olla vidriada con media botella de vino generoso, azúcar al gusto, unas rajitas de canela y un poquito de nuez moscada. Se deja cocer hasta que espese meneando sin parar. Entrando ya en punto se sirve con canela molida por encima.”

Propiedades del Choclo

18 oct

Foto: Beneficios del maíz, elote o choclo para la salud<br />El maíz, cuyo nombre científico es Zea mays, también es conocido en diferentes países como elote o choclo y constituye un alimento fundamental de la dieta de muchos países americanos, tanto por su alto valor nutricional, como por sus importantes propiedades medicinales. Conoce más de los beneficios del consumo de maíz y de las aplicaciones de esta planta para la salud.</p><p>El maíz es una planta gramínea americana, conocida en Centroamérica como elote y en Sudamérica como choclo. Esta planta posee muchas aplicaciones medicinales, además de tener excelentes propiedades nutricionales y de constituir un alimento esencial en la dieta de muchos países, ya sea en la forma de granos, harina o aceite de maíz. </p><p>Entre los beneficios del maíz para la salud se destacan:</p><p>La cocción de los pelos o barba de la mazorca de maíz se emplea para aliviar problemas renales, ya que ayuda a limpiar las vías urinarias, eliminando líquidos y combatiendo la hinchazón.</p><p>Receta de remedio diurético de barbas de maíz</p><p>Ingredientes:<br />barbas de maíz, 30 gramos<br />agua, 1 litro<br />Preparación:<br />Hierve las barbas de maíz en el agua, durante 5 minutos.<br />Cuela.<br />Bebe una taza de esta preparación tibia o fría, al menos tres veces al día.<br />Por otra parte, las cataplasmas hechas con harina de maíz sirven para eliminar inflamaciones. Mientras que las cataplasmas preparadas a partir de la cocción de los granos de maíz sirve para el tratamiento de llagas, forúnculos, heridas, contunsiones y dolores reumáticos.</p><p>Receta de cataplasma de harina de maíz</p><p>Ingredientes:<br />harina de maíz, 200 gramos<br />aguardiente, 400 cm³<br />higos secos triturados, 200 gramos<br />mostaza, 20 gramos<br />Preparación:<br />Mezcla todos los ingredientes y deja macerar durante dos días.<br />Revuelve hasta que quede de una consistencia pastosa.<br />Modo de aplicación:<br />Unta la zona lesionada o dolorida con aceite de oliva.<br />Aplica la cataplasma<br />Deja actuar por lo menos dos horas, antes de retirar.<br />Además, el maíz ayuda a bajar la presión arterial, a controlar la diabetes, a bajar el colesterol y es usado para trastornos digestivos, como dolor de estómago, estreñimiento y vómitos.
Beneficios del maíz, elote o choclo para la salud.
El maíz, cuyo nombre científico es Zea mays, también es conocido en diferentes países como elote o choclo y constituye un alimento fundamental de la dieta de muchos países americanos, tanto por su alto valor nutricional, como por sus importantes propiedades medicinales. Conoce más de los beneficios del consumo de maíz y de las aplicaciones de esta planta para la salud.El maíz es una planta gramínea americana, conocida en Centroamérica como elote y en Sudamérica como choclo. Esta planta posee muchas aplicaciones medicinales, además de tener excelentes propiedades nutricionales y de constituir un alimento esencial en la dieta de muchos países, ya sea en la forma de granos, harina o aceite de maíz.Entre los beneficios del maíz para la salud se destacan:La cocción de los pelos o barba de la mazorca de maíz se emplea para aliviar problemas renales, ya que ayuda a limpiar las vías urinarias, eliminando líquidos y combatiendo la hinchazón.Receta de remedio diurético de barbas de maízIngredientes:
barbas de maíz, 30 gramos
agua, 1 litro
Preparación:
Hierve las barbas de maíz en el agua, durante 5 minutos.
Cuela.
Bebe una taza de esta preparación tibia o fría, al menos tres veces al día.
Por otra parte, las cataplasmas hechas con harina de maíz sirven para eliminar inflamaciones. Mientras que las cataplasmas preparadas a partir de la cocción de los granos de maíz sirve para el tratamiento de llagas, forúnculos, heridas, contunsiones y dolores reumáticos.Receta de cataplasma de harina de maíz

Ingredientes:
harina de maíz, 200 gramos
aguardiente, 400 cm³
higos secos triturados, 200 gramos
mostaza, 20 gramos
Preparación:
Mezcla todos los ingredientes y deja macerar durante dos días.
Revuelve hasta que quede de una consistencia pastosa.
Modo de aplicación:
Unta la zona lesionada o dolorida con aceite de oliva.
Aplica la cataplasma
Deja actuar por lo menos dos horas, antes de retirar.
Además, el maíz ayuda a bajar la presión arterial, a controlar la diabetes, a bajar el colesterol y es usado para trastornos digestivos, como dolor de estómago, estreñimiento y vómitos.

Apthapi

22 abr

El 22 de abril se celebra el Dia Universal de la Madre Tierra y es celebrado en el occidente y oriente boliviano

Se come Apthapi. Aunque usted no lo crea, se trata de una comida que no tiene receta. Ella trae todo lo que da la tierra y la cría de animales, en la época que se lo consume. Es una  comida comunitaria donde cada persona aporta con lo que produjo su tierra y los animales que cría.

La costumbre de compartir alimentos entre los miembros de una comunidad, amigos o familiares se conoce entre los aymaras como apthapi y es una herencia de los pueblos nativos del occidente boliviano. La palabra proviene del vocablo apthapiña, que significa “recoger de la cosecha”. El apthapi procura compartir, unir a la familia, a la vez que permitir a las comunidades reconciliarse con aquellas que se encuentran distanciadas por discusiones o problemas.

Debido al gran respeto y cariño hacia las comidas, se suele rezar antes de consumir. En muchas ocasiones se los besa antes de llevarlos a la boca.

En el campo, los comunarios entregan una porción de sus cosechas y de su producción ganadera.

Los comestibles son expuestos en hijilla, un aguayo o una bayeta tendido en el piso que sirve para presentar ante todos la comida recolectada. “Sobre unos aguayos tendidos al piso, comunarios del altiplano boliviano colocan  —cada uno lo que puede, lo que produce— y todos comparten a partes iguales.

Dice el sociólogo y catedrático universitario Salvador Romero: “Los apthapis han sido elevados al rango de banquete presidencial; así han recobrado popularidad. No son nuevos ni en el campo ni en las ciudades del Ande. A principios del siglo XX, los paceños de clases medias y altas los servían en los días de campo, como recuerda la narrativa de aquellos años…”

 Ingredientes

Humintas en Chala

2 abr

La fuente de esta receta esta en el libro de Cocina Ecléctica, de Juana Manuela Gorriti (1818-1892). Les invito a visitar el link que aparece líneas abajo. Allí encontrarán las recetas para los platos más sabrosos que preparaban  nuestras abuelas y bisabuelas y que sólo evocarlas nos hace aguar la boca. Tendrán a la mano recetas bolivianas, peruanas, salteñas, bonaerenses, uruguayas, españolas, chilenas y de tantos otros países que las numerosas amigas de Juana Manuela le hicieron llegar. Gracias a todas ellas y a la minuciosa paciencia de la autora se ha podido preservar un patrimonio notable de otros tiempos:

http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/librodecocina/RecetasdeJuanaManuelaGorriti/cocinaeclectica.asp

Les invito también a leer el libro de la antropóloga boliviana Beatriz Rossells Montalvo: La gastronomía en Potosí y Charcas, siglo XVIII, XIX y XX en torno a la historia de la cocina boliviana. LA PAZ-BOLIVIA: Instituto de Estudios Bolivianos, 2003, 446p. Allí encontrarán recopiladas las recetas de Juana Manuela y  siquiera otras 800 mas. Es el trabajo más vasto que se ha hecho acerca de la comida Boliviana. Llegue a conocer este libro gracias a mi amiga Pilar López, quien me lo compartió. Agradezco a Pilar por hacerme conocer esta formidable investigación sobre la comida boliviana que solo ahora cuando estoy de vuelta en Bolivia empiezo a descubrir…

Receta

De los cereales usados en la alimentación humana, ninguno tiene tantas y tan excelentes aplicaciones, en todos los países de la América meridional, como el maíz.
Sus mazorcas, verdes todavía, y el grano lleno de una leche azucarada, llámanse choclos; y con ellos se hacen las confecciones más exquisitas.
Ora al natural, cocido, entero, en agua, y una cucharada de azúcar, para aumentar la dulzura del grano; ora molido y transformado en diversas pastas, desde la borona , pan del pueblo en Vizcaya, hasta el delicado pastel limeño y la riquísima huminta de que voy a ocuparme:
Se ralla el choclo, y en seguida, se le muele en un batán, o a falta de éste, en un mortero de piedra. Bien molido ya, se le sazona con sal al paladar, un poquito, muy poquito, de azúcar y una buena cantidad de manteca de chancho, frita con ají, y previamante pasada al tamiz.
Mezclado todo esto, se revuelve y bate con una cuchara, y en las hojas del mismo choclo, puestas de a dos en sentido opuesto, para cada huminta, se echan al centro de estas dos hojas cruzadas, tres cucharadas de la pasta. Se dobla, se lía con hilo de pita, y se las hace cocer, en olla, horno, o guatia .
Si en olla, se pone en una olla, agua en su tercia parte; se atraviesan varitas de caña partida en cuatro, cruzadas sobre la superficie del agua; se acomodan sobre ellas, una sobre otra, las humintas, y se las da un hervor de dos horas.
Se escurre el aguas y se sirven las humintas en sus envolturas.

Edelmira Belzu de Córdoba (La Paz-Bolivia)

Cocinando con Amor

Recetas deliciosas y fáciles de hacer en casa.

Vida Salud y Luz

Porque sin un estilo de vida sano y saludable, no podemos brillar... y hay q brillar! :) Bienvenidos a un blog sobre la luz y salud en la vida

La Cocina de Mirtita

Cocina Casera desde Montevideo Uruguay/Homemade Food from Montevideo Uruguay

Mixtureando

fusión latina

El Rincón del Bienestar y la Salud Yucatán

Alta calidad de nutrición, Datos de nutrición oportunas.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

WordPress.com News

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Support

WordPress.com Support

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.268 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: