Tag Archives: Direccion

El Rincon Vallegrandino

21 Abr


Festival del Cerdito
Tradicionalmente celebra todos los el año Festival de Cerdito, donde podrán degustar deliciosos platos de cerdo, preparados por las mágicas manos de Doña Rosa y escuchar melodías de los valles interpretados por el acordeón de Don Dionicio.
En el año 1992 nos trasladamos a la zona de la carretera antigua a Cbba., hoy Doble Vía la Guardia, entre 4t0 y 5to. anillo Av. San Martin de Porres
Telf.: 3521170 * Cel.: 77881081
VARIEDAD DE COMIDAS

√ Lechón al horno
√ Lechón al palo o a la cruz
√ Lechón relleno
√ Chancho agridulce
√ Chorizos
√ Negras
√ Chicharrón
√ Asado colorado
√ Cuerillo a la brasa
√ Chuleta a la brasa
√ Escabeche
√ Enrollado
√ Pacumuto
√ Fricasé
√ Patasca
√ Caldos

Anuncios

Singani

7 Abr

 SINGANI

an image

Singani es una bebida alcohólica boliviana, de la familia del aguardiente de uvas. Se elabora a partir de la destilación de vino de la uva moscatel de Alejandría o Muscat de Alejandría.

Es el licor nacional de Bolivia, originario de la zona de los valles de Tarija, Cinti y los valles de Potosí , siendo el principal ingrediente en muchos cócteles tradicionales bolivianos, como el Chuflay, Poncho Negro y el Yungueñito.

Entre las principales marcas de singani, se encuentran: Casa Real, Los Parrales, Rujero, San Pedro Oro, San Remo, San Mateo, Camargo, etc.

El Singani es una bebida alcohólica boliviana, de la familia del aguardiente de uvas. Se elabora a partir de la destilación de vino de la uva moscatel de Alejandría. Es el licor nacional de Bolivia, originario de la zona de los valles de Tarija, Chuquisaca y Potosí , siendo el principal ingrediente en muchos cócteles tradicionales bolivianos, siendo el “Chuflay” el más conocido, además de ser utilizado en la cocina y repostería.

Se dice que ciertos monjes españoles, principales cultivadores de la vid, dieron origen a esta bebida en una finca de nombre “Singani” o “Sinkani”, de donde tomó su nombre.

La Ley N°1334 sobre las Denominaciones de Origen, de 4 de mayo de 1992 en Bolivia, define al Singani como “aguardiente obtenido por la destilación de vinos naturales de uva fresca producida, destilados y embotellados en las zonas de producción de origen”.

Del mismo modo dicha ley establece que la denominación de origen Singani está reservada para los aguardientes embotellados y producidos en el Valle Central del departamento de Tarija, los valles de las provincias de Nor Cinti, Sud Cinti y Tomina en el departamento de Chuquisaca, Sahapaqui, Luribay y las provincias de Loayza y Murillo en el departamento de La Paz, los valles de Turuchipa, Cotagaita, Vicchoca, Tumusla, Poco Poco, Tirquibuco y Oroncota de las provincias de Nor Chichas, Sud Chichas, Cornelio Saavedra y Linares en el departamento de Potosí y otras zonas de producción de Bolivia a establecerse en el futuro.

La principales marcas de Singani son las tarijeñas Casa Real, Los Parrales y Rujero que se comercializan en el mercado boliviano, y Singani 63 que se comercializa sólo en Estados Unidos.

Durante la época colonial, tras la expansión de la explotación minera de plata en el Cerro Rico de Potosí, los españoles comenzaron el cultivo de la vid en los valles al sur de Potosí.

El proceso de elaboración de vinos resultó complejo, debido a las condiciones geográficas y climáticas, al igual que su conservación. Ante ello, se optó por la destilación del vino, lo que sirvió para elaborar una bebida espirituosa que sería conocida como “Singani”.

El Singani tiene como materia prima la uvas moscatel de Alejandría. Tras la cosecha de uvas, se pasa un proceso de estrujado(mecánico o artesanal), cuyo producto es llevado a las cubas de fermentación, para obtener un vino base, que luego pasará a una etapa de destilación en los alambiques.

En las cubas se da un proceso bioquímico de fermentación alcohólica en el que la glucosa proveniente del azúcar natural de la uva, es transformada en ácido pirúvico formando un éster. Esta última molécula pierde dióxido de carbono al expulsar por un mecanismo biológico, propio de las levaduras, el grupo funcional carboxilo del ácido pirúvico. El etanol formado, posteriormente acepta dos protones provenientes del NADH y del liberado en la etapa inicial de la glicólisis, transformándose, en etanol o alcohol de consumo humano. Para lograr ello, pequeñas levaduras naturales contenidas en la cáscara del fruto digieren un gramo de azúcar y lo convierten en medio gramo de alcohol y medio gramo de dióxido de carbono. El proceso demora siete días.

El productor controla que no se apague la fermentación y que las temperaturas del mosto no se eleven exageradamente ya que la fruta perdería su aroma natural, que es el que le da el carácter final del singani. Terminada la fermentación se lleva nuevamente por canaletas hasta el alambique para iniciar la destilación.

La técnica y arte de la destilación consiste en regular el aporte externo de energía (calor), para conseguir un ritmo lento y constante, que permita la aparición de los componentes aromáticos deseados en el momento adecuado. El proceso se desarrolla en dos fases: la vaporización de los elementos volátiles de los mostos, y la condensación de los vapores producidos.

Con la destilación, se obtiene un producto de alrededor de 70º y, al igual que en la elaboración del pisco chileno, se ajusta su graduación alcohólica agregándole agua pura.

El Singani es una denominación de origen, controlada, reconocida internacionalmente por varios países, que designa al aguardiente de uva Moscatel de Alejandría elaborado en algunas regiones de Bolivia, sobre todo en el valle central de Tarija.

La Ley N°1334 sobre las Denominaciones de Origen, de 4 de mayo de 1992, define al Singani como “aguardiente obtenido por la destilación de vinos naturales de uva fresca producida, destilados y embotellados en las zonas de producción de origen” (artículo 10).

Del mismo modo dicha ley, en su artículo 9, establece que la denominación de origen Singani está reservada para los aguardientes embotellados y producidos en el Valle Central del departamento de Tarija, los nuevos valles de Carapari y Entre Ríos, los valles de las provincias de Nor Cinti, Sud Cinti y Tomina en el departamento de Chuquisaca, Sahapaqui, Luribay y las provincias de Loayza y Murillo en el departamento de La Paz, los valles de Turuchipa, Cotagaita, Vicchoca, Tumusla, Poco Poco, Tirquibuco y Oroncota de las provincias de Nor Chichas, Sud Chichas, Cornelio Saavedra y Linares en el departamento de Potosí y otras zonas de producción de Bolivia a establecerse en el futuro.

Es el producto obtenido por destilación simple o doble de vinos provenientes exclusivamente de la fermentación alcohólica de la uva Moscatel de Alejandría, producidos en una altura mínima de 1,600 msnm de acuerdo al decreto supremo 25569, elaborados, destilados, embotellados y/o añejados en barricas de roble francés en las zonas de denominación de origen.

Es la bebida alcohólica de vinos proveniente de la fermentación alcohólica, de una o varias variedades Vitis vinifera blancas de acuerdo a prácticas enológicas, producidos, destilados y embotellados en las zonas de denominación de origen.

Es la bebida alcohólica de vinos proveniente de la fermentación alcohólica de orujos no prensados, de una o varias variedades Vitis vinífera, producidos, destilados y embotellados en las zonas de denominación de origen.

Es la fermentación alcohólica total o parcial de la uva fresca, molida o no, o del mosto simple o virgen.

Se pueden utilizar procedimientos físicos como tratamiento por frío, calor, atmósfera inerte (anhídrido carbónico o nitrógeno) y ultra filtración; o químicos como adición de anhídrido sulfuroso o su sal de potasio para estabilizar biológicamente los mostos.

Se permite la adición de ácidos tartárico y/o málico en mostos, y ácido tartárico y/o láctico y/o cítrico en vinos para obtener mostos y vinos de composición equilibrada (Disminución de pH).

Se puede emplear tratamiento por frío, adición de carbonato de calcio, tartrato neutro de potasio, carbonato o bicarbonato de potasio; o en mostos destinados a concentración, resinas de intercambio iónico para obtener mosto y vino de composición equilibrada (aumento de pH).

Se permite procedimientos como la chaptalizaciòn para corregir deficiencias en contenido de azúcar.

Se pueden adicionar mosto concentrado, mosto concentrado rectificado, mosto sulfitado, mosto alcoholizado, mistela edulcorantes como sacarosa y/o jarabe de alta fructuosa para obtener vinos de diferente grado de dulzor a partir de un vino base seco.

Se podrá adicionar al mosto y/o vino sustancias con propiedades clarificantes de origen mineral y orgánico como: bentonita, caolín, albúmina de huevo, hemoglobina, caseína, caseinatos de potasio o calcio, gelatinas o sílice coloidal que favorecen la precipitación de materias en suspensión.

Se puede adicionar enzimas a la uva, mosto y vino para facilitar la degradación de pectinas, extracción de materias colorantes y sustancias aromáticas. Uso de levaduras. Se podrán adicionar levaduras al mosto y al vino para inducir, regularizar y conducir el proceso de fermentación.

Se podrán adicionar al mosto y al vino nutrientes como fosfatos, sulfatos, carbonatos, bicarbonato de amonio, vitaminas y activadores de crecimiento con la finalidad de activar la multiplicación de levaduras.

Como agente antioxidante del mosto y del vino también se podrá utilizar ácido ascórbico o su sal de potasio.

Para estabilizar biológicamente a los vinos con azúcar residual y para completar la acción antiséptica del anhídrido sulfuroso, se puede adicionar ácido sórbico o su sal de potasio.

Se podrá utilizar tierras de diatomeas, perlitas, pastas polvos o placas de celulosa como auxiliares de la filtración de mostos, vinos y singanis. Los productos utilizados en las prácticas enológicas permitidas deberán ser de grado alimenticio y que no alteren la composición original del producto.

Está permitido el uso de agua para bajar el grado alcohólico del singani obtenido en la destilación, cuidando la calidad físico – química y sensorial para no transmitirle al singani olores ni sabores extraños

En la elaboración de vinos base para la elaboración de singanis de altura no se permitirá de manera especial el agregado de azúcar.

Como agente antiséptico y antioxidante se emplea anhídrido sulfuroso en forma gaseosas, solución acuosa o su sal de potasio.

Está prohibida cualquier manipulación o tratamiento que tenga por objeto modificar las cualidades sustanciales y originales del producto con la finalidad de disimular una alteración del mismo, como ser alcohol potable.

Está prohibida la adición de alcohol para corregir el grado de alcohol en el singani.

Singani es una bebida alcohólica boliviana, de la familia del aguardiente de uvas. Se elabora a partir de la destilación de vino de la uva moscatel de Alejandría o Muscat de Alejandría.

Es el licor nacional de Bolivia, originario de la zona de los valles de Tarija, Cinti y los valles de Potosí , siendo el principal ingrediente en muchos cócteles tradicionales bolivianos, como el Chuflay, Poncho Negro y el Yungueñito.

Entre las principales marcas de singani, se encuentran: Casa Real, Los Parrales, Rujero, San Pedro Oro, San Remo, San Mateo, Camargo, etc.

El Singani es una bebida alcohólica boliviana, de la familia del aguardiente de uvas. Se elabora a partir de la destilación de vino de la uva moscatel de Alejandría. Es el licor nacional de Bolivia, originario de la zona de los valles de Tarija, Chuquisaca y Potosí , siendo el principal ingrediente en muchos cócteles tradicionales bolivianos, siendo el “Chuflay” el más conocido, además de ser utilizado en la cocina y repostería.

Se dice que ciertos monjes españoles, principales cultivadores de la vid, dieron origen a esta bebida en una finca de nombre “Singani” o “Sinkani”, de donde tomó su nombre.

La Ley N°1334 sobre las Denominaciones de Origen, de 4 de mayo de 1992 en Bolivia, define al Singani como “aguardiente obtenido por la destilación de vinos naturales de uva fresca producida, destilados y embotellados en las zonas de producción de origen”.

Del mismo modo dicha ley establece que la denominación de origen Singani está reservada para los aguardientes embotellados y producidos en el Valle Central del departamento de Tarija, los valles de las provincias de Nor Cinti, Sud Cinti y Tomina en el departamento de Chuquisaca, Sahapaqui, Luribay y las provincias de Loayza y Murillo en el departamento de La Paz, los valles de Turuchipa, Cotagaita, Vicchoca, Tumusla, Poco Poco, Tirquibuco y Oroncota de las provincias de Nor Chichas, Sud Chichas, Cornelio Saavedra y Linares en el departamento de Potosí y otras zonas de producción de Bolivia a establecerse en el futuro.

La principales marcas de Singani son las tarijeñas Casa Real, Los Parrales y Rujero que se comercializan en el mercado boliviano, y Singani 63 que se comercializa sólo en Estados Unidos.

Durante la época colonial, tras la expansión de la explotación minera de plata en el Cerro Rico de Potosí, los españoles comenzaron el cultivo de la vid en los valles al sur de Potosí.

El proceso de elaboración de vinos resultó complejo, debido a las condiciones geográficas y climáticas, al igual que su conservación. Ante ello, se optó por la destilación del vino, lo que sirvió para elaborar una bebida espirituosa que sería conocida como “Singani”.

El Singani tiene como materia prima la uvas moscatel de Alejandría. Tras la cosecha de uvas, se pasa un proceso de estrujado(mecánico o artesanal), cuyo producto es llevado a las cubas de fermentación, para obtener un vino base, que luego pasará a una etapa de destilación en los alambiques.

En las cubas se da un proceso bioquímico de fermentación alcohólica en el que la glucosa proveniente del azúcar natural de la uva, es transformada en ácido pirúvico formando un éster. Esta última molécula pierde dióxido de carbono al expulsar por un mecanismo biológico, propio de las levaduras, el grupo funcional carboxilo del ácido pirúvico. El etanol formado, posteriormente acepta dos protones provenientes del NADH y del liberado en la etapa inicial de la glicólisis, transformándose, en etanol o alcohol de consumo humano. Para lograr ello, pequeñas levaduras naturales contenidas en la cáscara del fruto digieren un gramo de azúcar y lo convierten en medio gramo de alcohol y medio gramo de dióxido de carbono. El proceso demora siete días.

El productor controla que no se apague la fermentación y que las temperaturas del mosto no se eleven exageradamente ya que la fruta perdería su aroma natural, que es el que le da el carácter final del singani. Terminada la fermentación se lleva nuevamente por canaletas hasta el alambique para iniciar la destilación.

La técnica y arte de la destilación consiste en regular el aporte externo de energía (calor), para conseguir un ritmo lento y constante, que permita la aparición de los componentes aromáticos deseados en el momento adecuado. El proceso se desarrolla en dos fases: la vaporización de los elementos volátiles de los mostos, y la condensación de los vapores producidos.

Con la destilación, se obtiene un producto de alrededor de 70º y, al igual que en la elaboración del pisco chileno, se ajusta su graduación alcohólica agregándole agua pura.

El Singani es una denominación de origen, controlada, reconocida internacionalmente por varios países, que designa al aguardiente de uva Moscatel de Alejandría elaborado en algunas regiones de Bolivia, sobre todo en el valle central de Tarija.

La Ley N°1334 sobre las Denominaciones de Origen, de 4 de mayo de 1992, define al Singani como “aguardiente obtenido por la destilación de vinos naturales de uva fresca producida, destilados y embotellados en las zonas de producción de origen” (artículo 10).

Del mismo modo dicha ley, en su artículo 9, establece que la denominación de origen Singani está reservada para los aguardientes embotellados y producidos en el Valle Central del departamento de Tarija, los nuevos valles de Carapari y Entre Ríos, los valles de las provincias de Nor Cinti, Sud Cinti y Tomina en el departamento de Chuquisaca, Sahapaqui, Luribay y las provincias de Loayza y Murillo en el departamento de La Paz, los valles de Turuchipa, Cotagaita, Vicchoca, Tumusla, Poco Poco, Tirquibuco y Oroncota de las provincias de Nor Chichas, Sud Chichas, Cornelio Saavedra y Linares en el departamento de Potosí y otras zonas de producción de Bolivia a establecerse en el futuro.

Es el producto obtenido por destilación simple o doble de vinos provenientes exclusivamente de la fermentación alcohólica de la uva Moscatel de Alejandría, producidos en una altura mínima de 1,600 msnm de acuerdo al decreto supremo 25569, elaborados, destilados, embotellados y/o añejados en barricas de roble francés en las zonas de denominación de origen.

Es la bebida alcohólica de vinos proveniente de la fermentación alcohólica, de una o varias variedades Vitis vinifera blancas de acuerdo a prácticas enológicas, producidos, destilados y embotellados en las zonas de denominación de origen.

Es la bebida alcohólica de vinos proveniente de la fermentación alcohólica de orujos no prensados, de una o varias variedades Vitis vinífera, producidos, destilados y embotellados en las zonas de denominación de origen.

Es la fermentación alcohólica total o parcial de la uva fresca, molida o no, o del mosto simple o virgen.

Se pueden utilizar procedimientos físicos como tratamiento por frío, calor, atmósfera inerte (anhídrido carbónico o nitrógeno) y ultra filtración; o químicos como adición de anhídrido sulfuroso o su sal de potasio para estabilizar biológicamente los mostos.

Se permite la adición de ácidos tartárico y/o málico en mostos, y ácido tartárico y/o láctico y/o cítrico en vinos para obtener mostos y vinos de composición equilibrada (Disminución de pH).

Se puede emplear tratamiento por frío, adición de carbonato de calcio, tartrato neutro de potasio, carbonato o bicarbonato de potasio; o en mostos destinados a concentración, resinas de intercambio iónico para obtener mosto y vino de composición equilibrada (aumento de pH).

Se permite procedimientos como la chaptalizaciòn para corregir deficiencias en contenido de azúcar.

Se pueden adicionar mosto concentrado, mosto concentrado rectificado, mosto sulfitado, mosto alcoholizado, mistela edulcorantes como sacarosa y/o jarabe de alta fructuosa para obtener vinos de diferente grado de dulzor a partir de un vino base seco.

Se podrá adicionar al mosto y/o vino sustancias con propiedades clarificantes de origen mineral y orgánico como: bentonita, caolín, albúmina de huevo, hemoglobina, caseína, caseinatos de potasio o calcio, gelatinas o sílice coloidal que favorecen la precipitación de materias en suspensión.

Se puede adicionar enzimas a la uva, mosto y vino para facilitar la degradación de pectinas, extracción de materias colorantes y sustancias aromáticas. Uso de levaduras. Se podrán adicionar levaduras al mosto y al vino para inducir, regularizar y conducir el proceso de fermentación.

Se podrán adicionar al mosto y al vino nutrientes como fosfatos, sulfatos, carbonatos, bicarbonato de amonio, vitaminas y activadores de crecimiento con la finalidad de activar la multiplicación de levaduras.

Como agente antioxidante del mosto y del vino también se podrá utilizar ácido ascórbico o su sal de potasio.

Para estabilizar biológicamente a los vinos con azúcar residual y para completar la acción antiséptica del anhídrido sulfuroso, se puede adicionar ácido sórbico o su sal de potasio.

Se podrá utilizar tierras de diatomeas, perlitas, pastas polvos o placas de celulosa como auxiliares de la filtración de mostos, vinos y singanis. Los productos utilizados en las prácticas enológicas permitidas deberán ser de grado alimenticio y que no alteren la composición original del producto.

Está permitido el uso de agua para bajar el grado alcohólico del singani obtenido en la destilación, cuidando la calidad físico – química y sensorial para no transmitirle al singani olores ni sabores extraños

En la elaboración de vinos base para la elaboración de singanis de altura no se permitirá de manera especial el agregado de azúcar.

Como agente antiséptico y antioxidante se emplea anhídrido sulfuroso en forma gaseosas, solución acuosa o su sal de potasio.

Está prohibida cualquier manipulación o tratamiento que tenga por objeto modificar las cualidades sustanciales y originales del producto con la finalidad de disimular una alteración del mismo, como ser alcohol potable.

Está prohibida la adición de alcohol para corregir el grado de alcohol en el singani.

http://www.check.pompalion.org.pl/Singani.html

Your stats are booming!

3 Abr

 

 

Looks like Sabores de Bolivia is getting lots of traffic.
Your blog, Sabores de Bolivia, appears to be getting more traffic than usual! 366 hourly views – 133 hourly views on average
A spike in your stats

 

Degustamos los famosos sándwiches de chorizo de doña Elvira

1 Abr

Una papilla andina de exportación

31 Mar

UN ALIMENTO CASI SIMILAR A LA LECHE MATERNA TRASPASA FRONTERAS

Wawa es el producto estrella de Mankeri, que comenzó a exportar a Chile y se apresta a enviar sus potes de alimentos para bebé a los mercados de Brasil.

Una papilla andina de exportación

Proceso de trituración y mezcla de alimentos orgánicos y naturales en la fabricación de Wawa, en la planta ubicada en Jupapina.

Natalí Vargas / La Paz
Cuando Viviana Soruco tuvo que afrontar los graves problemas gástricos de su bebé, encontró la solución en dos cereales andinos. Comenzó, entonces, la historia de Mankeri.
“Después de mucha investigación y pruebas, la gestora de este emprendimiento descubrió que la quinua y el amaranto tienen casi las mismas propiedades que la leche”, explica la gerenta General de Mankeri S.A., Carolina Valdivieso.
Animada con su idea, Viviana se contactó con pediatras, ingenieros en alimentos y nutricionistas, entre otros especialistas en varias ramas, y logró recetas con la suficiente consistencia para dar de comer de la manera más eficiente a bebés iniciantes, es decir, a aquellos que comienzan a ingerir otros alimentos alternos a la leche.
Así surgió el producto estrella de este emprendimiento, las papillas Wawa. Se trata de una iniciativa en el rubro alimenticio que industrializa dos granos propios de la región andina, la quinua y el amaranto.
Estos productos, además, no llevan conservantes, aditivos, sal o agua y, gracias a una máquina llamada autoclave, que esteriliza el producto, se conservan en un estado perfecto ya sea por 12, 15 ó 18 meses.

Se realiza una idea
A menos de dos años de la primera vez que salieron a la venta, hay varios espacios de la planta industrial ocupados por cientos de cajas para embalar los productos que serán exportados, en abril, a Chile y a Brasil.
“Eso pasa cuando una empresa crece tan rápidamente”, sostiene optimista la ejecutiva en su oficina situada en la misma fábrica, ubicada en la comunidad de Jupapina, en La Paz, donde trabajan algo más de 20 personas -el 95% mujeres, en su mayoría de la comunidad-, que operan en dos turnos.
Hace cerca de cinco años, la bebé de Soruco -de no más de seis meses- sufría problemas de gastroenteritis, tenía alergias hacia algunos alimentos y no conseguía subir de peso. La preocupada madre investigó en diversas fuentes, indagó por internet y consultó con médicos y llegó a la conclusión  de que la quinua y el amaranto tienen una composición casi similar a la de la leche materna.
Comenzó a mezclar esos cereales con frutas bajas en alergenos, logró hacer cálculos previos para dar con las proporciones necesarias e incluso puso a prueba este alimento con su pequeña. “Los resultados fueron casi inmediatos: en dos semanas su bebita presentaba menos problemas gástricos y empezó a aumentar de peso”.
Las mezclas de Wawa utilizan frutas -el plátano, la papaya y el mango-, el camote y verduras como la zanahoria y la arveja. En proporciones bien calculadas por un equipo multidisciplinario de profesionales, todos los ingredientes se convierten, según Valdivieso, en un remedio natural para bebés con problemas gástricos y en un alimento ideal para cualquier pequeño.

Comienza la venta
En 2008, junto a tres socios, Soruco ya tenía constituida su empresa con el nombre de Mankeri y decidió promoverla en el concurso Ideas Emprendedoras, en el cual obtuvo el primer puesto. En 2009, participó en un concurso en Holanda, donde consiguió el segundo lugar.
Sin embargo, a partir de 2012 se terminó de montar la fábrica, que comenzó a vender  el producto en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Hoy, se distribuyen, en promedio, 2.000 unidades al mes, es decir, unas 24.000 al año.
En la actualidad, hay nueve variedades naturales, cinco de verduras y cuatro de frutas, además de  cuatro combinaciones orgánicas, tres de frutas y una de verduras. Todas las mezclas van acompañadas con quinua o con amaranto orgánicos, o sea, más del 70% del producto es orgánico y el resto natural.
Valdivieso comenta que los consumidores en Santa Cruz, no por mucha diferencia, tienen mayor preferencia por las opciones de verduras que La Paz, donde se venden más papillas de frutas.
Pero los pasos agigantados que dio esta empresa han permitido que, a menos de dos años de que los potes de papillas de 100 a 125 gramos llegaran a mercados y farmacias del país, comiencen los envíos al exterior, en primer lugar a Chile.

En el mundo
Las mejores ventanas al mundo para Mankeri han sido y son las ferias nacionales e internacionales.
“Por ejemplo, hay una feria alimentaria famosa en Alemania, que se llama Anuga, en la cual la gente se acerca a los stands de Mankeri y les encanta el producto”, sostiene Valdivieso y asegura que en cualquier rueda de negocios el producto encanta.
Hace poco lograron un contrato con una empresa brasileña, que implica que Mankeri elabore un producto con la receta de esa fábrica, pero añadiéndole quinua y amaranto. Para este año se tienen previstos tres envíos a ese país, así como también a Colombia y Costa Rica; otros tres a Canadá y dos a China.
También el apoyo de Innova Bolivia, para el contacto con otras empresas y la apertura de mercados, ha sido un respaldo para que los potes de papillas de Wawa, el producto estrella de Mankeri, crucen las fronteras.

Productos para la tercera edad

Mankeri también está trabajando para aumentar la variedad de su oferta.
Los profesionales de la empresa actualmente hacen pruebas para la obtención de “leche” de quinua y amaranto y de productos alimenticios específicos para la tercera edad.
Al momento, Mankeri tiene una capacidad de producción diaria de 6.300 unidades si se trabaja en dos turnos (mañana y tarde),  pero la gerenta General de Mankeri S.A., Carolina Valdivieso, explica que si es necesario se puede abrir un tercer turno para satisfacer los compromisos con mercados del exterior.
Para la ejecutiva, vender el producto en el exterior es mucho más fácil que dentro del país “porque la gente de afuera ya conoce mucho más acerca de lo bueno para su alimentación, hay un mercado muy grande al cual le interesa mucho lo orgánico y la quinua y el amaranto en específico, por eso el producto se vende solo; lo prueban y ya está vendido”.

“Hay un mercado muy grande para lo orgánico”.
Carolina Valdivieso, gerenta de Mankeri.

Vinos de Altura

30 Mar

http://cepasdealtura.com/historia-del-vino-boliviano/origen-de-los-vinos-de-altura

El instituto de educación británico Wine and Spirits Education Trust especializado en vinos y destilados ha destacado la creciente importancia y calidad que han alcanzado los vinos producidos en altura, es decir los vinos de altura.

Los beneficios y las características únicas que brinda la altura a los viñedos y que confiere posteriormente al vino como aspectos gustativos enriquecidos han sido algunos de los motivos por los cuales surgió el interés de establecer como Denominación de origen D.O. a los vinos de altura.

Las denominaciones de origen ha sido un elemento diferenciador no solo en el caso de vinos, sino también de otros tipos de productos, también ha permitido posicionar ciertos niveles de calidad, garantizando de alguna manera a los consumidores un mayor grado de satisfacción cuando degusta un vino.

En el caso de la altura el microclima y el suelo son características únicas que otorgarán al vino una excelente concentración de aromas y sabores, así como de colores. ¿A qué se debe esto? A que la uva tiene una mayor exposición a rayos ultravioletas que por la altura se encuentran concentrados con mayor intensidad que en otras latitudes o zonas con más bajo nivel sobre el mar.

Estas ventajas se encuentran favorecidas por las características de Bolivia, segundo país más alto del mundo y cuya producción vitivinícola se concentra entre los 1750 y los 3000 m.s.n.m., generando de esta manera las condiciones particularmente favorables para la producción de vinos de gran calidad, principalmente tintos, con particularidades de intensidad, con aromas a tierra, con viveza y en algunos casos dulces; pero no melosos.

Como estableció en el Seminario sobre denominaciones de origen celebrado en enero del 2006 en Lima, los vinos de altura gozan de características Organolépticas propias (Aroma, Gusto y Color), además de constituirse como un Producto exótico con identidad propia.

Situación actual

Para identificar la situación actual de la producción vitivinícola en Bolivia haremos referencia a los siguientes datos estadísticos:

Producción de Uva

Para Vinificación 34 %
Para Consumo en Fresco 66 %
Total Has. Aprox. 5.200

Situación Actual Industrial

Producción de Vino 6.8 mns de litros
Producción de Singani 8.2 mns de litros
Exportaciones Menos del 4 %

Actualmente es el valle central de Tarija la zona donde se concentra la producción de uva en el país y por tanto el principal elaborador de vinos y singanis. Estudios elaborados por la Fundación Simón Patiño señalan que el 80% de los terrenos productores de uva se encuentran en el Valle de Tarija.

Los vinos de altura bolivianos ha ido ganando el reconocimiento internacional e ingresando al mercado internacional en este sentido las diferentes bodegas establecidas en el país y principalmente las tarijeñas al presente exportan sus diferentes ofertas vinícolas a países como Alemania, Estados Unidos, Suiza, Japón, Dinamarca, Colombia, Perú. España, Holanda, Inglaterra entre otros. Por otra parte, se han realizado importantes inversiones económicas para mejorar los procesos productivos Esta bodega ha estado invirtiendo en calidad de manera, así mismo se están realizando estudios para determinar la potencialidad de adaptación nuevas variedades para la zona como ser plantines de origen Californiano y Francés.

¿Cuál es la explicación de tantas cualidades de los vinos de altura? La respuesta está condensada en las sencillas palabras de un viejo productor artesanal de vino: “Estamos 2000 m.s.n.m. más cerca del sol, más cerca de las estrellas y más cerca de Dios”.

Dossier Gastronomique

26 Mar

Encuentro
Con un toque boliviano
Gourmet. Es un plato tradicional del sur italiano que Dossier Gastronomique lo prepara con ingredientes bolivianos.
Acqua-Pazza

Es un tradicional plato de Italia de gran renombre en las costas de ese país, aunque en esta oportunidad, Dossier Gastronomique lo ha preparado utilizando los ingredientes nacionales.

Ingredientes nacionales. En este plato, el ingrediente principal viene a ser la carne de pescado cocida a la plancha aunque originalmente es de mar. En Dossier Gastronomique se prepara con la misma técnica europea pero se utiliza la trucha. “La idea es aplicar los deliciosos y frescos ingredientes naturales que tenemos en Bolivia”, explicó Franklin Guchi.

El acqua pazza es un plato del sur de Italia, en especial de las regiones que tienen costa. Según Guchi, es muy popular entre los pescadores que aprovechan tener el ingrediente principal prácticamente al alcance de la mano. “Es muy fácil de preparar. La gente utiliza aceite de oliva, tomate seco y aceitunas ensaladas y tiene prácticamente todo listo”, explicó.

Sin menú.
 Dossier Gastronomique es un restaurante que abrió sus puertas hace tres años con una característica muy peculiar: no cuenta con un menú para la cena.

Las personas que van a disfrutar de las delicias que se preparan en la noche, conocen los platos que degustarán recién en el momento de sentarse a la mesa.

El nuevo concepto ya es aplicado en Europa y se debe a que el chef le brinda especial importancia a los ingredientes con los que cuenta. “No cocinamos un filete sólo porque está en el menú. Tiene que ser una excelente carne”, explicó Guchi.

Esto también permite una atención personalizada. “Si alguien no puede comer algún tipo de carne, nosotros buscamos la manera de preparar algo especial con los ingredientes que tenemos”, explicó.

Ingredientes

• 1 filete de trucha sin espinas.

• 6 tomates secos o semisecos.

• 4 aceitunas negras.

• 2 cucharadas de aceite de oliva.

• 1/4 taza de vino blanco.

• Perejil.

Preparación.

1. Colocar el filete de trucha en una sartén, agregar aceite de oliva.

2. Hacer cocer del lado de la piel hasta que quede crujiente. Luego retirar del fuego y dar la vuelta para que comience a cocer del lado de la carne, mientras deja descansar un rato y posteriormente retirarlo para reservar.

3. Agregar el vino blanco a la sartén y luego volver a colocar la trucha. Tapar la sartén para que se haga un estofado, mientras reduce un poquito la salsa.

4. Retirar la trucha y colocar el perejil picado en la salsa. Mezclar todo y servir en el plato. Finalmente colocar la carne de trucha.

Velasco #72 entre ingavi y Ayacucho
Santa Cruz de la Sierra
76363397

Vino Patero « Doña Vita »

25 Mar


Doña Victoria L. de Lazcano es la propietaria de esta pequeña bodega
artesanal, vive en el Valle de la Concepción y es por tradición familiar
productora de vinos. Llegar a la comunidad del Valle, cuesta 3 Bs. y toma alrededor de 45 minutos. Para probar los vinos de doña Vita solo
falta encontrar su casa, porque gentilmente nos invitara a pasar hasta su bodega, donde, mientras nos invita un vaso de cada uno de sus vinos, compartirá con nosotros su costumbre vitivinícola con fotografías, artesanías e historias.
Los tipos de vinos que ofrece esta productora
artesanal, son :
– Tinto áspero, oporto y de mesa
– Blanco áspero, oporto y de mesa
Además de vender vino, doña Victoria vende también mermeladas artesanales, uvas al singani, uvas de mesa, recuerdos tarijeños y fotografías
de su bodega. Una vez que el cliente ha decidido que es lo que va a comprar,
uno de los empleados de doña Vita llenara las botellas y las encorchará
frente al comprador, permitiéndole comprobar que el vino que lleva es el vino
deseado.
Lo mas sorprendente de estas pequeñas bodegas es la cordialidad con la que
el comprador es recibido, aconsejado y acompañado durante su visita.

 

http://www.cesip.org/es/enlaces-bdd/trabajos/bolivia/2003/belmonte_vinos.pdf

Llajua en Conserva

24 Mar

Les comparto esta dirección de excelentes productos bolivianos, como LLajua Picante y Llajua Camba, no muy picante. También hay un escabeche para acompañar carne o pollo y unas deliciosas tablillas de leche para postre.

http://www.byrfoods.com/

Para Mayor información puedes llamar al
(591)(3)3-603232 –  (591)67704001
o escribirnos a info@byrfoods.com

Singani Rujero

20 Mar

SINGANI el pisco boliviano….

Singani Rujero Etiqueta Negra
Colección privada.Producto de exportación que contiene 750 mililitros
con 40% volúmenes de alcohol.
El pisco es de origen peruano y su elaboración es a partir de vino destilado en alambiques quedando un aguardiente de uvas – también llamado “brandy” – de un tenor alcohólico de alrededor de los 40% volúmenes. Las uvas utilizadas en Perú son las aromáticas Italia, Moscatel, Torontel y Albilla y las no aromáticas Mollar, Negra Corriente, Quebranta y Uvina.
El Singani es una bebida alcohólica de la familia del aguardiente de uvas, que se produce en Bolivia. Se elabora a partir de la destilación de vino de uva Moscatel de Alejandría aunque también se utilizan otras variedades como uva negra, corriente y mollar. Es la bebida nacional de Bolivia, originario de la zona de Tarija, Potosí y Chuquisaca, siendo el principal ingrediente en muchos cócteles tradicionales bolivianos, como el Chunflay, Poncho Negro y Yungueñito.
Durante la época colonial, tras la expansión de la explotación minera de plata, en el Cerro Rico de Potosí los españoles comenzaron el cultivo de la vid , continuado el cultivo hasta nuestros días. El proceso de elaboración de vinos resultó complejo, debido a las condiciones geográficas y climáticas al igual que su conservación. Ante ello, se optó por la destilación del vino, lo que sirvió para elaborar una bebida espirituosa que sería conocida como “Singani“.
El Singani tiene como materia prima la uva Moscatel de Alejandría. Tras la cosecha de uvas, se pasa un proceso de molienda, cuyo producto es llevado a las cubas de fermentación, para obtener un vino base, que luego pasará a una etapa de destilación en los alambiques.
En las cubas se da un proceso bioquímico de fermentación alcohólica donde la glucosa que proveniente del azúcar natural de la uva es transformada en ácido pirúvico formando un éster. Esta última molécula pierde dióxido de carbono al expulsar por un mecanismo biológico propio de las levaduras, el grupo funcional carboxilo del ácido pirúvico. El etanol formado, posteriormente acepta dos protones provenientes del NADH y del liberado en la etapa inicial de la glicólisis, transformándose, en etanol o alcohol de consumo humano. Para lograr ello, pequeñas levaduras naturales contenidas en la cáscara del fruto digieren un gramo de azúcar y lo convierten en medio gramo de alcohol y medio gramo de dióxido de carbono. El proceso demora siete días.
El productor controla que no se apague la fermentación y que las temperaturas del mosto no se eleven exageradamente ya que la fruta perdería su aroma natural, que es el que le da el carácter final del Singani. Terminada la fermentación se lleva nuevamente por canaletas hasta el alambique para iniciar la destilación.
La técnica y arte de la destilación consiste en regular el aporte externo de energía (calor), para conseguir un ritmo lento y constante, que permita la aparición de los componentes aromáticos deseados en el momento adecuado. El proceso se desarrolla en dos fases: la vaporización de los elementos volátiles de los mostos, y la condensación de los vapores producidos.
Con la destilación, se obtiene un producto de alrededor de 70º , se ajusta su graduación alcohólica agregándole agua pura, (al igual que al pisco chileno).
El Singani se utiliza para cocinar y darle sabor y fuerza a las comidas y a los cocktails.
Es una denominación de origen controlada, reconocida internacionalmente por varios países, que designa alaguardiente de uva Moscatel de Alejandría elaborado en algunas regiones de Bolivia. La Ley N°1334 sobre las Denominaciones de Origen, de 4 de mayo de 1992, define al Singani como “aguardiente obtenido por la destilación de vinos naturales de uva fresca producida, destilados y embotellados en las zonas de producción de origen” (artículo 10).
Del mismo modo dicha ley, en su artículo 9, establece que la denominación de origen Singani está reservada para los aguardientes embotellados y producidos en el Valle Central del Departamento de Tarija, los valles de las Provincias Nor y Sur Cinti y Tomina del Departamento de Chuquisaca, Sahapaqui, Luribay y las Provincias Loayza y Murillo del Departamento de La Paz, los valles de Turuchipa, Cotagaita, Vicchoca, Tumusla, Poco Poco, Tirquibuco y Oroncota de las Provincias Nor y Sud Chichas, Gornelio Saavedra y Linares del Departamento de Potosí y otras zonas de producción de Bolivia, a establecerse en el futuro.
Oficinas y contactos generales
OFICINA NACIONAL – TARIJA
Oficina Central BVC S.A.: Calle Colón Nro. 585 • Telf.: (591-4) 6632250 – 6645040OFICINA LA PAZ
Calle Cañada Strongest Nro 1620, Zona de San Pedro • Telf.: (591-2) 2484812- 2483197E- MAIL GENERAL
info@bodegaslaconcepcion.comSITIO WEB
http://www.bodegaslaconcepcion.com (Principal)
http://www.cepasdealtura.com | http://www.vinoslaconcepcion.com | http://www.singanirujero.com (Dominios secundarios)

El mercado Lanza

19 Mar

 

lan

 

 

 

Hoy voy a hablaros de un lugar muy especial para mí; uno de esos sitios que, sin haberlo previsto, de vez en cuando te sorprenden y su imagen queda grabada en tu retina para siempre. En este caso, el lugar al que me estoy refiriendo es el mercado Lanza de La Paz, en Bolivia.

Una de las prioridades en mi lista de cosas por hacer cuando llego a cualquier ciudad del mundo, esvisitar su mercado. Y no me refiero al mercado de artesanías o souvenirs enfocado a los turistas, sino al verdadero mercado; ese donde los locales hacen la compra diaria y, en muchos casos, se desarrolla gran parte de su vida.

 

Pasear por un mercado es una excelente forma de empaparse de la cultura de un país. En esos lugares no hay nada preparado, se imponen la rutina y la normalidad, lo cual los convierte en un excelente campo de observación para tratar de comprender un poquito la idiosincrasia de una sociedad que puede enseñarnos tantas cosas de su propia cultura y de nosotros mismos.

Con esta predisposición, esta ligera tendencia a enamorarme de casi todos los mercados por los que paso, tal vez se comprenda que ni yo misma me esperase que el mercado Lanza de La Paz fuese a impresionarme tanto.

Se trata de un enorme edificio de hormigón (desde el exterior, bonito, lo que se dice bonito, no es; las cosas como son) situado a pocos metros de la Iglesia de San Francisco, en la plaza del mismo nombre.

 

El mercado tiene cuatro pisos o nivelescada uno dedicado a una “temática” diferenteel mercado propiamente dicho, en el subsuelo, con sus carnicerías y verdulerías; los joyeros, floristas, libreros y artesanos, en la planta baja; los comerciantes del pasaje Lanza y los productos debazar, en la segunda; y el área de comidas en las plantas superiores.

Por tener, el mercado cuenta hasta con una guardería, un centro de salud y áreas verdes. Como remate, baste decir que el número de comerciantes que la infraestructura puede alojar supera el millar.

La zona que más me impresionó, con gran diferencia, fue la dedicada a los kioscos de comidas, zumos y demás aperitivos. En mi paso por Bolivia, este no era el primer mercado que visitaba, pero jamás había visto nada parecido, ni remotamente.

Cientos. Digo cientos de kioscos, unos frente a otros, junto a otros, sirviendo comidas constantemente: picantes, revueltos, ajís, pescados, api… todo lo que podáis imaginar, y más, pero multiplicado por diez.

No recuerdo las horas que pasé en ese mercado el primer día, pero sí que volví al siguiente, y al siguiente. Por eso, cuando alguien me pregunta alguno de los atractivos para ver en La Paz en un par de días, nunca lo dudo: el mercado Lanza, ¡todo un mundo!

Imágenes | Carmen
En Diario del Viajero | Tradición y color en el mercado de TarabucoBolivia: Arqueología en las ruinas de Tiwanaku

 

 

Vinos Magnus

18 Mar

Ubicada en Torrecillas a 10 minutos del centro de Tarija, cuenta con una capacidad de producción de 41.000 Litros. Esta bodega es la mas joven de Bolivia iniciando su producción en 2003.

Bodegas MAgnus produce vinos de altura estabilizados de manera natural. Actualmente solo están disponibles dentro de Bolivia.

  • Cabernet Sauvignon
    2007 – 2008
  • Syrah – Cabernet Sauvignon
    2008
  • Merlot – Cabernet Sauvignon
    2007 – 2008
  • L`rose
    2010 – 2011

Informes y Reservas a los Teléfonos:
Telf.:(591)-(4) 6112462
Fax:(591)-(4) 6643463
Página Web: http://www.bodegasmagnus.com
bodegamagnus@yahoo.es

Puka capas: empanadas cumbre del sabor criollo

15 Mar

 

pucacapas1

  • Puka capas: empanadas cumbre del sabor criollo

En Cala Cala.- La Casa del Gordo, de Javier Antezana, hijo del finado y querido Gordo Ja Ja, ofrece deliciosas puka capas con helado mixto de canela y leche en el kiosco de la Plaza de Cala Cala. Es una tradición que se remonta a los felices años del Bar Social, donde doña Julia Palacios recibió a los grandes artistas y orquestas del país en sus festejos de fin de semana.

En La Recoleta.- Las Carmelitas es un establecimiento muy elogiado por la calidad de sus puka capas –empanadas rojas de queso, cebolla, aceituna y otros ingredientes nobles–. La casa original se encuentra en el kilómetro 16, muy cerca de la represa de La Angostura, a mano izquierda, pero estas célebres empanadas se expenden también en la avenida Aniceto Padilla, pasando unos pasos de la esquina Potosí.

En la calle Lanza.- Wistu Piku es hoy una cadena de las puka capas más antiguas del país. El origen del nombre se remonta a los días posteriores a la guerra del Chaco, cuando, según dicen, un joven defensor del petróleo retornó con una afección en los nervios del rostro que le provocó una herida. La boca se le torció a un lado pero este joven pionero de la repostería criolla no se inmutó. En mis años de infancia, la cortesía criolla mandaba recibir a los huéspedes del interior en el Wistu Piku, con un par de buenas puka capas que había que disputarse en un tumulto cada vez que salía un balay lleno de estas delicias, y se remataba con un doble de chicha. Esa era la cita criolla de aquellos días.

Hoy Wistu Piku se abre en varios puntos de la ciudad y del país: el más reciente es el local del Prado, primera cuadra, al lado de Buenos Aires Coffee.

 

 

 http://trancapechoboliviano.blogspot.com/

posted by OJODEVIDRIO

 

La vida gastronómica en Cochabamba

14 Mar

 

 coc

 

Tres distinguidas historiadoras llegaron hace poco a Cochabamba y me telefonearon para que les aconsejara dónde comer bien, algo criollo, de la llajta. Les mencioné un lugar que frecuento, van y de inmediato se quejan: qué asco, ¿eso comes?, una barbaridad. Del mismo modo llega un gil de La Paz, lo llevo a comer salteñas y reclama dónde están las cebollitas en escabeche y el ají de maní, como si fueran tucumanas servidas a un costado del hotel Sucre, en El Prado paceño.

 

 

Ésa es la raíz del problema: que la fama de la cocina tradicional en Cochabamba es también una educación del gusto del cochabambino que a cualquier forastero puede saberle a gusto adquirido. O rechazado. Así ocurre, por ejemplo, con el Triunvirato, la Silica o la Chanqa de conejo. Invité a un amigo navarro a comer Triunvirato en el lugar de su invención, la calle Lanza casi esquina Venezuela, y no entendió que yo voy allí más para revivir el pasado que para comer. Es una familia muy grata, que me recibe con cariño por décadas. ¿Qué hubiera pasado si le invitaba una Silica donde doña Emmita Quiroga de Quinteros? El lugar es en la plaza Osorio y la silica mixta con ranga ranga es un manjar divino y levantamuertos que en ese sitio tiene un gusto inigualable… para el paladar cochabambino.

 

 

Con la chanqa de conejo ocurren peores cosas porque ése sí que es un gusto adquirido para cualquiera que no haya nacido en este valle. Para este servidor es un manjar de dioses servido en ch’illami con habas tiernas, papas blancas y cebolla verde, un centro de mesa de aroma inconfundible. Antes iba a visitar a doña Dorita, la legendaria Patapollera, en Sarco, y hoy me sirvo ese manjar criollo en el Cantinflas de Sacaba, porque en La Isla de la Fantasía prefiero un lambreado. Son deliciosos… para mi paladar, que es 100 por ciento cochabambino.

 

 

Por las mañanas suelo ir al restaurant Tunari, en El Prado. Hay días que se me antoja un chorizo, pero hay otros en que amanezco deseando un fricasé, y a veces un riñón con caldo. Si llevo a un paceño, seguro me dirá que el fricasé de la Alexander es único en el mundo y que no hay nada mejor que el jolke paceño, como si no hubiera el jolke sucrense, que no tiene caldo porque es un guiso de riñón de vaca con ají colorado. ¿Qué pasaría si lo llevo a comer un fricasé cochabambino donde doña Naty, por el Servicio de Caminos? Quizá se queje todo el tiempo añorando su fricasé paceño, pero yo hice maestría y doctorado donde La 1,20, que es donde creció doña Natty, allí detrás de la Escuela Técnica de Salud. Ese fricasé tiene hoy varias versiones, pero quizá más que nada me gusta la llajua, que tiene hierbas humildes y delicados cubos de cebolla.

 

 

Las cuatro de la tarde es una hora crítica, porque suelo pensar en visitar el restaurant Suipacha, en la calle del mismo nombre, cerca de la avenida Heroínas. Los martes hacen un mondongo de menudencias para sorberse los mocos de gusto. Algunos comensales miran mi plato con envidia, porque para ellos sería un inmediato ataque de gota, pero a Dios gracias no tengo ese mal desde que tomo infusiones de toda clase.

 

 

Cierto día, un buen amigo se acercó a una mesa llena de italianos que acompañaban a unos astros del folklore. Se enteró que eran italianos y les aconsejó comer Fidius uchu: tenían que probarlo porque era único en el mundo. La verdad, me dio vergüenza ajena porque el fideo de ese platillo es del país y normalmente viene sobrecocido, nunca al dente. ¿Cómo enseñarle a un italiano a comer pastas? Pero así es el gusto regional: cuando veo un Fidius uchu, se me hace agua la boca.

 

 

El autor es cronista de Cochabamba

 

 OJO DE VIDRIO

Por Ramón Rocha Monroy

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20130608/la-vida-gastronomica-en-cochabamba_216042_464966.html

El CEIBO, la exquisitez hecha chocolate

13 Mar

Un aroma a cacao exquisito invade las instalaciones donde está asentada la fábrica de chocolates más importante del país: El Ceibo Bolivia.

Son cincuenta cooperativas socias de la empresa que hacen que el negocio que deleita a todos los sentidos, crezca.

“El Ceibo es una Central de Cooperativas de productores de cacao, que desde 1977 dirige sus esfuerzos hacia la producción, procesamiento, comercialización del cacao orgánico y derivados, además de otras actividades productivas”, sostuvo enfáticamente Francisco Reynaga, Presidente del Consejo Administrativo de El Ceibo.

“En Bolivia, El Ceibo es el único cacao que cumple con los requisitos de una completa cadena productiva. Los productores plantan sus semillas, cosechan sus árboles, secan, fermentan, tuestan los frutos y lo empacan como producto acabado”, remarcó Reynaga.

Con más de 40 productos en la industria, Reynaga mencionó cuatro líneas exclusivas. “A las barras de chocolate se logró añadir partículas de sal, traídas desde Uyuni; pedazos de granos de café de las catas más sobresalientes; partículas de cacao enteros y, finalmente, la barra hecha de cacao salvaje, de una calidad extremadamente pura que proviene de comunidades de mosetenes que trabajan en forma organizada”.

Estos chocolates se tuestan al estilo europeo. Se les añade azúcar orgánica traída de Paraguay, leche PIL, quinua de la Asociación de Productores de Bolivia y amaranto orgánico de Irupana. El 50 por ciento del producto se vende en el mercado interno y, con la misma marca, el producto se envía al exterior.

“Estamos exportando a Estados Unidos, Alemania, España, Suiza y Japón. Tenemos muchos mercados por cubrir, pero no podemos satisfacerlos debido a las limitaciones tanto económicas y climatológicas”, enfatizó Reynaga al informar que este año las persistentes lluvias, la sequía y también las heladas provocaron la disminución de la producción.

“El acopio se redujo y esto generó un fuerte impacto en El Ceibo porque afectó la imagen institucional ya que se tiene una deuda con los clientes, aunque esperamos cumplir hasta el 31 de marzo del 2012 con los pedidos a nivel internacional”, acotó Reynaga.

Mencionó que El Ceibo cuenta con 12 hectáreas de plantaciones para las tres toneladas de producto acabado por día (tanto para el consumo interno como externo).

Anualmente se exportan 600 toneladas. Tres métodos se utilizan en el área: al plantar cacao, los productores también se dedican al cultivo de árboles maderables, medicinales y frutos exóticos, además de los típicos. El suelo de toda la dimensión plantacional es cubierto por plantas rastreras que en épocas secas se desintegran y sirven de abono que fortifica la tierra, y las lluvias las rebrotan y no permiten el crecimiento de la mala hierba. Se podan los árboles y las ramas quedan en el suelo.

Al oficializar el lanzamiento de un nuevo producto que viene a engrosar la calidad de El Ceibo, el ChocoSan, exquisito chocolate con estevia, producto sano y “que puede ser consumido por personas diabéticas”, Reynaga informó que existen varios proyectos para el 2012 como la compra de nueva maquinaria.

“Invertiremos un millón y medio de dólares para comprar maquinaria que permita incrementar nuestra producción, asimismo en nuestros planes está el crear un centro integral como apoyo al medio ambiente a través de un Banco de semillas, el mismo que será creado en Alto Sapecho”, agregó.

También mencionó que el 20 de octubre de 2012 concluirá la construcción del Multicentro El Ceibo, donde se encuentran las oficinas corporativas y se tendrá instalado un Patio de Comidas.

Finalmente, agradeció al público boliviano que dio su preferencia a los chocolates y derivados de ésta de El Ceibo,  y recalcó que “ahora solo se exportará con valor agregado”.

viernes 30, diciembre 2011
JORNADA

Pastor R. Payllo:    571 – 263 -9283
Carmen Segales: 571 – 488 – 5156
Fax: 703 -745-7945

Agroindustrias El Ceibo

Av. Juan Pablo II No. 2560
El Alto, Bolivia
T. (591 2) 284 1078
F. (591 2) 284 0604

Email: export@elceibo.com
Web: www.elceibo.org

Dirección: Av. Juan Pablo II No. 2560 (Final A

Kawka

12 Mar

Kawka, arte en el pan nuestro de cada día
Para todos los gustos. La panadería elabora artesanalmente una treintena de recetas caseras
k

 

Nicole Nostas T.
nnostas@eldeber.com.bo

El aroma del pan recién salido del horno te envuelve y atrapa en Kawka, que propone una interesante oferta de panes y pasteles hechos de manera artesanal, siguiendo al pie de la letra las ‘recetas de la abuela’.
Aunque la especialidad de la casa es el baguette, no podemos dejar de mencionar las masas de hojaldre, consideradas las más atractivas y delicadas de la pastelería en general.
En Kawka, además del pan pita, la ciabatta y los cruasanes simples, encontrás los rellenos de dulce de leche, membrillo y queso, además de empanadas con manzana, y el pan de chocolate que, según los clientes, es una verdadera tentación.
La panadería tradicional también dice presente con bizcochos, llauchas, roscas y galletas de chuño, además de una completa línea de productos integrales y ‘gluten free’.  Aunque el lugar está diseñado para comprar y llevar, también hay mesas para disfrutar de un buen momento al calor de un café argentino. Atención, de lunes a sábado, en la av. La Salle # 2.300

Lanzarán dos nuevas variedades de trigo

11 Mar

El INIAF trabajó en nuevas semillas que se cultivarán en áreas tropicales del país

Planta de trigo en Cochabamba.

Planta de trigo en Cochabamba. Foto: Fernando Cartagena-archivo

El Gobierno lanzará dos nuevas variedades de trigo para Santa Cruz y luego se liberará otras para la zona tropical. Un convenio permitirá además efectuar estudios para ofertar nuevas variedades con mejor adaptabilidad y mayor rendimiento.

El coordinador del Programa Nacional de Trigo del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, Félix Marza, indicó que el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria (INIAF) lanzará dos nuevas variedades de trigo para Santa Cruz y luego para el área tropical. Esa acción se hará como una actividad continua a fin de tener opciones tecnológicas para el sector.

Un convenio suscrito entre el INIAF y el municipio cruceño de Comarapa posibilitará la realización de estudios de nuevas variedades con mejor adaptabilidad y mayor productividad en los valles de ese sitio, manifestó.

El alcalde de Comarapa, Hugo Pinto Saravia, afirmó que se entregó las áreas municipales para continuar desarrollando investigación del cultivo de trigo. “Se debe seguir trabajando en la investigación aún más en este municipio porque el 90% de los habitantes se dedican a la agropecuaria”, dijo.

El programa de trigo viene desarrollando investigación participativa a través de la red nacional de ensayos, con material genético otorgado por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo con el propósito de aportar a la investigación de trigo.

 

La Razón (Edición Impresa) / Aline Quispe

 

Fideos Aurora

10 Mar

 

FIDEOS AURORA
Inicio fideos Especiales Cortos Largos
Molino y Fábrica de Fideos Aurora Km7. Carretera a Oruro Telf.: 591 2 2852170 Fax: 591 2 2852172 info@fideosaurora.comwww.fideosaurora.com La Paz, Bolivia

 

Históricamente, hay trazas oficiales de la denominación “spaghetto” en el primer diccionario de la lengua italiana de Nicolò Tommaseo y Bernardo Bellini (1819).
Aquí spaghetto se utiliza en el sentido de “singular masculino diminutivo de hilo” y se menciona la “Sopa de Spaghetti: que son pastas del grosor de un pequeño hilo y largas, como los sopracapellini”. En 1957 la BBC británica transmitió el primer documentario científico sobre la producción de spaghetti. El día después los estudios de la BBC recibieron muchísimas llamadas telefónicas de los telespectadores que pedían el nombre de productores y distribuidores de spaghetti para comprarlos.Los spaghetti pueden servirse con salsas calientes o frías a base de tomate fresco o en lata, de verduras y de hierbas aromáticas. Buenísimos también con salsas rápidas picantes como ajo, aceite y guindillas. Se aconsejan además las salsas de pescado con moluscos y mariscos y las salsas preparadas con leche, requesón hecho con nata de leche, quesos tiernos y añadiendo especias como azafrán o curry.
Valores nutricionales y conservación
Disponible en:
Línea dorada 400 Gr Mediano 5 Kg
Grande 10 Kg Económico 1 @
Bucatini – Bucatini – 15
Fideos Aurora Los Bucatini son de origen napolitana, de forma alargada con sección redonda y huecos al interior. Tienen un espesor entre 0,98 y 1,08 mm y un diámetro de 3,00 mm. Están famosos los Bucatini a la Amatriciana, con salsa de tomate y tocino, pero este formato, más bien versátil, es buenísimo también con salsas con mantequilla, carnes, quesos y huevos.Perfectas para este formato también las salsas vegetales preparadas con una salsa de tomate y añadiendo guindillas, berenjenas, calabacines, aceitunas y alcaparras.
Valores nutricionales y conservación
Disponible en:
Línea dorada 400 Gr Mediano 5 Kg
Grande 10 Kg Económico 1 @
Cabello de Ángel – Capelli d’angelo – 209
Fideos Aurora Es difícil trazar la proveniencia de los Capelli d’angelo, con consistencia muy ligera, en Genova, Nápoles o la zona de Ciociaria. Es un formato entre los más sutiles de las pastas largas en nido: tienen un espesor que va de los 0.78 a los 0.88 mm.También su nombre en italiano recuerda el característico espesor muy sutil de este formato, aconsejado en la dieta de los niños de los 9 meses en adelante, de tal manera de acostumbrar los más pequeños a la comida de los adultos.
Los Capelli d’angelo son un formato de pasta larga que resulta bien en las recetas con caldo, y en estas preparaciones generalmente se rompe en trozos. Los Capelli d’angelo se pueden también gustar como pastas sin condimentos líquidos, condimentadas con salsas blancas, huevos mantequilla cruda y queso, mantequilla fundida y queso grana o requesón ahumado.
Valores nutricionales y conservación
Disponible en:
Línea dorada 400 Gr Mediano 5 Kg
Grande 10 Kg Económico 1 @
Linguini – Linguine – 7

En La Paz hay sólo tres lugares donde venden ollas ecológicas

9 Mar

EL GOBIERNO SOCIALIZA UNA NORMA PARA CAMBIAR LAS OLLAS DE ALUMINIO

Los precios de las ollas de barro varían entre 20 y 80 bolivianos. En La Paz hay más de aluminio. Comideras afirman que las de aluminio son irreemplazables.

En La Paz hay sólo tres  lugares donde venden ollas  ecológicas

 

Entre las ciudades de La Paz  y El Alto hay  sólo tres lugares donde venden ollas de barro.  Por ello, las que  más abundan en el mercado son  de aluminio.
En un recorrido que este matutino realizó se evidenció que sólo en la avenida Eduardo Abaroa, debajo del puente Abaroa, del macrodistrito Max Paredes, ofertan las ollas ecológicas, además de otros artículos como adornos, portallaves y maseteros.

Entre los  cinco o seis puestos,  la venta de las ollas ecológicas es escasa, pues los vendedores afirman que no las adquieren porque son muy frágiles y no son aptas para la cocina doméstica, ya que en La Paz la mayoría tiene  ese tipo de cocina.
Los precios de las ollas de barro varían según el tamaño, los hay desde 20 hasta 80 bolivianos.
En la ciudad de El Alto, según información de las amas de casa, estas ollas se venden en la Feria  16 de Julio y en la zona Pasaje Caluyo, ubicada al norte de la urbe alteña.
Sin embargo, las de aluminio se ofertan en cualquier mercado de barrio, pero el sector más conocido es  la calle Max Paredes, donde venden ollas, sartenes,  utensilios y escurridores hechos de ese material.
El juego de cinco ollas de un material simple oscila entre 100 y 120 bolivianos, pero el de material grueso vale entre 150 y 200 bolivianos.
“Los juegos de  ollas que tienen una capacidad de cinco a 50 platos por lo general nos compran para los hogares”, resalta doña Esperanza Ticona, quien vende estos utensilios desde  hace cinco décadas.
Pero además de esas ollas, se ofertan las grandes, las que llevan los negocios de comida. “Vienen a comprar según la demanda que tienen  en su negocio. Hay ollas para una capacidad de 100 hasta 300 platos de sopa, los primeros valen 130 bolivianos y los segundos 350”, comentó doña Cinthia Bravo, una de las vendedoras de estos productos.
Explicó que esas ollas son simples, es decir que son delgadas, pero también hay otras más gruesas y esas valen entre 200 y 470 bolivianos.
Página Siete publicó el jueves que se socializa el anteproyecto de Ley de Descolonización de la Alimentación, que busca que los restaurantes cambien las ollas de aluminio por las ecológicas, para mejorar la calidad de vida.
Según tres propietarias de restaurantes y cuatro comideras del mercado Vicente Ochoa, ubicado en la calle del mismo nombre, entre ambos tipos de olla prefieren las de aluminio porque son más durables, resistentes y de mayor capacidad.
“En La Paz es difícil  conseguir las ollas de barro, pero aunque hubiera éstas son muy delicadas y además no hay ollas grandes como las que necesitamos en el negocio”, afirmó doña Adriana Condori, del restaurante Buen Gusto, ubicado en la calle Manco Kápac.
Según doña Jackeline Mendoza, comidera del mercado Vicente Ochoa, “las ollas de barro se rompen rápido, no duran y nosotros trabajaríamos para adquirir estos productos nada más”.
Las mayoría de las entrevistadas contaron que una olla les dura entre uno y cinco años.
¿Es dañino para la salud?
De acuerdo con una explicación que hizo el jueves el médico Roberto Medina  a Página Siete,   el aluminio  es tóxico  para las células, “especialmente en las células del cerebro”. “Puede producir demencia e incluso Alzheimer, aunque este último no está claramente comprobado”.
Según el director del Servicio Departamental de Salud, Henry Flores, si este utensilio va desprendiendo metales a medida que se va desgastando, provoca incluso insuficiencia renal.
“Los metales, especialmente el plomo, son muy dañinos para la salud”, resaltó la autoridad.
Por eso aseguró que impulsará un estudio en el departamento  de La Paz sobre este utensilio para saber si es o no dañino.

Opiniones
Celestina Choque  Vendedora de comida
“Yo no cambiaría mi instrumento de trabajo”
Desde que comencé en el negocio preparo mis comidas en ollas de aluminio, porque son más durables, por eso yo no cambiaría mi instrumento de trabajo por otro.
Creo que el sabor de la comida depende de la persona que la prepara, no de las ollas.
Si intentáramos cambiar de ollas no abastecería para todos los negocios,  porque no hay muchos lugares que las ofertan. Ya son casi inexistentes.
Para cambiar  las ollas también tendríamos que cambiar la cocina, porque las ollas de barro no pueden pararse en las  semiindustriales, donde preparamos nuestros platos.

Irene Rojas
Dueña de un restaurante
“Las ollas nos duran máximo año y medio”
En el restaurante cocinamos almuerzo y platos extras para el mediodía, y platos variados  acompañados de una sopa blanca para la noche. Por eso a nosotros las ollas nos duran máximo año y medio.
Preparamos entre 200 platos al día para el mediodía y para la noche, 100. La demanda es alta porque la gente que trabaja aquí alrededor, cerca a la calle Figueroa, y además los vendedores en los puestos callejeros piden nuestros platos.
Como tenemos mucho cliente debemos preparar en grandes ollas nuestra comida y por eso lo hacemos en ollas de aluminio.

 

Alvaro Valero / Página Siete.

Debajo del puente Abaroa ofertan las ollas ecológicas desde 20 hasta 80 bolivianos.

Verónica Zapana  / La Paz

Direccion de Gustu

6 Mar

g

 

¡Yanapakuna!

(¡Ayudémonos unos a los otros!)

El primer y más grande proyecto de Melting Pot Bolivia, ha sido la apertura de GUSTU, restaurante de alta cocina que trabaja única y exclusivamente con productos bolivianos de todas las regiones del país para mostrar al mundo su variedad y riqueza, y así constituirse en un escaparate internacional del verdadero potencial de la cultura gastronómica de Bolivia.

Al mismo tiempo, GUSTU es una escuela dedicada a formar a jóvenes bolivianos en actividades culinarias y gastronómicas, dándoles la oportunidad de recibir entrenamiento profesional en un lugar que ofrece todas las condiciones y facilidades para ello. Su objetivo es lograr la capacitación de aquellas manos que tratarán y presentarán con respeto los productos desarrollados por la naturaleza, despertar en ellos el sueño de crear, redefinir y descubrir las inmensas posibilidades de esta generosa tierra y conseguir así la revalorización de la cocina boliviana haciendo de ella una fuente de unidad, igualdad y orgullo.

http://restaurantgustu.com/

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

El blog de la Molmitos

Tal como soy, tal como pienso, tal como siento: sin pelos en la lengua...

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Support

WordPress.com Support

A %d blogueros les gusta esto: