Anuncios

Cocinar sin despilfarrar: ¡Freno al derroche alimenticio!

16 Nov

© Getty Images
Es cierto, cocinar los restos de comida es una práctica ecológica. Llenamos menos el cubo de la basura. Pero, ¿sabías que no solo es bueno para el planeta? La cocina anti-despilfarro también es buena para el paladar… ¡y para una buena salud! Y bien, ¿cómo ponemos freno al derroche alimenticio? ¿Cómo reciclamos los restos de comida? Sonia Ezgulia, cocinera, nos responde a estas preguntas.

Cocinar los restos de comida, ¿en qué consiste?

Los restos alimenticios son todo aquello que no consumimos de cualquier producto. Sin embargo, la mayor parte de estos restos puede utilizarse en la cocina. “No hay nada tóxico”, informa el doctor Lecref, encargado del departamento de Nutrición del Institut Pasteur de Lille. Para empezar, todas las verduras mustias (como zanahorias, rábanos, nabos), las hojas, las mondas (de patatas, manzanas, melocotones), las vainas (de guisantes), las peladuras… Pero también se pueden aprovechar los huesos de cualquier pieza de fruta, la corteza de piña, la piel y escamas de pescado, la carcasa de las gambas, el corazón de la manzana, las pepitas, la raíz del puerro… ¡La lista es interminable!

Se recomienda utilizar siempre productos de calidad, preferentemente sin pesticidas ni abono en el caso de fruta y verdura: los productos tóxicos suelen concentrarse en la piel de estos alimentos. Pero no es necesario comprar fruta y verdura ecológicas para cocinar sin derrochar. “Basta con saber de dónde vienen los productos que uno compra”, indica Sonia Ezgulian. “Hay que lavar bien la piel antes de utilizarla: lavar una pieza de fruta con agua y secarla permite eliminar el 80% de los pesticidas”, subraya Zonia Ezgulian.

Reutilizar los restos alimenticios es un movimiento que nació hace varios años por razones tanto ecológicas como económicas. Sonia Ezgulian prevé que seguirá creciendo en los próximos años. “Hoy en día el entusiasmo por la cocina es evidente. Cada vez hay más gente que busca nuevos productos y se interesa por saber qué puede cocinar con ellos: cocinar restos alimenticios es la segunda etapa de este proceso de toma de conciencia”, explica.

¿Cómo reciclar los restos de comida?

¿Quieres aprovechar al máximo los productos que compras, pero no sabes cómo hacerlo? ¡Aquí tienes algunas ideas! Lo más fácil es cocinar las verduras mustias y las peladuras. Con las verduras se pueden hacer purés (como el famoso puré de rábanos), sopas, tortillas (por ejemplo una tortilla de cebolla), o salsas, como el pesto. “Con los tallos del perejil se pueden hacer caldos muy aromáticos que pueden substituir las pastillas de caldo que solemos comprar”, informa Sonia Ezgulian. ¡Y lo mismo se puede hacer con el tallo de los champiñones!

Las raíces del puerro (unos hilitos blancos), una vez fritas, son un acompañamiento crujiente perfecto (consulta la receta de Puerros blancos a la vinagreta). La peladura de zanahoria se puede utilizar para hacer una salsa chutney. “Así se puede cocinar una salsa chutney muy original, ideal para servir con una carne fría”, señala la cocinera. También se pueden utilizar las peladuras para condimentos o mermeladas. “Al mezclar la peladura de cebolla con pan rallado el sabor se intensifica mucho”, indica Sonia. En cuanto al corazón de manzana, Sonia Ezgulian opta por hacer una gelatina (consulta la receta de Jelly & Pie con corazones de manzana).

Hay otros restos de comida que no solemos utilizar para cocinar y que, además, suelen ser menos apetecibles. “Las espinas de pescado, de sardina por ejemplo, se pueden freír y servir sobre unas tartaletas. Si están muy crujientes, son una delicia”, precisa nuestra experta. También puedes tostar las pepitas del melón para dar un sabor distinto a cualquier ensalada. Da rienda suelta a tu imaginación. “No todos los restos se comen, hay algunos que solo aromatizan nuestros platos”, puntualiza Sonia Ezgulian.  Y, por citar algunas de sus ideas, Sonia cocina caldo con hueso de olivas, hace una infusión con corteza de piña y añade azúcar para crear un sirope, hierve las sobras de las gambas para hacer un caldo de pescado… “Saber utilizar los restos es como un juego de búsqueda del tesoro”, comenta divertida.

¿Cuáles son las ventajas de cocinar los restos y desperdicios?

Es una lástima, pero generamos muchos desechos alimenticios: 20 kg. por persona al año de media. Para reducir esta cantidad, hoy en día se habla mucho del abono con compuesto. ¡Es una idea genial! Pero cocinar parte de esa cantidad puede ser otra solución. Tomemos un ejemplo sencillo, como un manojo de zanahorias: “Se pueden cocinar las zanahorias, servirlas cuando están mustias en ensalada, hervir y saltear los tallos para acompañar, preparar condimentos o mermeladas con la peladura, y un largo etcétera”, detalla Sonia Ezgulian. No se va nada a la basura. Por supuesto, para no llenar tanto el cubo, es necesario “reutilizar los restos y no tirar la mitad de la comida que compramos”, recuerda el doctor Lecerf. Es el principio básico del anti-despilfarro, pero solemos olvidarlo demasiado rápido…

Además del aspecto ecológico, utilizar mondaduras y alimentos mustios no es una aberración nutricional, sino todo lo contario. “La piel de todas las frutas y verduras contiene más nutrientes y fibra que la pulpa”, explica Laetitia Agullo, dietista y nutricionista en Toulouse. Lo mismo ocurre con los tallos, los de las cebollas y chalotes son ricos en caroteno, y con las verduras mustias. ¡Cuidado con la cocción! “Destruye una gran parte de estas vitaminas”, advierte el doctor Lecerf.

En cuanto a las famosas espinas, es cierto que tienen un interés nutricional. “Junto con mi equipo, hemos descubierto que la biodisponibilidad del calcio en las espinas de pescado es tan buena como la de la leche”, explica Jean-Michel Lecerf. Si consumes espinas (de sardina, por ejemplo, ya que las espinas más grandes son más difíciles de digerir) tendrás todo el calcio que tu cuerpo necesita.

Por último, cocinar restos de comida no es sinónimo de cocina para pobres. Se pueden preparar grandes platos derrochando menos. “A mí me gusta hablar de economía gastronómica: los platos han de ser bonitos y apetitosos, ¡que animen a comer!”, destaca Sonia Ezgulian. Eric Guérin no le contradice. Este chef estrella (una estrella Michelin) se ha convertido en todo un especialista de la cocina de las mondaduras. De hecho, Eric formó parte del jurado del programa de telerrealidad Master Chef en Francia. En una reciente ocasión retó a los participantes a cocinar un menú completo con restos de comida y quedó claro que los desechos se han ganado su título de nobleza.

A. S. Glover-Bondeau

Fuentes:

– Entrevista con Sonia Ezgulian, 12 de junio de 2013
- Entrevista con el Dr Jean-Michel Lecerf, 17 de junio 2013

*Sonia Ezgulian es cocinera y atora de “Les déchets, 10 façons de les accommoder” [Restos, 10 maneras de utilizarlos ](éditions de l’Epure, 2012) et “Les épluchures, 10 façons de les cuisiner” [Las peladuras, 10 maneras de cocinarlas] (éditions de l’Epure, 2003)

https://cocina.yahoo.com/post/132478374236/cocinar-sin-despilfarrar-freno-al-derroche

Anuncios
The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Entre El Comal Y La Olla

Una aventura culinaria

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: