Anuncios

15 recetas de comida para congelar

30 Jun

 

 

 

Recetas de comida para congelar

No todas las recetas de cocina se pueden congelar, pero guardar comida en elcongelador nos permite comer bien dedicando un tiempo razonable a cocinar. Congelar la comida, por tanto, es uno de los recursos fundamentales que nos permiten administrar nuestro escaso tiempo libre a quienes apreciamos la comida casera, pero tenemos un máximo de 20 ó 30 minutos al día para preparar la comida.

Si no quieres pasarte las semanas comiendo precocinados industriales, y al mismo tiempo eres de los que no te resignas a comer cualquier cosa, tienes la opción de sacar el máximo partido a lo que cocinas haciendo siempre raciones de más, y congelando la comida sobrante. Pero para eso, tienes que saber qué recetas se pueden congelar, y cómo se pueden congelar:

Básicos para congelar.
Hace poco escuché a Ferran Adrià decir que en la cocina profesional y doméstica, aprovechar el tiempo que dedicamos a cocinar congelando todo lo que sobra cuando hacemos un sofrito, una salsa, un guiso, etc.; es fundamental para dominar la cocina. Por eso, hay una serie de básicos que puedes hacer en una hora, y que si los guardas congelados para utilizarlos cuando sea necesario, te pueden hacer ahorrar muchísimo tiempo cuando cocinas. Los básicos para congelar más prácticos que se me ocurren, son:

1. Cubitos de sofrito de cebolla y pimientos. Sólo por evitar el olor a cebolla y ajo en la ropa cada vez que cocinamos, merece la pena guardar cubitos de sofrito como éstos.

2. Salsa de tomate. La salsa de tomate triturado y los sofritos de tomate, son básicos que no pueden faltar en el congelador de un buen cocinilla. Hay mil formas de hacerlos, y mil aderezos con los que darles personalidad.

3. Bechamel casera. Mejor que comprar la bechamel precocinada con conservadores, es hacer de más cuando toca hacerla, dejarla bien fina y congelarla.

4. Fumet. El fumet es como un caldo de pescado y/o marisco, que también solemos usar en decenas de recetas.

5. Masa de las típicas galletas con mantequilla. Por supuesto, la masa se congela antes de hornear las galletas.

Cremas y caldos para congelar.
Casi todas las cremas y sopas, siempre que no lleven patatas, se prestan perfectamente a ser congelados, y lo bueno es que las podremos utilizar tanto para primeros platos, como para hacer salsas de otras recetas.

6. Caldo de pollo. Tener caldo de pollo en invierno, significa tener un primer plato asegurado: una sopa de pasta, una sopa de arroz, etc. Es un seguro de vida.

7. Crema de champiñones. Esta crema está tan rica, que poder guardar varias raciones para el futuro es toda una bendición.

8. Sopa fría de tomate y sandía. En verano los primeros platos se pueden improvisar con más facilidad a base de ensaladas de mil tipos, pero también hay cremas o sopas de verano, como ésta, que se pueden congelar, y nos pueden sacar de un apuro.

9. Salmorejo. Esta receta tiene un doble valor si la guardamos congelada, al servirnos tanto como crema, como de salsa para enriquecer algunos guisos.

10. Crema de espárragos trigueros. Al no llevar patata, esta exquisita crema de temporada se puede congelar.

Segundos platos, cenas y entrantes para congelar.
Éstas son, sin duda, las más valiosas. Se trata de recetas que, congeladas, pueden convertir tu congelador en un verdadero tesoro pirata.

11. Pollo con bechamel o pollo a la villaroy. Tenía mis dudas, pero una vez me vi obligado a congelar algunos filetes de pollo con bechamel una vez empanados, pero antes de freírlos, y cuando los hice al cabo de unos días, quedaron estupendos.

12. Lasaña de pollo y verduras. Como la anterior, la lasaña se congela antes de ser horneada, con su queso por encima y todo.

13. Croquetas de fideo con queso torta. Os cito estas croquetas en concreto porque las congelé hace no mucho, y el resultado fue bueno, pero antes de freírlas, casi cualquier tipo de croquetas se pueden congelar. Lo importante es que no lleven patata.

14. Filetes rusos. Como venimos diciendo, este tipo de platos se pueden congelar una vez que les hayamos dado forma, pero antes de ser cocinados, ya los hagamos fritos, o a la plancha.

15. Pollo con salsa de pimientos. Lo podéis guardar en el frigorífico en un tupperware durante unos 4 días, pero si lo preferís, y siempre y cuando lo hayáis hecho con pollo que no estuviera congelado previamente, estos jamoncitos de pollo en salsa también se pueden congelar.

¿Os ha resultado práctico este post? Si queréis más recetas, podéis echarle un vistazo a la sección de recetas para congelar de RecetasComidas.com, pero en todo caso, siempre que vayáis a guardar un alimento para congelar, os recomiendo que os informéis antes sobre cómo congelar cada alimento en casa.

Y si importante es saber cómo congelar, igual de importante es saber cómo descongelar los alimentos y platos cocinados con sumo cuidado. Excepto los cubitos de salsas y sofritos, con los que podéis permitiros alguna licencia, para el resto de las recetas que os he recomendado en este artículo, os recomiendo descongelar la comida siempre lentamente, y sin exponerla directamente a una fuente de calor. Lo ideal es sacar los congelados 24 horas antes y meterlos en la parte superior del frigorífico en verano, o dejarlos en el exterior en invierno.

http://www.cocina.es/author/ricardo-ojalvo/

Anuncios
Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Support

WordPress.com Support

A %d blogueros les gusta esto: