Anuncios

Reseña de “La Fiesta de Babette”

14 Jul

Hemos reencontrado una querida película de fines de los ’80, la danesa “Fiesta de Babette”. Finalmente se consigue en DVD y con ella recuperamos no solo la calidad de reproducción que nuestros gastados VHS ya no podían proporcionarnos, sino la milagrosa demostración fáctica de la superioridad del catolicismo sobre el protestantismo.

La Fiesta de Babette
(
Babettes gæstebud,1987)
Dirigida por Gabriel Axel

Guión cinematográfico de Gabriel Axel y Karen Blixen (autora de la novela)

Babette (Stephanie Audran), después de 14 años al servicio de dos señoritas ancianas, hijas del fundador de una microsecta puritana en un pintoresco pueblito de la península de Jutlandia, revela su identidad. Esta anagnólisis se da en el plano culinario, sin que las personas que se reconocen lleguen a verse.

Un general ya maduro asiste a la cena que conmemora los 100 años del nacimiento del “pastor” (fallecido a la sazón) y sus hijas Martina (por Lutero) y Philipa (por Melanchton) aceptan que su, por un azaroso hecho, afortunada sirvienta, les organice una cena francesa (diner française…)

Sopa de tortuga, codorniz rellena con trufas, baba au rhum con champagne. Amontillado, jerez, champagne, buenos borgoñas, café, budín, frutas frescas… resulta demasiado para los propósitos de esa docena de puritanos malavenidos e hipócritas acostumbrados a pescado hervido y puddins de aspecto repugnante.

In vino veritas. Despues de las primeras copas, bebidas con fingida repugnancia, aventan todos sus propósitos de“cenar como si no tuvieran sentido del gusto” según los consejos descaminados del viejo pastor, que condenó a sus dos bellas hijas a la soltería porque “el matrimonio es cosa de poco valor”… Presunto pensador cristiano… Cosas de negros, decían en las colonias. Cosas de protestantes podríamos decir nosotros.

Pero Martina y Philipa han sido honestamente requeridas por dos gallardas figuras, el general Lorens Lowenhielm (cuando era un joven teniente) y el cantante lírico Achille Papin, un “papista”, según el pastor y profeta juto, padre de las jóvenes. Ambos se ven frustrados en sus aspiraciones y se marchan con amargura pero sin resentimientos. Papin les envía, años después, a Babette, para protegerla de ciertas venganzas revolucionarias de París. Solo les dice, en su larga carta, además de sus desgracias, que “sabe cocinar”. Y ella, con su crucifijo católico al pecho y su madura belleza, asume su destino de pobre refugiada durante 14 años. Luego la fortuna le depara una posible venganza: 10.000 francos (de 1871) caen en sus manos. Los destina a honrar al padre de sus protectoras, por gratitud hacia ellas, haciendo lo que mejor sabe: cocinar como una artista.

No sabemos -confesamos ignorancia- de dónde esta historia de Karen Blixen, una literata danesa de vida licenciosa y desastrada (autora de la novela autobiográfica que se conoce en inglés como “Out of Africa”, y sobre la cual Sydney Pollack hizo una aburrida versión fílmica), ignoramos, decíamos como llegó a concebir esta sutil y amable ironía sobre los ideales protestantes confrontándolos con el espíritu mediterráneo y católico del buen yantar y mejor beber para alegría del espíritu y honor de la creación que Dios nos ha puesto para servirnos.

Nada de ecologismo: una buena tortuga sacrificada para ser sopa. Babette no duda en torcer el pescuezo de las codornices a la hora de prepararlas “al sarcófago” -receta suya que da origen a la anagnólisis o reconocimiento por parte del general, honrado en otros tiempos por esta exclusividad del Café Anglais de Paris, donde Babette era Chef de Cuisine. Suena algo tétrico, pero esperen verlas sobre un plato…

El general toma la palabra en un discurso que remeda la conciliación de ciertas virtudes, según la doctrina del pastor. Pero de su cosecha -que era de un buen año y añeja- agrega sabiamente: “todo lo que se nos ha concedido lo tenemos por misericordia, e incluso lo que nos ha sido negado, también nos ha sido negado por misericordia”.Perfecta resignación cristiana, al mejor estilo de Job, ante sus éxitos mundanos y su fracaso amoroso. Al despedir a su amada -y ya anciana- esposa imposible le dice, precisamente, “todo es posible”.

Y luego, la otra hermana, pretendida por Papin, quien se había enamorado de su bellísima voz, le augura a Babette lo que el mismo Papin le ha augurado a ella: que su arte regocijará a los propios ángeles en el paraíso, aun cuando el tiempo o la frustración no le hayan permitido permanecer en la memoria de los hombres, o aun tal vez ni siquiera ser conocido.

Una recomendación: no verla en ayunas.

http://gladiusproducciones.wordpress.com/recomendados/

Anuncios
Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Support

WordPress.com Support

A %d blogueros les gusta esto: