Anuncios

Cómo confitar frutas en casa. Técnica de conservación

8 Nov

 

 

Las frutas confitadas, o escarchadas, cobran importancia en estas fechas, puesto que suelen estar presentes entre los postres de numerosos hogares. Además, son uno de los ingredientes estrella con los que se adorna elRoscón de Reyes. Confitar frutas es una técnica sencilla que podemos desarrollar en casa. Es un proceso largo que requiere dedicar unos pocos minutos al día, durante 4 ó 5 días. Sin embargo, las ventajas de confitar nuestra propia fruta son muchas, entre ellas, poder aplicar la técnica sobre frutas que normalmente no se encuentran fácilmente en este formato.

En un artículo anterior; ¿qué significa confitar? Técnica de cocina, os dábamos unas cuantas nociones sobre el significa y la aplicación de esta técnica. Hoy nos vamos a centrar en su aplicación en repostería.
En el confitado de ingredientes para elaborar platos salados, se lleva a cabo la cocción de éstos en aceite cuya temperatura debe situarse entre los 70ºC y los 90ºC, con lo que se consigue que la cocción del alimento sea muy suave y lenta.
En el caso de las frutas, el confitado consiste, básicamente, en rebozar las frutas en azúcar, para luego cocerlas suavemente en un almíbar elaborado a base de agua y azúcar.

Pasos a seguir para confitar frutas

  • Lo primero que haremos será elegir la fruta que vamos a confitar. Se puede aplicar la técnica sobre cualquier tipo de fruta, ya sea entera, si se trata de frutas pequeñas, o en trozos. También podemos confitar las pieles de cítricos y otras frutas. Lo importante a la hora de la selección de las piezas es que se encuentren en un punto óptimo de maduración.
  • Antes de escarchar la fruta, tenemos que limpiarla a conciencia, retirando los huesos y las pepitas. Si vamos a escarchar pieles, retiraremos también la membrana blanca (como en el caso de los cítricos), para que no nos aporte un sabor amargo. Además, las pieles debemos blanquearlas previamente en agua hirviendo durante unos minutos, para evitar, de igual modo, el mencionado amargor.
  • A la hora de elegir la fruta, tendremos en cuenta que no debemos escarchar frutas distintas en el mismo recipiente, ya que los tiempos de confitado varían dependiendo de la textura de cada tipo de fruta.
  • Cortaremos la fruta en el formato que deseemos, ya sea en gajos, láminas, cubos,… Es conveniente hacer una cantidad concreta, por ejemplo, un kilo de fruta, para así poder hacer fácilmente las equivalencias con el resto de ingredientes que entran en juego. Si no usamos un kilo, es importante pesar la fruta para poder hacer las equivalencias.
  • Una vez cortadas, agujerearemos la superficie de las piezas para facilitar la penetración del almíbar. Luego las ponemos en un bol y las cubrimos con agua. Dejamos reposar durante 24 horas.
  • Pasadas las 24 horas, escurrimos las piezas y las ponemos en una olla grande. Cubrimos de nuevo con bastante agua fría, de modo que las frutas puedan flotar. Calentamos el agua. En el momento en el que empiecen a flotar, sacamos las piezas con una espumadera y las enfriamos en un cuenco con agua fría y hielo durante unos segundos. Escurrimos.
  • En una olla, ponemos la misma cantidad de azúcar que de fruta. Añadimos la mitad de agua que de azúcar. Comenzamos a calentar a fuego lento. Una vez que el azúcar se haya disuelto, añadimos las frutas.
  • Cuando el almíbar comienza a hervir de manera suave, sacamos las frutas con una espumadera y las colocamos en una fuente, o una ensaladera. Continuamos calentando el almíbar hasta que coja un poco de densidad. En ese momento, lo apartamos del fuego, esperamos un poco a que se temple, y lo vertemos en el recipiente donde hemos puesto las frutas. Dejamos reposar durante 12 horas.
  • Tras el tiempo de reposo, escurrimos y ponemos de nuevo el almíbar a calentar en la olla. Cuando comience a hervir suavemente, añadimos las frutas. Cuando el almíbar vuelva a hervir, sacamos de nuevo las frutas y las ponemos en una fuente o recipiente amplio. Vertemos el almíbar sobre ellas y dejamos reposar otras 12 horas. Repetimos este proceso cada 12 horas hasta que las piezas hayan absorbido todo el azúcar.
  • La mayoría de frutas estarán listas tras repetir 4 ó 5 veces este proceso. Una vez que las piezas hayan absorbido todo el azúcar, la ponemos a secar sobre una rejilla metálica. Podemos ponerla la rejilla al aire libre o meterla en el horno sin que la temperatura supere los 50ºC. Volteamos las frutas cada pocas horas para que el secado sea uniforme.
Anuncios
The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Entre El Comal Y La Olla

Una aventura culinaria

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: