Anuncios
Archivo | Septiembre RSS feed for this section

Crema de Coco para el rostro

3 Sep

co

Ingredientes

 

500ml de aceite de coco

1 hoja de cera de abeja o 60 grs

30 grs mantequillas de cacao

5 capsulas blandas de vitamina E

1 crema base de 500ml (Telchi)

Preparacion

 

Colocar la crema base en la batidora, con el aceite de la vitaminaE y batir un minuto. (si el clima esta frio, mantener esta mescla en baño maria  hasta añadir la proxima mescla. Poner en baño Maria la cera de abeja con la mantequilla de cacao, cuando este todo derretido añadir el aceite de coco y mantenerlo en el baño Maria hasta que este completamente transparente y añadir rápidamente  a la mescla de  la crema base batiendo por unos 3 minutos.

Envasar en frascos esterilizados enseguida y dejarlos en lugar freso. Salen 20 frascos de 60ml, guardar en refrigerador lo que no se esta usando, como no tiene ningún conservante puede ser sensible al calor

 

Cristina Olmos

 

 

Anuncios

SALUD El Mejor Día de mi Vida

3 Sep

Blanca Riquelme Rodriguez

Hoy, cuando me levanté, repentinamente me di cuenta que este es el mejor día de mi vida.
Ha habido ocasiones en que me he preguntado si podré “hacerla” el día de hoy… y lo he hecho.
Creo que esto es más que suficiente para celebrar. Hoy voy a celebrar la increíble vida que he tenido llena de bendiciones y aún con las adversidades que me han servido para hacerme más fuerte.

Yo voy a vivir este día con la frente bien en alto y un corazón feliz. Me
sorprenderé de los “simples” regalos que Dios me ha dado: una mañana tranquila, el sol, las nubes, los árboles, las flores, los pájaros.

Hoy ninguna de estas minúsculas creaciones va a escapar de mi vista; hoy
compartiré mi emoción por la vida con otra gente, voy a hacer sonreír a alguien.
Voy a realizar un inesperado acto de bondad con alguien aunque no lo conozca.
Hoy daré apoyo a alguien que se sienta deprimido. Le diré a los niños cuán especiales son y le diré a ese alguien que estoy al tanto de Él y le haré saber lo mucho que significa para mí.
Hoy es el día que dejaré de preocuparme por lo que no tengo y empezaré a ser agradecido con Dios por todas las cosas maravillosas que me ha dado.

Tendré presente que la preocupación es solo una pérdida de tiempo porque
mi fe en Dios y su Plan de divinidad me asegura que en un futuro todo
estará bien. Y hoy antes de ir a dormir observaré la noche y elevaré mis ojos al cielo para admirar la belleza de las estrellas, la luna y elevaré
una oración a Dios por esos magníficos tesoros.

Cuando el día finalice y ponga mi cabeza en la almohada, agradeceré al Todopoderoso por el mejor día de mi vida y dormiré el sueño de un niño
feliz, emocionado por la esperanza de saber que mañana será el mejor día de mi vida.

JOAN MARÍN

Protector solar natural y hecho en casa

1 Sep

CÓMO TOMAR EL ACEITE DE COCO, LA DOSIS CORRECTA!

16 Ago

 

“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina.” –Hipócrates de Cos, considerado el padre de la medicina moderna.

(Salud Casera) El coco es la semilla de la planta Cocos nucifera, también conocida como la palma de coco. Como todos los alimentos que conocemos, sus beneficios son atribuidos a sus componentes activos, con todo y que el coco contiene una gran cantidad de nutrientes, como las vitaminas y minerales, sus beneficios de salud son atribuidos principalmente a su gran contenido en grasa, especialmente los de ácidos grasos de cadena media (AGCM).

Vimos los increíbles beneficios del coco (aquí), su aceite y productos derivados, ahora viene la pregunta de cómo consumirlo y cuál es la dosis adecuada.

Instrucciones detalladas, paso a paso para saber como tomar el aceite de coco la dosis correcta

CONSUMIR COCO Y ACEITE DE COCO ES 100% SEGURO!

Primero vale mencionar el que el aceite de coco es totalmente seguro y no-tóxico para los humanos. La FDA lo tiene en su lista de GRAS (Generally Regarded As Safe), que es una lista exclusiva para alimentos que han pasado rigurosas pruebas y tienen un historial de uso seguro.

Los tokeluanos (habitantes de la isla Tokelau) obtenían casi el 60% de toda su energía de grasa, grasa saturada proveniente principalmente del coco.

En 1960, se hizo un estudio de dos islas del Pacífico, Pukapuka y Tokelau, donde se tomó en cuenta la población completa de ambas islas. Los científicos querían evaluar la salud de éstos y compararla con aquellos habitantes que emigraban de las islas para Nueva Zelanda. La dieta de la población de ambas islas era alta en grasa proveniente del coco (grasa saturada), pero siguió siendo baja en colesterol. Todas las comidas contenían coco, también utilizaban el aceite de coco para cocinar y la salvia de coco como endulzante.

En conclusión, los investigadores reportaron que su salud era extremadamente buena comparada con los estándares occidentales. No habían señales de enfermedades de los riñones, ni hipotiroidismo tampoco hipercolesterolemia (colesterol elevado en la sangre). Todos los habitantes eran delgados y saludables  a pesar de su dieta alta en grasa. Los problemas digestivos eran raro, estreñimiento infrecuente. Las personas promediaban dos evacuaciones intestinales (para el baño, twice) al día y en general desconocían las enfermedades como la aterosclerosis, enfermedades del corazón, colitis, cáncer de colon, hemorroides, úlceras, diverticulosis y apendicitis.

Otra serie de estudios hechos en el 1990, conocidos colectivamente como el estudio de Kitava (Kitava Study), examinó la salud y dieta de las personas de la isla de Kitava en el sur del Pacífico cerca de Nueva guinea. Por un período de varios años, la población de 12,000 personas, todas los cuales mantenían su dieta ancestral, rica en coco y aceite de coco, fueron estudiadas. A pesar de que los investigadores estaban preocupados por “el alto nivel de consumo de coco”, no encontraron evidencia de enfermedades el corazón—nada. No había presión alta, ni aterosclerosis, ni angina (dolor en el corazón), ninguna muerte por cardiopatía isquémica ni por accidente cerebrovascular; ni hubo tales muertes jamás registradas por las autoridades médicas en la isla.

Se puede expandir, muchísimo, en esta área pero el punto es reflexionar sobre el hecho de que el coco, ni su aceite ni la grasa que contiene, causa ningún tipo de enfermedad del corazón. Al contrario, según los estudios, conocimientos ancestrales y evidencia, el coco y sus productos protegen el corazón, estimulan el sistema inmunológico y regulan el metabolismo.

DOSIS ADECUADA DE COCO Y SU ACEITE

Vamos a ver la dosis de aceite de coco recomendada por expertos, de diferentes puntos de vista, la cual debemos consumir para obtener los beneficios de salud que todos mencionan. Cuando consumimos coco para mejorar la salud en general, estamos buscando los ácidos grasos de cadena media, o sea, su grasa.

NOTA: Dosis recomendada para un adulto: 3½ cucharadas (50 gramos) al día.

Esta dosis está basada en la cantidad de ácidos grasos de cadena media encontrada en la leche materna humana, que es conocida por ser eficaz en su función de protección y la alimentación del lactante. 3½ cucharadas, sería el equivalente de ácidos grasos de cadena media, que recibe un bebe para un adulto average. La misma cantidad de AGCM se puede obtener de 10oz de leche de coco o 150 gramos de coco crudo fresco (más o menos medio coco).

Aceite de coco cuanto tomar y la dosis correcta

Ciertas poblaciones de islas consumen grandes cantidades de aceite de coco, tanto como 10 cucharadas al día y mantienen una salud excelente. Esto es mucho más de lo recomendado, así que no tienes que preocuparte si consumes mucho. Estudios han demostrado que 1 gramo de ácidos grasos de cadena media por cada kilogramo de peso corporal, es seguro. Esto equivale a 5 cucharadas para una persona de 150 libras y 6.5 cucharadas para una persona de 200 libras. 1 cucharada de aceite de coco, contiene 14 gramos de grasa (13 saturada, 1 insaturada). En el caso que tomes demasiado, lo peor que puede pasar es que te afloje los intestinos y tengas que dar muchos viajes al baño. Como solución, reduce la dosis y aumenta poco a poco para que el cuerpo tenga tiempo a adaptarse.

¿CUÁNTO TOMAR SI ESTÁS ENFERMO?

Aunque no hay ningún tipo de pauta estándar, Dr. Bruce Fife (líder mundial en conocimientos sobre el coco y sus productos) recomienda de 4 a 8 cucharadas al día, hasta que te sientas mejor. Cuando estés mejor entonces bajas la dosis a 2-4 cucharadas al día. Es mejor bebérselo en el transcurso del día, en vez de todo junto.

NOTA: Si estás enfermo, toma de 4 a 8 cucharadas al día, hasta que te sientas mejor.

OTRAS FORMAS DE TOMAR ACEITE DE COCO

Si no te gusta beberte el aceite de coco puro por cucharadas, tampoco te gusta la leche y no tienes acceso a coco fresco, puedes intentar uno de los siguiente metodos:

1 – Utiliza el aceite de coco para cocinar.
2 – Mezclalo con aceite de oliva (50-50) y úsalo como aderezo para tu ensalada.
3 – Úsalo en batidos, jugos, con el té o cualquier otra bebida.
4 – También lo venden en suplementos como pastillas.

No importa cómo prefieras el aceite de coco, lo importante es que lo consumas y que principalmente elimines todos los aceites vegetales procesados para cocinar, porque son propenso a oxidación lo que causa radicales libres y conlleva a un sin número de problemas de salud, y uses el aceite de coco como sustituto que por su grasa saturada no es propenso a oxidarse al meno que sea calentado a altas temperaturas.

Los aceites hidrogenados son extremadamente dañinos, ya que contienen grasa trans, una grasa tóxica que se produce en el proceso de hidrogenación.

MI RECOMENDACIÓN

Yo utilizo el aceite de coco todos los días, a todas las horas y de todas las formas. Primero me lo bebo en la mañana, me lo unto en todo el cuerpo y en el cabello. Siempre me bebo una cucharada cuando consumo vitaminas liposoluble u otros aceites, como el aceite fermentado de hígado de bacalao, ya que el aceite de coco aumenta su eficacia y los protege contra la oxidación. Me lo como fresco, seco y rallado. Mi preciosa novia lo utiliza para freir y también lo agregamos a los batidos, a veces al té y a la mayoría de recetas de comer y remedios caseros.

Hago todos los días, dos veces al día, el enjuague con aceite de coco (oil pulling), y a veces utilizo el aceite de coco para preparar una pasta dental casera.

Para un principiante recomiendo comenzar con una cucharadita (5ml), si lo toleras, entonces te puedes beber una cucharada (15ml). En un par de días (como 4) entonces aumentas a dos cucharadas, más o menos a los diez días, a tres y paras ahí. Dependiendo de cómo te sientas y cómo te afecta, a tí personalmente, entonces decides si quieres subir o bajar.

Si esperas ver algún resultado específico, entonces dale tiempo, mucho tiempo antes de rendirte, aunque sea 3-6 meses y recuerda que si tienes una mala alimentación los cambios, tal vez, no sean muy notables.

Visita nuestra pagina de Testimonios (abre en una nueva ventana) para que leas los increíbles resultados que están teniendo nuestros lectores. Y si tienes experiencia con el aceite de coco, contactanos y comparte tu historia.

CONCLUSIÓN

El aceite de coco puede causar fuertes síntomas de desintoxicación en algunas personas, lo mismo que pasa cuando ayunamos, cuando comienzan a utilizarlo. El aceite de coco estimula el sistema inmunológico, lo que causa que el cuerpo elimine toxinas y gérmenes que tenía almacenado. Ahí es donde entran los síntomas de desintoxicación (detox), mientras el cuerpo se cura varios síntomas desagradables pueden ocurrir, ya que se están eliminando toxinas, lo que significa que vuelven a entrar en el flujo sanguíneo antes de ser expulsadas o destruidas.

Algunos de estos síntomas son: picazón, mareo, nausea, dolor de cabeza, malestar estomacal, ansias, diarrea, fatiga, cansancio, sentirse desanimado, mal humor entre otros. Esto no le pasa a todo el mundo y normalmente sólo se siente uno que otro, ésto puede durar unos días como puede durar varias semanas dependiendo de qué tanta toxinas tengas en el cuerpo. Esta etapa es normal y se debe dejar continuar hasta que pare de forma natural. Todo aquel que ha hecho un detox ha sentido estos síntomas de una forma u otra.

Recuerda que al aceite de coco no es un alimento mágico y aunque provee una cantidad increíble de beneficios de salud, no lo cura o alivia todo. Ciertas bacterias y virus no son vulnerable al aceite de coco, miles de condiciones tampoco son afectadas, así que si tienes algo grave, considera buscar ayuda profesional. En adicion al aceite de coco, haz cambios adicionales a tu dieta y estilo de vida para ver los mejores resultados posibles en tu salud.

SALUD Desligarse

29 Abr

:: Rubia A. Dantés ::

Traducción de Teresa – teresa_0001@hotmail.com

Habéis notado como muchas veces pasamos por la vida así como llevados por los acontecimientos, por los quehaceres, y casi nunca disfrutamos de la vida… parece que dejamos esa posibilidad para un futuro en que algunas cosas van a suceder… cuando por fin van a cambiar las cosas, y, por más que sepamos que el único tiempo real es el aquí y ahora, por más que sepamos tantas cosas… qué difícil es desligarnos de ese flujo de acontecimientos que nos lleva por caminos que no están en sintonía con nuestro corazón.

Una de las cosas que más nos quita de esa sintonía es el trabajo que tenemos que hacer para sobrevivir, cuando ese trabajo no es lo que nos gustaría… las horas no pasan… el día se arrastra con tal esfuerzo que a veces parece sobrehumano, y para muchas personas realmente lo es… y aunque seamos libres, si no nos gusta lo que hacemos, somos esclavos del trabajo…
Y qué difícil es liberarnos de eso cuando las facturas insisten en llegar, y no nos dan tiempo siquiera para probar con otra cosa… Y quizá la peor prisión sea esa que viene de los conceptos… esa que hace a muchas personas buscar el trabajo según valores equivocados… buscar el trabajo que da más estatus, más poder, más dinero y nunca el que da más placer… Esas pueden sentirse prisioneras en jaula de oro… pero siempre prisioneras…

La lucha por la supervivencia hace que millones de personas se dediquen a tareas que se vuelven pesadas y fatigosas si allí no están con su Don…
Claro que hay muchas personas a quienes les encanta lo que hacen y trabajan con entusiasmo y alegría… no obstante, creo que para mucha gente, que trabaja por la supervivencia y que no le gusta lo que hace, eso es un verdadero sacrificio que les aporta insatisfacción y desesperanza… y esa energía afecta al todo…

¿Qué memorias nos impiden ir en busca de lo que el alma quiere?
¿Qué creencias nos llevan a estar prisioneros en trabajos sin esperanza?
¿Qué nos hace creer que no somos merecedores de trabajar en lo que amamos?
¿Qué nos lleva a creer que ahora ya no hay tiempo para cambiar?

No sé esas respuestas, pero… desde lo más hondo del corazón, me gustaría saberlas… me gustaría saber la fórmula que despertase en cada cual el llamamiento para el Don… y que ese llamamiento fuese tan fuerte que nos diese el valor de dejar todo lo que nos frena y limita para ir en busca de lo que el Alma quiere… y cómo me gustaría que todos consiguiesen encontrarlo y estar felices trabajando con su Don.

Algunos de nosotros que nos hemos arriesgado a dejar un empleo, que en cierto momento se había convertido en un fardo casi insoportable, para buscar nuestros Dones, somos privilegiados en poder hacer lo que nuestra Alma quiere… aunque los retos sean muchos.

Cuando oí hablar sobre los Dones… rogué mucho al Universo para encontrar los míos y emplearlos para mejor servir… y he sido guiada en ese sentido.

Hoy tenemos el Ho’oponopono que es una herramienta preciosa que nos ayuda a limpiar las memorias equivocadas… y de vez en cuando lo he hecho para mis Dones así…

Digo la frase asumiendo responsabilidades:
– Lo que en mí causa problemas para que yo esté en el pleno ejercicio de mis Dones.
Hago la petición a la Divinidad…
– ¡Divinidad, limpia en mí lo que causa problemas para que yo esté en el pleno ejercicio de mis Dones, y transmútalo en pura Luz!

http://somostodosum.ig.com.br/conteudo/conteudo.asp?id=12890

SALUD Cromoterapia

4 Dic

Saiku, gracias, es muy lindo haberte encontrado

La cromoterapia se basa en la consideración de que existe una energía global de la que la materia es una manifestación más y plantea que cada color tiene su efecto compensador -yin o yang- para conseguir el equilibrio orgánico que es la salud.

Esta antigua terapia fue puesta al día y popularizada por el Dr. Kuppusuami -el llamado “médico de los Himalayas”, más tarde maestro espiritual bajo el nombre de Swami Sivananda y que saltó al mundo creando numerosas escuelas, especialmente en Estados Unidos y en Francia, países donde cuenta con gran número de practicantes.

Tiene la ventaja de que -como la mayor parte de las medicinas alternativas- carece de efectos secundarios y puede ser utilizada en procesos de autocuración por cualquier persona con una preparación mínima. Pero pasa como siempre: sólo en manos de expertos puede llegar a ser una herramienta útil para devolver la salud a un organismo afectado por cualquier proceso patológico.

LAS BASES DE LA CIENCIA

La filosofía ancestral china considera un universo constituido por distintas manifestaciones de una energía global -el Tao o Chi- que tienden a buscar un equilibrio entre sus componentes de distinto signo -el yang y el yin- que a través de una serie de leyes fijas sintetizan tanto la materia como la energía como diferentes manifestaciones del Chi.

Una de estas leyes es la los CINCO COLORES que correlaciona los cinco colores básicos con los órganos rectores del cuerpo a través de los meridianos de energía que lo recorren, considerando a los órganos no al modo occidental como una entidad anatómica sino como una energía con relación preferencial con el órgano físico y con las funciones por él controladas.

Así, el verde corresponde al hígado, el rojo al corazón, el amarillo al bazo, el blanco al pulmón y el azul oscuro al riñón.

Estos cinco colores -y sus órganos correspondientes- tienen distintos tipos de energía. El yan es solar, masculino, caliente y secretor mientras el yin es oscuro, femenino, frío, subterráneo y absorbente. El rojo, el amarillo y el blanco (con todos sus compuestos) son yang y el negro y el verde son yin.

Otra importante noción básica para entender la Cromoterapia es la de la absorción de los elementos externos que la antigua filosofía oriental considera como partículas susceptibles de transformarse en nuestro organismo en energía utilizable. Estas micropartículas reciben en los textos chinos los nombres de gránulos, granos o incluso sangre y pueden tener un origen terrestre -aportados por la alimentación- o celeste -por el medio ambiente y que se absorben directamente por la piel en forma de energía que no precisa transformación.

El capítulo de las energías es también fundamental. La medicina tradicional china considera cuatro energías fundamentales cuyo desequilibrio es la causa de la enfermedad: el calor (yang), el frío (yin), la sequedad (yang) y la humedad (yin). Estas energías se neutralizan mutuamente en el individuo sano y deben ser aportadas en forma de alimentos, medicamentos, corrección energética como la de la acupuntura y, por supuesto, colores, que pueden ser utilizados tanto en forma externa primaria (luces) como en los propios alimentos o bebidas, independientemente de su composición.

CÓMO USAR LOS COLORES

En principio parece que la forma obvia sería utilizar directamente una luz coloreada sobre el paciente o la zona afecta que se quiera tratar. Y, por supuesto, así es; pero no olvidemos que el concepto de la cromoterapia es fundamentalmente energético y, por ello también pueden ser usados elementos materiales cuyas propiedades pueden ser cambiadas o potenciadas por su exposición a la luz o a los colores directamente.
Los elementos más frecuentemente energizados para su uso como medicamentos cromoterápicos son el agua, el azúcar, el aceite y, algunas veces, el vino y el aire. Los alimentos también tienen un efecto curativo según sus colores.

CÓMO SE CARGAN LOS COLORES

El sistema más fácil y más frecuentemente utilizado es el de colocar la sustancia en recipientes de cristal coloreado directamente a la luz del sol.

Cada sustancia tiene un tiempo mínimo de exposición aunque, por supuesto, cuanto más tiempo se la tenga mejores y más duraderos serán sus resultados.

El agua, así como el vino, debe exponerse un mínimo de cuatro horas, el azúcar precisa no menos de dos semanas y el aceite necesita al menos cuarenta días de irradiación solar constante.

El aire puede cargarse en unos pocos minutos y al respirar directamente de la botella se consigue en los conductos respiratorios la acción estimulante o sedante correspondiente al color utilizado.

Esta carga no se mantiene constante y es preciso renovarla frecuentemente dependiendo de su color: así, en agua contenida en botella azul, que es un color antiséptico, mantendrá su actividad durante muchos meses pero si es de color rojo o amarillo precisa ser recargado cada tres semanas en invierno y semanalmente en verano, cuando la irradiación es mucho mayor.

CÓMO SE USA EL COLOR DIRECTAMENTE

El sistema más comúnmente utilizado es una linterna o foco, con suficiente potencia (lo ideal es de unos 60-100 w. o su equivalente) en cuya boca se adaptan transparencias con los colores puros requeridos o sus combinaciones más frecuentes. Sacando y metiendo las distintas transparencias pueden conseguirse secuencias y rápidos cambios del color de la luz emitida, ideales para los distintos tratamientos.

LOS COLORES

Todo el mundo sabe que una habitación pintada de verde proporciona un clima sedante y los cabarets utilizan las luces rojas para crear un ambiente erótico. Por eso, aparte de su sistematización terapéutica los colores responden a un proceso muy básico, no sólo a nivel físico sino también a niveles más profundos de nuestro subconsciente.

EL ROJO

Es un color caliente, yin, que estimula la vitalidad general del organismo. A nivel circulatorio es adecuado en la hipotensión, la impotencia masculina de causa vascular y las enfermedades vasculares en que existe alteración circulatoria sin hipertensión, así como en las anemias ya que favorece la multiplicación de los glóbulos rojos.

En el sistema nervioso ayuda a superar los estados de decaimiento, las enfermedades crónicas como el reumatismo, las bronquitis y, en las mujeres, las reglas dolorosas o dismenorreas.

En el aparato digestivo está indicado en los problemas de digestiones lentas, estreñimiento, vesícula perezosa y gastritis.

La piel se beneficia del estímulo del rojo que también resulta útil para aumentar la fuerza de voluntad y la paciencia.

EL NARANJA

Mezcla de rojo y amarillo, el naranja es un color yin, caliente y alegre muy indicado para estimular pero sin la fuerza del rojo.

Está especialmente indicado en el reumatismo crónico, el asma, la bronquitis de fumador, la gota, cólicos biliares, epilepsia y muchos problemas de la menopausia.

EL AMARILLO

También caliente, es un color que inspira, vitaliza y estimula. Por eso está especialmente indicado en estreñimientos de todo tipo, indigestiones y flatulencias o aerofagias.

Las enfermedades crónicas de la piel como el eczema, psoriasis y muchas urticarias se benefician de su acción.

También ayuda a aliviar las hemorroides y facilita el flujo urinario por lo que puede ser usada en el tratamiento de la hipertensión como diurético moderado y, además, agudiza el intelecto y la capacidad de aprendizaje.

EL VERDE

Color yang sedante y calmante, tanto a nivel físico como psíquico.
Es especialmente útil para la vista, que conserva y fortalece. También va muy bien en los casos de hipertensión arterial, neuralgias de todo tipo, enfermedades del corazón, dolores de cabeza y gripes.
Ayuda a calmar los dolores del cáncer y, en general, todo tipo de afectaciones dolorosas de carácter crónico o agitaciones de tipo histérico (los clásicos “ataques de nervios”).

EL AZUL

Uno de los colores más usados en cromoterapia por su carácter sedante, yang, refrescante, antiséptico, antiinflamatorio y antiespasmódico.
Es muy útil en los casos de fiebre, dolores de cabeza y de muelas, vómitos, diarrea, cólicos y, en general, en todos los problemas que cursan con espasmos o dolores de cualquier tipo.
Es el antiinfeccioso por excelencia de los colores y puede usarse por tanto desde las conjuntivitis supuradas hasta en anginas, infecciones urinarias o bronquitis agudas.
Cicatriza las heridas y alivia las quemaduras.

OTROS COLORES usados en cromoterapia con frecuencia son

ÍNDIGO -muy útil en neumonías, asma, indigestión, catarros y trastornos de la menstruación-,

VIOLETA -tiene un efecto estimulante de las funciones superiores espirituales y de la intuición además de ayudar a combatir el insomnio y aumentar los glóbulos rojos de la sangre-

PÚRPURA, que vigoriza y fortalece los pulmones y riñones. El agua o el azúcar cargadas de púrpura estimulan el apetito, ayudan a las funciones del hígado y favorecen la digestión.

Saiku

Las frutas típicas pero olvidadas del altiplano

13 Oct

La migración del campo a la ciudad y la publicidad han hecho que patrones de consumo globales se implanten en la sociedad.

La Razón Digital / GEMMA CANDELA

Antes era fácil encontrar en las calles de La Paz la th’ayacha, entre los meses de junio y julio. “Mis padres han comido, yo he escuchado de ella, pero nunca la he visto”, dice Estefanía Rada, del equipo de comunicación de MIGA (Movimiento de Integración Gastronómico Boliviano) y TAMBO (encuentro gastronómico cuya finalidad es revalorar el Patrimonio Alimentario Regional Boliviano). Dominga Mamani, del Sindicato San Pedro, integrante de la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar de Bolivia (Fenatrahob), agarra un pedazo de th’ayacha o, lo que es lo mismo, un isaño —tubérculo similar a la oca— congelado: “Esto cuesta un boliviano”, dice. Pero ya no es tan fácil hallarlo en la zona citadina. “En el campo no tenemos helados”, cuenta la mujer, originaria de una comunidad de Warisata, en la provincia Omasuyos. “Éste es nuestro helado”, asegura.

El isaño es de Bolivia y Perú (Tropaeolum tuberosum) y su ingesta aporta vitaminas A y C y fósforo, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). “Es más dulce que la oca”, asegura Dominga.

Para preparar este helado andino hay que exponer este fruto al sol durante una semana, pero hay que guardarlo antes de que éste caiga pues, “cuando lo dejas ver con las estrellas, ya no cuece”, asegura la sindicalista. Después de solearlo, hay que cocer el isaño, dejarlo enfriar y ponerlo sobre el tejado, encima de una tela blanca que “extiendes bonito”. Se hiela durante la noche y, al día siguiente, se come, antes de que se descongele. Este producto ayuda a evitar problemas urinarios y de próstata. Sin embargo, sólo se cultiva para el autoconsumo, según datos del periódico digital del PIEB (Programa de Investigación Estratégica en Bolivia).

Como el isaño, el chilto, el lujmillo, la aricoma, el lacayote, la ajipa… son parte de una lista de frutos tradicionales cada vez más escasos en la dieta de los bolivianos. Aunque en cantidades reducidas, aún se los puede encontrar en mercados como el Rodríguez o en el de Chasquipampa, asegura la coordinadora de Slow Food en Bolivia (filial de la organización mundial popular que auna el placer del buen comer con el respeto al medio ambiente y a la cultura), María Julia Jiménez, y también en el de Villa Fátima, añade Dominga. Pero hay que pedirlos porque no están a la vista, sino bajo el puesto de la vendedora, en un cajón.

La aricoma o yacón, tubérculo del que se come la raíz y que, a simple vista, parece yuca, es dulce y jugosa y puede usarse como sustituto de la manzana, asegura María Julia, porque tiene gran cantidad de fibra, igual que la fruta originaria de la zona en la que se unen Europa y Asia.Además contiene vitamina A y es recomendable para los que sufren de colon irritable. Crece en los valles andinos, donde tradicionalmente se lo ha usado como elemento de intercambio. “Y, como el trueque está desapareciendo, también el yacón”, cuenta la coordinadora de Slow Food.

De las vegas del Illimani es el lujmillo o lujmilla, fruta que se parece al tomate y que contiene altos niveles de vitamina A. Es cultivada en los valles de los Andes desde antes de la existencia del imperio inca. En Perú, donde es conocida como lúcuma, se usa para hacer helados, tortas y batidos. “Da color, sabor y aroma en la repostería”, afirma Raití Espinoza, oficial de comunicación de ICCO (Organización Intereclesiástica para la Cooperación al Desarrollo, fundada en Holanda), una de las 17 instituciones que conforman MIGA. Pero, en Bolivia, su utilización es mucho menor e, incluso, su cultivo es reducido. En las poblaciones de las faldas del nevado, como Coni o Tahuapalca, la producción de lujmillo se reduce a unos cuantos árboles en los huertos en los que los lugareños cultivan otros productos, como lechugas, tomates o flores. “Cuando llenan una caja de lujmillo, la llevan a la ciudad”, cuenta María Julia. Ya en los mercados, cuesta entre Bs 3 y 5 la pieza, de la que se puede aprovechar la pepa para hacer artesanías.

Más vitamina C que la naranja

Entre las frutas que están cayendo en el olvido se encuentra también el chilto, como se le llama en Bolivia (aguaymanto, en Perú, y uchuva, en Colombia). Pequeño y anaranjado, parece un tomate cherry          —de hecho, es de la familia de esta planta— encerrado entre hojas de color marrón claro que, al tacto, parecen estar secas. Al probarlo, deja en la boca una sensación agridulce. Además de en los valles andinos, también crece en los jardines de la zona Sur, pero la gente no sabe que su fruto se come, tanto directamente como transformado en mermelada, asegura la representante de Slow Food. Aporta vitamina C (20 veces más que la naranja) y A; es desinflamante, antioxidante e ideal para los males oculares, y aporta un toque muy particular a los cócteles.

La ajipa es un tubérculo del que se aprovecha su raíz, harinosa y dulce, rica en fósforo y calcio, que ya sembraban los incas. No hace tantos años, era costumbre comerlo en la época de Corpus Christi, como la aricoma. Todavía en Tarija, en esas fechas, se bebe vino en una copa hecha de este fruto, blancuzco con rayas moradas una vez que se le quita la piel marrón, y se está tratando de recuperar la costumbre de tomarlo en jugo.

“¿Sabes lo que es el amañoque?”, pregunta María Julia a Dominga. “¿Cuál será?”, le responde. Se lo conoce bien tan sólo en las comunidades donde se consume esta especie silvestre y parasitaria que se desarrolla en los tholares que crecen en las llanuras altiplánicas, como en las zonas de Calacoto y Corocoro, en la provincia Pacajes. Allí, los lugareños sacan este fruto de los suelos rajados cuando empiezan a brotar sus tallos.

Contiene hierro, fósforo y vitaminas A y C pero, además, tiene propiedades medicinales: combate bacterias y microbios, es analgésico, antialérgico… También se usa para el teñido tradicional de lana.

En el listado de frutas tradicionales que hay que recuperar está también el lacayote, un pariente de la calabaza de piel verde botella con motas más claras del mismo color, y pulpa blanca, del que se hace mermelada (tradicional en Tarija) y postres como empanadas rellenas de dulce de este fruto. También se hornea, como las manzanas asadas.La tuna, que vive en lugares áridos del altiplano, aunque aún se come, ya no es tan solicitada como antes, coinciden Dominga y María Julia. La hay de diferentes colores: verde, cuya carne es seca, y anaranjada o roja, que resulta más jugosa. Su mayor aporte para las personas es el fósforo y la vitamina C, igual que la granada, otro producto un tanto olvidado; la quirusilla, con la que en Vallegrande se hace un licor típico de carnaval; la mora, el níspero, el sauco, la granadilla (perfecta para jugos, tras colar su caldo para sacarle las pepas); la guayaba, que se cultiva tanto en  Sucre como en los valles del Illimani, de piel y pepas amarillas y pulpa roja de la que se hace mermelada; o la chirimoya, que crece en valles cálidos como los de Sorata y Camata, y la pitajaya, ya de zonas amazónicas.

Las frutas andinas “olvidadas” serán promocionadas por MIGA en TAMBO, que se celebrará en el Parque Urbano Central de La Paz del 16 al 20 de octubre, a través de un estand de jugos dirigido especialmente a los niños. Dominga, junto con integrantes de la  Fenatrahob, participará en este encuentro que busca revalorizar el Patrimonio Alimentario Regional Boliviano, en el que prepararán platos tradicionales como cui o queso humacha. La migración del campo a la ciudad y la publicidad han hecho que los patrones de consumo globales se implanten y que los productos tradicionales estén desapareciendo, según el análisis de la coordinadora de Slow Food. Cuando los emigrantes regresan a su tierra, lo hacen con gustos adquiridos, como comer manzanas en vez de la tradicional aricoma. “Se está uniformando nuestro paladar”, opina. Sin embargo, las frutas típicas “están en el imaginario popular”, dice Estefanía y, aunque haya disminuido su consumo, las hay en los mercados, aunque “de forma marginal”, asegura María Julia. Por ello se está tratando de fomentar la demanda de lo típico. Desde MIGA, explica Raití, se trabaja en la generación de lazos entre los campesinos y los cocineros, para que éstos usen los productos autóctonos en la creación de platos, contribuyendo así a la revalorización del patrimonio gastronómico, y que los primeros retomen la producción de frutas tradicionales.

La feria al rescate  

Este año se celebra la segunda edición de TAMBO, que toma su nombre del tanpu inca: albergue y lugar de acopio que el imperio distribuía a lo largo de su red de caminos para alojar a soldados, autoridades, chasquis y hasta al propio Inca, y que servía para abastecer con alimentos a las poblaciones cercanas en caso de desastres naturales o malas cosechas.

Estos espacios han sobrevivido y evolucionado con el paso de los siglos. El Quirquincho, en La Paz, fue remodelado por Teresa Gisbert y José de Mesa usando elementos de otros tambos y, tras haber sido lugar de baile, pista de patinaje, guardería y kínder (según publicó Escape en el número de 14 de abril de este año), es hoy un museo de arte contemporáneo.

Otros, no tan antiguos aunque ya acumulan bastantes décadas sobre sus muros, siguen funcionando como almacenes de productos, especialmente en la calle Max Paredes, a la altura de la Gallardo. En algunos, incluso, se realiza la venta de frutas.

Para MIGA, TAMBO es un “objetivo estratégico-operativo que tiene como finalidad revalorar el patrimonio alimentario regional boliviano”, y desglosan la palabra como: Testimonio Alimentario de mi Madre Tierra Boliviana Orgullo Nacional.

“Uno pensaría que el altiplano, los valles… no tenían frutas”, comenta María Julia. Pero las hay, sólo que la gente las está olvidando. Slow Food Bolivia, que existe desde hace tres años en el país, busca sumar adeptos a la filosofía de luchar contra la comida rápida y el estilo de vida que la acompaña. Y qué mejor que hacerlo recuperando lo propio.

Pasiones de una chica

Para todas l@s que adoran vivir la vida, aprender, viajar, dibujar, la moda y mucho mas :)

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Entre El Comal Y La Olla

Una aventura culinaria

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: