Anuncios

Todo el mundo puede estar afectado por parasitos

27 Jul

 

par

 

 

 

 

Tradicionalmente, las parasitosis se han relacionado con países en vías de desarrollo con escasos recursos económicos y deficientes condiciones higiénico-sanitarias. En muchos países de baja renta, este tipo de enfermedades ocupan las primeras causas de mortalidad. Sin embargo, cada vez con más frecuencia, se está detectando este tipo de enfermedades en nuestro entorno, debido principalmente al auge del turismo internacional a zonas tropicales y subtropicales y a la inmigración procedente de estos países. Por tanto, estas enfermedades han dejado de ser exóticas para convertirse en realidades a la que hay que enfrentarse

.De acuerdo a los descubrimientos de Hulda Clark , los diferentes contaminantes que entran en nuestro cuerpo van creando un caldo de cultivo ideal para que más de un centenar de parásitos, responsables de enfermedades y desequilibrios orgánicos, se reproduzcan e infecten nuestro cuerpo; su tratamiento y eliminación exitosa implica la vuelta a la salud cuando se padecen muchas enfermedades.

 En diferente grado, los parásitos afectan la vida del hombre y alteran por lo tanto su normalidad. La acción  nociva suele ser en algunas ocasiones tan pequeña que resulta difícil asegurar que se trata de un parásito o una simple dolencia. Sin embargo, muchas veces los efectos son múltiples y por lo general, es frecuente   que el enfermo sea diagnosticado de otra dolencia y no como enfermo parasitado.

Es tratado de múltiples formas, con innumerables medicamentos y además son sometidos a multitud de pruebas diagnosticas de todo tipo pero el resultado es que no se cura y cada vez está peor.

Pocas personas reconocen que los parásitos no sólo causan diarrea, heces sanguinolentas o calambres abdominales, sino que también han sido asociados con una larga lista de síntomas como la anorexia, enfermedad autoinmune, fatiga crónica, estreñimiento, alergias, gastritis, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome de intestino irritable, dolor de espalda, enfermedad de Crohn, artritis, dolores de cabeza, erupción, rectal picazón, pérdida de peso y aumento de peso y muchos más.

El Doctor Leo Galland, M.D. de la ciudad de Nueva York, especialista en Parasitología, estima que ,  que un gran tanto por ciento de la población estadounidense podría ser infectado por parásitos. En todo el mundo, 25% está infectado por parásitos protozoarios.

Muchos parásitos pasan desapercibidos por muchos años ya que no producen síntomas clásicos de la diarrea o cólicos abdominales. Los resultados del doctor Galland indicaron que cualquier persona con quejas gastrointestinales crónicas tales como distensión abdominal, diarrea, dolor abdominal, flatulencia, estreñimiento crónico, múltiples alergias y fatiga inexplicable debe ser estudiada para parásitos intestinales.

 

Lamentablemente, uno de los principales problemas relacionados con infecciones parasitarias es que la mayoría laboratorios de Parasitología no encuentran los parásitos intestinales en muestras de materia fecal. Por lo tanto, los parásitos son a menudo no diagnosticados y no tratados. Como resultado, muchos enfermos son diagnosticados equivocadamente incluso tratados de dolencias que no padecen.

Vamos a dar aquí  una serie de explicaciones efectuadas en lenguaje lo más sencillo posible para que puedan ser comprendidas por todo tipo de lector, pertenezcan o no al medio médico. La intención ha sido dar a conocer un panorama de la terrible acción devastadora que llegan a producir los parásitos en el hombre.

Debemos, hacer todo lo posible para que esto no suceda, o  para que tan solo diez de las muchas parasitosis que asuelan al mundo, dejen de provocar un saldo de mil trescientos treinta y cinco millones de afectados por año y dos millones quinientos dieciséis mil muertos, también por año, en el mundo, según cifras publicadas por la O.M.S.

En las cavidades internas y tejidos del hombre habitan los endoparásitos y se clasifican de esta manera:

 Intestinales, si habitan en el canal alimentario, vesícula biliar, hígado y sus conductos.

  Viscerales si se localizan en las diferentes vísceras y se subdividen en cavitarios o ce!ozoicos si es que viven en cavidades internas, incluyéndose los vasos sanguíneos y tisulares si es que parasitan los tejidos.

También es necesario saber lo siguiente: Se pueden dividir en permanentes y temporales. Con respecto a los primeros son aquellos que se hospedan por largos períodos (a veces toda la vida) y los segundos son en relación con aquellos de breve permanencia.

Son muchísimas las personas desesperanzadas que no encuentran alivio en los tratamientos tradicionales,

A continuación se ofrece un detalle y desarrollo del síndrome parasitario

 

SÍNDROME PARASITARIO

Esta es la forma en que se ha bautizado a todos los signos y síntomas que es posible  observar en una parasitosis intestinal crónica.

En general es una persona muy tensa, muy temperamental, con altibajos de tipo emotivos, que no se relaja, (está siempre “enchufado”), a veces triste y en otro explosivo.

Tiene todo el tubo digestivo inflamado desde la boca hasta el ano. Después de comer se siente hinchado, distendido, con somnolencia, pesadez, modorra, gases, eructos, acidez, dolores de cabeza, etc.

Miembros inferiores cansados, hormigueos, adormecimientos, pies y manos frías, calambres, (sobre todo nocturnos) .

En general es constipado o alterna con alguna diarrea explosiva. Tiene intolerancias “discontinuas” a algunos alimentos, hoy sí mañana no, que lo desconciertan.

Su facies (cara) es característica. Existen problemas de cuero cabelludo y uñas. Vista irritada y en algunos casos problemas de agudeza visual. Irritación de nariz, crisis de estornudos matinales; se resfrían a menudo, son alérgicos, tienen manifestaciones a nivel de piel de cualquier forma y tipo.

A veces presentan manifestaciones respiratorias al igual que en su aparato neurológico. En general se despiertan más cansados que cuando se acostaron porque no tienen un sueño reparador, ya sea por sus sueños raros o pesadillas, porque pasan la noche revolviendo la cama, patalean, gritan, chillan, castañetean los dientes, se orinan en la cama, etc. En general son muy desmemoriados.

Existen 2 formas de manifestarse la acción tóxica parasitaria:

1) Las manifestaciones ” in situ”.
2) Las manifestaciones “a distancia”.

MANIFESTACIONES IN SITU

Las manifestaciones “in situ”, están involucradas en ella todos los problemas digestivos, tales como: mal aliento, apetito inestable, constipación, diarreas, gases, eructos, acidez, dolores cólicos, distención o flatulencia, hemorroides, (sangrantes o no), vómitos, (sangrantes o no), cuadros apendiculares, vesiculares, diverticulares, litiásicos, sintomatologías ulcerosas digestivas típicas, pancreatitis, gastroenteritis, náuseas, somnolencia, pesadez,  etc.)


Otro hecho curioso que presentan casi todos los parasitados es la intolerancia alimenticia que se llama “discontinua” “Hoy sí, mañana no”. Por ejemplo dicen “Dr. yo no entiendo, un día como una milanesa y por poco voy a parar a terapia intensiva: otro día la como y no pasa nada”.

“Dr.   a veces como lechón y me siento como los ángeles y otro día tomo un vaso de agua y por poco me muero”, esto se debe a que el problema no es en estos casos una patología digestiva, sino que depende su bienestar o no, según se encuentren los bichos. Es típico que estos pacientes deambulen por muchos gastroenterólogos quienes al no estar alertados de este fenómeno se limitan a restringir alimentos, no solucionando para nada la situación reinante.

Tratando eficazmente la parasitosis, el enfermo vuelve a tolerar perfectamente todo tipo de alimento. Otro comentario es que no debe relacionarse siempre al parasitado como una persona flaca, el flaco parasitado es el flaco “descompensado”, pero si no lo está, puede tener cualquier peso e incluso ser un obeso.

MANIFESTACIONES A DISTANCIA

En cuanto a las manifestaciones “a distancia”, se llaman así porque se desarrollan lejos de donde ellos están alojados y lo hacen por intermedio de sus toxinas es decir, que no es necesario la presencia del parásito, para que se desencadene la sintomatología.

Es aquí donde se pone en juego la curación o no del paciente, porque cuando el médico  piensa en una parasitosis, por lo menos hay un camino; pero cuando se ignora o se le resta importancia, es cuando comienza para el paciente un verdadero calvario, ya que es sometido a todo tipo de investigaciones, ya sea de laboratorio, radiológicas y hasta quirúrgicas, Y lo que es peor, en la mayoría de los casos todos los resultados están bien, pero él no mejora.

Llegando a este estado de cosas, quiero advertir a pacientes y colegas que cuando existe una sintomatología típica de una enfermedad determinada, la cual, tratada convenientemente, no tiene como resultado la mejoría del paciente; sientan la imperiosa necesidad de pensar en una posible parasitosis intestinal.

Quiero hacer especial hincapié en que existen muchísimos síntomas que en un principio hacen pensar en una enfermedad determinada pero que en realidad son producto de una parasitosis intestinal que enmascara el cuadro clínico.

Los análisis de heces para detectar la presencia de parásitos no son efectivos por muchas razones:
– De los más de 1.000 parásitos que pueden habitar en el cuerpo humano, sólo existen test para 40.
– Normalmente se expulsan los parásitos cuando están muertos, por lo que si están vivos no suelen salir (algunos tienen ganchos con los que se agarran a las paredes del intestino o de otros órganos).
– Los parásitos más peligrosos son los que han emigrado a otros órganos fuera del aparato digestivo, con lo que es imposible que cuando mueran salgan en las heces. En este caso, sin la ayuda de las enzimas, encargadas de digerir los cadáveres de los parásitos, acudirían hongos y otros organismos carroñeros como el clostridium, provocando numerosos problemas de salud.

Los análisis de sangre convencionales no revelan la presencia de parásitos.

Muchas enfermos que no mejoran a pesar  los tratamientos supuestamente eficaces es que están mal diagnosticados y padecen una enfermedad parasitaria, basta darle un antiparasitario coadyuvante  a la medicina tradicional como elCLOROYUDOL  para que mejoren de inmediato y es porque su verdadera enfermedad era des conocida, esto se ha comprobado innumerables veces y ha sido realmente sorprendente, además considerando que dicho preparado dietético a base  de yodo y cloro carece de efectos adversos y con 15 gotas sublinguales tres veces al día es suficiente, por lo tanto merece la pena probar sobre todo ante cualquier enfermedad donde ha fracasado todo tipo de terapia . Pero sigua leyendo para conocer más acerca de estas frecuentes enfermedades en España y en general en el primer mundo.

Para ver indicaciones, ficha técnica etc. Abrir  los siguientes enlaces

 https://www.amazon.es/clouddrive/share?s=XixHP8ifTl8lG1Tz8B_Bjo

https://www.amazon.es/clouddrive/share?s=9H6fa3hfQ1MufFJ5rUTW0E

http://www.essentialsupplement.com/

 

 

Al detectar una parasitosis es MUY IMPORTANTE determinar LA Antigüedad Y LA MAGNITUD DE LA MISMA, para no incurrir luego en graves errores de diagnóstico que pueden constituirse en serios inconvenientes en la terapéutica.

Con respecto a la ANTIGUEDAD  se habla del INQUILINATO DE LOS BICHOS, o  sea cuando mayor sea la antigüedad de la instalación de los parásitos, mucho más difícil será la erradicación), mientras que los de reciente instalación se resuelven fácilmente.

Con respecto a la magnitud es fácil imaginar que no es lo mismo si el paciente está poco o muy parasitado. En el primer caso su mejoría será más rápida, de lo contrario traerá aparejada una mayor tardanza para su resolución.

Por último, cabe destacar que también existe otro factor que es la virulencia de la cepa en juego. Pasaremos  revista de los órganos y sistemas del cuerpo humano y qué debe investigarse en cada caso.

APARATO RESPIRATORIO:

Es de fundamental importancia que lo entienda claramente, ya que de ello dependerá la curación o mejoría de gran cantidad de pacientes que deambulan hace años por distintos consultorios, probando infinidad de tratamientos y técnicas sin ningún resultado.

 

Anginas de repetición:

Es el caso de muchos niños y adolescentes que son tratados sistemáticamente de una angina tras otra sin tener una mejoría duradera. En este caso se debe sentir la necesidad de pensar en una parasitosis intestinal, ellas desarrollan un cuadro de tipo alérgico que puede provocar la inflamación e infección posterior de las amígdalas

Es el mismo caso de las sinusitis crónicas que son tratadas específicamente y no evolucionan favorablemente, en muchos casos desparasitando al paciente toda la sintomatología se revierte. Hay un tema a resaltar  ya que es en muchos casos es  la causa de un deterioro orgánico importante. Cuando una parasitosis intestinal tiene una gran antigüedad y magnitud (dos hechos de relevancia) pueden dar sintomatología “de tipo asmático” y estos son los casos que en general son tratados durante años con todo el arsenal terapéutico como son: corticoides, vacunas, nebulizaciones, jarabes, etc. etc., no mejorando, y no lo hacen porque no son “asmáticos” sino que tienen sintomatología de tipo asmático, pero el origen está dado por su parasitosis intestinal;
esto se confirma desparasitándolo y sobreviene entonces la curación o mejoría tan esperada. Las bronquitis alérgicas tienen en el parasitado el mismo origen y tratamiento. Crisis de estornudos; es un síntoma por demás frecuente en el parasitado y en general no se le da importancia; es muy molesta y en muchos casos va asociada a picazón, secreción nasal y ocular.

APARATO CIRCULATORIO:

Lo dividimos en central y periférico. En el central: Precordialgias, taquicardias, sensación de falta de aire, angor, disneas de tipo cardiacos, todas estas manifestaciones pueden presentarse por simple causa de una elevación diafragmática. Trataremos de de explicarlo. Cuando existe una parasitosis intestinal importante, todos los procesos de putrefacción y fermentación están “aumentados”, es decir que el volumen de los intestinos es mayor porque están distendidos, entonces comienzan a desplazarse; como hacia abajo no pueden hacerlo porque están cerrados por las partes óseas, lo hacen hacia arriba elevando el diafragma, provocando con este hecho varias modificaciones intratoráccicas tales como: achicamiento de loa campos pulmonares, esto trae aparejado una disminución de la oxigenación de todo el organismo y sobre todo al Sistema Nervioso Central, provocando somnolencia, fatigabilidad, etc.

El corazón al horizontalizarse, se vuelca hacia adelante por razones anatómicas, por lo tanto se pega al esternón y a la parrila costal, acarreando toda una sintomatología que rememora una patología cardíaca ya detallada; en estos casos realizando la desparasitación, el diafragma vuelve a su lugar y termina todo este cuadro engañoso.

En el periférico: Podemos encontrar: calambres, hipotensiones rebeldes a todo tipo de tratamientos clásicos, esto se debe a que los parásitos segregan con sus toxinas, una substancia llamada Histamina; que es vasodilatadora y por este mecanismo se provoca la caída de la tensión arterial y no se modifica dando medicamentos para subir la presión ya que la causa continúa; simplemente desparasitando al paciente se corrige el valor tensionar. Esta baja de presión es la que hace que los pacientes se sientan cansados, muy decaídos, con mareos y cefaleas, estas últimas suelen ser en algunas personas un verdadero martirio. Los dolores de cabeza del parasitado se deben también a la acción histamínica.

Cuando se dilatan los vasos de cualquier parte del organismo, estos pueden hacerlo; pero si se dilatan los vasos craneanos la cabeza no se “estira”, por lo que comprimen estructuras vecinas y es entonces cuando aparecen las cefaleas y jaquecas.

En general los pacientes toman fármacos ergotamínicos (vasoconstrictores) y eso les calma algo y al principio, luego, no le resuelven ya la situación. La forma entonces válida es desparasitarlo y así se termina esta  sintomatología.

Pueden hallarse úlceras varicosas de antiguas que con todos los tratamientos clásicos no cierran y esto se debe a que las toxinas parasitarias provocan una esclerosis del “vaso nervorum” es decir esa zona está mal irrigada; por lo tanto no le llegan alimentos, defensas, etc. por lo que no puede el organismo regenerar la zona ulcerada. Si se trata convenientemente la parasitosis, la situación se revierte y cicatriza rápidamente. Puede observarse también aumento de las manchas ocre purpúreas y pigmentarias.

Las várices se hacen más notables; se nota más la vascularización por disminución de la oxigenación (carboxihemoglobina). Pueden aparecer sabañones, estos si existe la posibilidad deben comenzarse a tratar en verano para que luego con el frío no molesten.

Otro punto que quiero destacar son las anemias que en general son severas y de difícil tratamiento ya que se producen por agotamiento medular. Cuando en el organismo humano la pérdida de sangre es grande pero de poca  duración, la médula ósea de inmediato se pone a trabajar a toda marcha y resuelve el problema, pero si la pérdida es pequeña pero continua, como en el caso del parasitado, puede provocar su agotamiento y su reactivación puede en muchos casos ser dificultosa.

APARATO GINECOLOGICO:

Suelen encontrarse trastornos menstruales de todo tipo. Es característico la reagravación de la parasitosis en el premestruo .Atrasos en la menarcia (primera menstruación), flujos crónicos, esto también puede ser algo muy molesto y que no cura con los tratamientos locales si no se trata la parasitosis intestinal ya que ésta le hace un tipo de “apuntalamiento microbiano”; tratando la parasitosis intestinal desaparece el flujo de inmediato.

Algiomenorreas (menstruaciones dolorosas), Bartholinitis de repetición; esto también puede convertirse en un drama para muchas mujeres que sufren numerosas intervenciones de esas glándulas, y si están contaminadas con la flora patógena intestinal, no curan o recidiban.

SISTEMA NERVIOSO CENTRAL:

Se pueden observar, angustias, irritabilidad, insomnio, inestabilidad emotiva, desgana, depresiones
Pérdida de la memoria y capacidad de concentración,

Pero si lo desparasitamos y entonces empieza a recordar las cosas, y tiene un mejor rendimiento intelectual.

EN EL APARATO URINARIO:

Podemos encontrar; Enuresis (chicos que se orinan en la cama) prostatitis, cistitis a repetición, pielitis, poluciones nocturnas, hematurias, úlceras o lesiones en glande, impotencia sexual e incontinencia urinaria.

EN LOS ORGANOS DE LOS SENTIDOS:

Vista: alteración de la agudeza visual. Vicios de refracción, conjuntivitis, orzuelos a repetición, eczemas de oídos, Otitis crónicas, supurantes o no, disminución de la audición.

PERIODO DE DESPARASITACION

Les diré que estadísticamente hablando el periodo de desparasitación masiva es de alrededor de tres meses.

Es de especialísima importancia hacer un tratamiento continuo, tomar la medicación correctamente, sin ningún tipo de interrupción.
Otra buena medida es que el tratamiento se extienda a toda la familia, ya que de otra manera la curación se hace lenta o resulta IMPOSIBLE.

 

 

A todas estas manifestaciones se han  bautizado con el nombre. Síndrome Parasitario y se hallan presentes en toda parasitosis no pensada o detectada. Se suele decir no pensada o detectada porque como dice un viejo aforismo médico, el método más certero para realizar un diagnóstico es pensar en él, y detectada; es porque los medios clásicos tales como el análisis de materia fecal seriado, el escobillado anal, etc., dan un altísimo porcentaje de negatividad, casi les diría yo entre un 70 y 80 %. Esto se debe en principio a tres grandes causas.

En primer lugar en la luz del intestino existe la llamada flora saprófita o normal que son también parásitos y por lo tanto se “pelean”; en segundo lugar, depende de la altura del tubo digestivo en que se encuentran alojados hay mayor o menor cantidad de oxígeno que puede serle perjudicial y por último, el contenido de la luz intestinal es muy cambiante, hecho que le perjudica para realizar su ciclo biológico con su debido tiempo. Entonces realizan la acción de perforar la mucosa intestinal por medio de unas enzimas y se colocan en la pared del intestino, por lo tanto lo que se recoge en los análisis de materia fecal es lo que se halla en su luz; y ellos ya no se encuentran allí. Es en este punto en que quiero ser muy claro.

Cuando los análisis presentan resultados negativos, el peligro entonces radica en que tanto el paciente como el facultativo se quedan tranquilos. Es decir, no buscan más por este lado y lo hacen o se entretienen tratando otros órganos o sistemas. De tal manera se pierde un tiempo valiosísimo y que en definitiva no resolverá el problema.

Las parasitosis antiguas de aproximadamente 8 a 10 años de instalación son las que presentan esas patologías atípicas y no aparecen en los análisis de materia fecal por hallarse enquistadas en la pared de la mucosa intestinal.
Las parasitosis nuevas son fáciles de erradicar y sus síntomas son clásicos y triviales. En general aparecen en los análisis de materia fecal ya que aún se encuentran en la luz intestinal.

Para visitar nuestra página web abra:

http://www.essentialsupplement.com/

 

BEGINOL Y CLOROYUDOL

Dietéticos, con registros sanitarios en la comunidad económica europea NUT_PL 2488/1 —— NUT_PL_AS 2488/2.

El BEGINOL y el CLOROYUDOL son complementos dietéticos, por lo tanto  coadyuvantes a la medicina convencional y no pretenden en ningún momento sustituirla.

  Tienda onlinehttp://www.essentialsupplement.com/

 

  FRANCES MARES. Distribuidor para todo el mundo

 Telf. España: 972272807 – 600298136

ASESOR CIENTIFICO: DR.J.AMAT

                   

      1) Licenciado en medicina y cirugía por la facultad de medicina de Zaragoza 1973 –España. 2) Cursos monográficos del doctorado 1975. 3) Especialista en Neurología. 4) Miembro por oposición del cuerpo de médicos titulares del estado. 5) Nominado para el premio Príncipe de Asturias en el 1984. 6) Pronominado para el premio Nobel de Medicina y fisiología del 1984 7) Autor del libro –CÁNCER TEORÍA BIOQUÍMICA Y PRÁCTICA CLÍNICA, volumen de 1200 páginas el cual se encuentra en las bibliotecas de todas las facultades de medicina del mundo occidental.

CONTESTACIONES DANDOLE A RESPONDER O BIEN A LOS CORREOS:

 info@nuevamedicina.es

francesmares@gmail.com

 

Puede compartir este trabajo con sus compañeros

 

 

Anuncios
Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Support

WordPress.com Support

A %d blogueros les gusta esto: