Anuncios

“Las Casitas”, sitios donde hay comida boliviana en EE.UU.

8 May

 

 

 

 

•  Por: Jaime Loayza Zegarra enviado especial

 


El suculento chairo paceño, es parte de la gastronomía de los bolivianos en EE.UU.

Las denominadas “Casitas” son sitios preferidos por los migrantes bolivianos en Estados Unidos, para degustar de los típicos platos de comida tradicional, donde uno se puede servir un buen chicharrón cochabambino, chairo paceño, fricasé, caldo de cabeza, picante mixto, majadito con charque y el infaltable escabeche.

“Las Casitas” están ubicadas en la zona de Glebe Road Ballston, Arlington Estado de Virginia, considerado por nuestros compatriotas en Washington D.C. como el centro de los residentes latinos y bolivianos. Estos singulares lugares dieron la oportunidad de conformar pequeños y grandes restaurantes de comida nacional.

En este lugar las esposas de nuestros compatriotas, que emigraron de Bolivia en busca de mejores condiciones de vida, se ganan algunos dólares desde sus departamentos sirviendo las delicias que ofrece la comida nacional, las tradicionales empanadas y salteñas.

Doña Rosario Pérez cuenta que desde “Las Casitas” nacieron negocios de comida muy importantes como el conocido “Tutumazo”, un restaurante de propiedad de residentes bolivianos que vieron crecer su negocio desde el departamento donde vivieron.

En la zona de Arlington, Columbia Pike, existe un barrio denominado “Buckingham” donde se encuentran cerca de 500 amplios departamentos “Dorchester”, que es habitado por una gran cantidad de ciudadanos bolivianos. “La gente que llegó a este país hace 20 años en busca de trabajo en la actualidad sigue llegando aquí, aquí es donde pueden encontrar los contactos necesarios para ubicar laburos”, cuenta don Edgar Azeñas, quien vive en Maryland desde hace cinco años y visita “Las Casitas” para no olvidar el sazón de los platos nacionales.

La Agencia de Noticias Fides (ANF) realizó una visita a Washington D.C., Virginia, Maryland y Nueva York para conocer el desenvolvimiento de nuestros compatriotas en estas grandes ciudades, lo penoso de nuestro recorrido es enterarnos que la comunidad boliviana no se encuentra unida y se puede advertir la diferencia de clases sociales y la separación ideológica y cultural entre cochabambinos, cambas y collas.

La ANF conoció también la “Villa Chisme”, situado en el Estado de Virginia en la zona de Annandale, donde existe una gran cantidad de departamentos denominados “Patriots”, en ese singular barrio vive la mayor cantidad de migrantes que llegaron a EE.UU. de los departamentos de Santa Cruz y Beni.

DENTISTA CAMBA

Teddy Gamboa, miembro del directorio de la Coalición Por la Democracia y activista de la comunidad boliviana, nos cuenta que hace un tiempo llegó a este lugar un “dentista camba” que tuvo la iniciativa de abrir un consultorio ilegal, pero tras el transcurso de los meses fue amonestado por la justicia estadounidense y obligado a cerrar su ocasional negocio.

Y es que en Estados Unidos, una simple consulta dental tiene un precio de 100 dólares, una tapadura 400 dólares, un tratamiento y curación completa cuesta entre 2.000 a 8.000 dólares. Por lo que los bolivianos que logran acceder a un título académico en EE.UU. y logran convertirse en asistentes y odontólogos tienen su futuro asegurado.

CONSULADO BOLIVIANO

Edgar Azeñas, oriundo de Oruro de 50 años, nos cuenta que desde el ascenso de Evo Morales a la presidencia del país, hubo esperanza en que las cosas mejoren, pero tras poco más de seis años de Gobierno no sintieron cambio alguno, debido a que el Consulado boliviano atiende con excesiva burocracia, negligencia y maltrato, lo cual dificulta en gran medida los trámites de documentos.

“Muchos migrantes bolivianos hemos creído en el presidente Morales, muchos hemos pensado que con él ya no tendría caso trabajar 10, 14 y hasta 20 horas todos los días, para que nuestras familias en Bolivia tengan mejores oportunidades, que podríamos volver a Bolivia, pero todo fue un espejismo, aquí en Estados Unidos la gente que no tiene negocios propios, que no logró radicar legalmente con papeles, vive un calvario y nadie se preocupa por nosotros”, sostuvo.

Ante este panorama, Teddy Gamboa, miembro del directorio de la Coalición Por la Democracia y activista de la comunidad boliviana, pidió al Gobierno cambiar los horarios de trabajo del Consulado, pues en lugar de atender de 09.00 a 14.00 de lunes a viernes, horarios donde la mayor de los bolivianos trabaja, deberían atender a la gente de 17.00 a 23.00.

Según Gamboa, un migrante boliviano puede ganar un promedio de 10 a 20 dólares la hora, pero cuando se prepara, logra denominar el idioma inglés puede ser capaz de duplicar esos ingresos y con el paso de los años contar con su propio negocio de comida y servicios.

 http://lapatriaenlinea.com/?nota=99453

 

Anuncios
Entre El Comal Y La Olla

Una aventura culinaria

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Support

WordPress.com Support

A %d blogueros les gusta esto: