Tag Archives: Vinos

Vinos Magnus

18 Mar

Ubicada en Torrecillas a 10 minutos del centro de Tarija, cuenta con una capacidad de producción de 41.000 Litros. Esta bodega es la mas joven de Bolivia iniciando su producción en 2003.

Bodegas MAgnus produce vinos de altura estabilizados de manera natural. Actualmente solo están disponibles dentro de Bolivia.

  • Cabernet Sauvignon
    2007 – 2008
  • Syrah – Cabernet Sauvignon
    2008
  • Merlot – Cabernet Sauvignon
    2007 – 2008
  • L`rose
    2010 – 2011

Informes y Reservas a los Teléfonos:
Telf.:(591)-(4) 6112462
Fax:(591)-(4) 6643463
Página Web: http://www.bodegasmagnus.com
bodegamagnus@yahoo.es

Anuncios

Vinos Aranjuez – Bodegas Milcast Corp. S.R.L

8 Mar

aranjuez_2-001

 

 

BODEGAS MILCAST CORP. S.R.L. fue fundada en marzo de 1976 por Don Milton  Castellanos E. y Doña Hebe Cortez V.G. Como una sociedad familiar dedicada a la actividad agroindustrial.

Una Sociedad Familiar
Vinos Aranjuez es marca registrada de Viñedos y Bodegas MILCAST Corp. que fue creada por la familia Castellanos Cortez e inició sus actividades en marzo de 1976. Hoy como siempre, nos esmeramos en que nuestros consumidores sientan la dedicación y cuidado que todo el equipo Aranjuez brinda en la elaboración de nuestros vinos que nacen con la magia del excepcional Terruño en el que se cultivan nuestras uvas de altura. Desde que empezamos nuestras operaciones emplazamos nuestra bodega en la pintoresca zona denominada “Aranjuez” de la Ciudad de Tarija; de ahí el nombre, con el que identificamos a nuestros vinos.

Las Viñas 
Las viñas de Aranjuez se encuentran ubicadas en la localidad de Santa Ana la Vieja en el Valle Central de Tarija a 2000 m.s.n.m., misma que posee características de suelo y microclima únicos para la producción de las cepas de altura de calidad con las que elaboramos nuestros valorados vinos. En las más de 60 Has. habilitadas con las que contamos, cultivamos variedades de origen francés que se adaptaron excepcionalmente al suelo Tarijeño. Con la experiencia adquirida, estamos ampliando constantemente nuestros cultivos y mejorando el manejo de nuestras viñas.

Los Vinos
Nuestros vinos son la síntesis de todos los factores anteriormente mencionados; pero ante todo, del esmero, dedicación y cariño que entregamos en todas y cada una de las actividades relacionadas a la obtención y cuidado de nuestros vinos que van desde el cultivo de las viñas hasta que los mismos son puestos a disposición del consumidor. Actualmente contamos con los siguientes productos

http://www.opal.com.bo/vinos.php

LA PAZ COCHABAMBA SANTA CRUZ TRINIDAD TARIJA
Calle República Dominicana
Nº. 2144 Esq. Natalia Palacios Miraflores
Teléfono:
(591-2) 214-6561
(591-2) 214-6588
Ver croquis

Calle Casto Rojas Edif. Veronica Cinco, Planta Baja
Teléfono:
(591-4) 414-0939

Barrio Jerusalém
Km. 7 1/2 Norte
Teléfono:
(591-3) 3417121
Fax: (591-3) 370-1878
Ver croquis
Avenida Adolfo Velasco Avila
Nº. 51
Teléfono:
(591-3) 462-2887
(591-3) 462-1321
Fax: (591-3) 462-1393
Avenida Alto de la Alianzaentre Americas y Saavedra
Teléfono:
(591-4) 667-2187

Campos de Solana, Coleccion de Altura

5 Mar

Colección de Altura, un vino de lujo de Campos de Solana

 

“El vino y el singani los llevo en mi sangre porque más allá de la producción es un sentimiento y tradición familiar”, comenta Luis Pablo Granier, quien a sus 28 años es uno de los principales ejecutivos de la cuarta generación de la familia Granier.

El joven empresario es gerente de Producción de las empresas nacionales Casa Real y Campos de Solana, que producen singanis y vinos desde sus bodegas en Tarija.

Esta semana en la capital chapaca, Campos de Solana lanzó al mercado 4.000 botellas de vino de la Colección de Altura en su edición limitada y de lujo.

Antes de explicar las características de este vino, Granier recordó que su familia está vinculada con la producción vitivinícola desde 1925. Su bisabuelo Julio Ortiz Linares inició la industria en el valle de Los Cintis. “Mi abuelo, don Luis Granier Ballivián, era su yerno, trabajaba con él y aprendió mucho, le traspasó toda su experiencia de hacer un buen vino”.

Los Granier son conocidos como una familia tarijeña, pero pocos saben que son paceños que se afincaron en Tarija para desarrollar esta industria.

“Mi abuelo, mi padre Luis Granier y mi tío Fernando Granier, quien falleció hace dos años, todos son paceños e hicieron vida en Tarija”, recuerda.

En 1981 se creó la empresa Casa Real y ahora el empresario recuerda que desde niño vio construir la empresa desde el primer ladrillo.

“Recuerdo desde chico que mi abuelo siempre nos decía: hagan las cosas bien”, dice al recordar a los fundadores de la industria del vino en Bolivia. Junto a su prima María José Granier son los únicos dos nietos que trabajan en la empresa.

Una delegación de periodistas visitó las empresas de los Granier y recibió, como el vino, un trato de altura desde su arribo a Tarija. Unos 15 medios de comunicación de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Tarija y un grupo de publicistas de Mendoza, Argentina, que trabajan en la campaña de promoción, fueron recibidos con guirnaldas para hacer conocer la producción de los vinos de altura.

Los enólogos argentinos Jorge Furio y José Argúmedo, y el  boliviano Nelson Sfarcich, además del embajador de marca Eric Lacoste, de nacionalidad francesa, explicaron, cada uno por separado, las bondades y el proceso de producción de la Colección de Altura.

Este añejo de lujo incluye tres variedades de vino en una sola botella: contiene el 80% de Cabernet Sauvignon, 15% de Malbec y 5% de la variedad Merlot.

Tiene una antigüedad de 12 años y la uva ha sido cultivada a una altura de 1.900 metros sobre el nivel del mar. El vino estuvo dos años en fábrica, pero además estuvo seis meses en botella antes de salir al mercado. Hace una semana que ya se vende a Bs 150 en los principales mercados.

La crianza de la uva fue de 24 meses en barricas donde el 80% es de roble francés y el 20% roble americano. Cada una de estas barricas le da un sabor y aroma especial debido a la madera.

La Colección de Altura es uno de los vinos más galardonados, obtuvo más de diez premios internacionales. Ahora, con esta nueva edición participará en los mundiales de Canadá, Bélgica y una competencia en París.

La producción anual de vino alcanza a 1,5 millones de botellas y logró un crecimiento del 20% en esta producción, según explicaron los ejecutivos de estas dos bodegas bolivianas.

Plantean tributar impuestos por igual 

Las empresas Casa Real y Campos de Solana plantean al Gobierno tributar impuestos por igual tanto para empresas nacionales como extranjeras para el Fondo Proleche.

El gerente regional de D&M y director comercial de Casa Real y Campos de Solana, Juan Trigo, manifestó en Tarija que están plenamente de acuerdo en beneficiar a la niñez con estos fondos, pero que “el mismo debe ser por igualdad de condiciones tanto para empresas nacionales como extranjeras”.

La propuesta inicial, que aún está por definirse en la reglamentación, es que las empresas nacionales aporten con Bs 0,10 centavos y las extranjeras con Bs 0,40 centavos. Esta desigualdad no le convence a Trigo. “Este tipo de impuestos no están bien dirigidos, es un incentivo a lo informal”, señaló. “En la producción nacional no necesitamos impuestos, sino incentivos a la producción”, protestó luego de pedir transparencia y controles en los destinos de estos fondos  para que se inviertan en los niños.

 

La Razón / Édgar Toro Lanza / Tarija

00:00 / 18 de marzo de 2012

 

Uvairenda

26 Feb

Diapositiva2-002

Economía

Ronald Pérez

La empresa de vinos Uvairenda se planteó el objetivo de crecer y para ello apuesta a incrementar su producción de vinos a 5.000 botellas, pese a que este año las plantas produjeron solamente el 10% de su potencial total.
Uvairenda es la primer bodega boutique en el oriente boliviano y cuenta con los cuatro puntos esenciales para la elaboración de vinos de alta calidad: la genética de la vid, la tierra, el clima y el recurso humano. Se encuentra ubicada en la localidad de Samaipata, a 120 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz.
Según el gerente general de Uvairenda, Peregrín Ortiz, la capacidad de producción de vino de esta bodega crece anualmente y de manera satisfactoria. Aunque las plantas aún son jóvenes y sólo produjeron este 2011 el 10% de su total potencial, se estima que para el 2012 este rendimiento se duplique hasta obtener un total de 5.000 botellas.
Las plantaciones de esta bodega se encuentran a 1. 750 metros sobre el nivel del mar, característica que le da el nombre de la marca de su mejor vino, de nombre 1750.
Esta viña, cuyo nombre es el neologismo entre uva, una palabra de la lengua española, y renda, que en guaraní significa lugar de, ha demostrado que existen 33.000 hectáreas aptas para la producción de vino de alta calidad en los Valles Cruceños, lo que puede quintuplicar la oferta de esta bebida en el país.

 
Habilitan ruta turistica
Uvairenda, la primera bodega boutique de la zona, es el nuevo destino turístico para quienes deseen pasar una jornada de aprendizajes y sabores relacionados a la viticultura.
A sólo 120 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra y bajo la guía del equipo enológico, el recorrido consiste en mostrar la viña, sus plantaciones, la bodega y todo lo relacionado al proceso de elaboración de los vinos de altura. Luego, un sommelier dirige una cata y maridaje del mejor vino, de nombre 1750, además de fiambre y queso del lugar.

El Mundo, Domingo, Febrero 03, 2013.

Bodegas y Viñedos de La Concepción S.A.

20 Feb

 

 

 

Es una empresa vitivinícola situada en la localidad del Valle de La Concepción, a 27 Km. de la ciudad de Tarija en el sur de Bolivia. 


El lugar donde están ubicados los principales viñedos perteneció originalmente a don Luis de Fuentes y Vargas, fundador de la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa. Luego estas tierras fueron transferidas a don Juan José Fernández Campero y Herrera (Marqués de Tojo), que posteriormente dono a la orden de los Jesuitas a principios del siglo XVIII. Hoy en día la empresa conserva en su Hacienda La Compañía, plantas de vid que tienen más de 200 años y que crecen enroscadas a los molles, un árbol típico de la región.
Hoy en día, la bodega tiene una capacidad de 2 millones de litros para la producción de vino y singani, y tres propiedades en la zona con 75 hectáreas de viñedos a una altura que fluctúa entre 1.700 y 2.500 metros sobre el nivel del mar.
El año 1999 marca un hito para BVC S.A., puesto que ese año se lanzó la línea de vinos Cepas de Altura: la máxima expresión de lo que se puede lograr con los vinos de altura; un éxito de mercado indiscutible. El turno para demostrar las capacidades del singani,  “destilado nacional por excelencia”, llegó en 2001 cuando BVC S.A. presenta Tarixa, Singani Añejo de Rujero, un fino destilado de uva añejado durante siete años en barricas de roble francés, al estilo de los mejores cognacs de Francia.

 

Agencias y Sucursales La Concepción

LA PAZ
Calle Cañada Strongest Nro 1620, Zona de San Pedro • Telf.: (591-2) 2484812 – 2483197
Contacto: Rubén Darío Rollano | E-mail: rdrollano@bodegaslaconcepcion.com

COCHABAMBA
Calle Nataniel Aguirre Nro. 577 • Telf.: (591-4) 4121967
Contacto: Miriam Oviedo | E-mail: moviedo@bodegaslaconcepcion.com

SANTA CRUZ
Av. Roca y Coronado 4º anillo • Telf.: (591-3) 3571531 – 3571551
Contacto: Margot Nogales | E-mail: mnogales@bodegaslaconcepcion.com

SUCRE
Calle Camargo Nro. 462 • Telf.: (591-4) 6913779
Contacto: Guido Calvo | E-mail: gcalvo@bodegaslaconcepcion.com

TARIJA
Oficina Central BVC S.A.: Calle Colón Nro. 585 • Telf.: (591-4) 6632250 – 6645040
Contacto: Ricardo Córdova | E-mail: rcordova@bodegaslaconcepcion.com

ORURO
Calle Adolfo Mier esq. Soria Galvarro • Telf.: (591-2) 5257500
Contacto: Sara Jauregui

POTOSÍ
Calle Lanza Nº 27 Telf.: (591-2) 6226717
Contacto: Eliana Vargas

EXPORTACIONES
Contacto: Ing. Sergio Prudencio| E-mail: sprudencio@bodegaslaconcepcion.com

http://www.bodegaslaconcepcion.com/inicio/

Entre Uvas, Vinos y Singanis de Intenso Sabor

16 Feb

  • Jaime Rivera, propietario de la bodega Cepa de Oro, en Camargo.

    Enclavado en un colorado cañón de elevada altura y laderas escarpadas, donde la temperatura del sol no deja resquicio sin abrasar, Arturo Avilés, hombre de unos 50 años de edad y vitivinicultor de centenaria tradición familiar, recuerda que cuando era niño sus abuelos producían grandes cantidades de uva y vino, y en una ocasión, cuando quisieron carnear un chancho, “a falta de agua lo rasparon con vino”.

    Esta anécdota, lejos de testimoniar el derroche del “elixir de los dioses”, como se lo conoce al zumo de uva fermentado, nos revela la importante presencia de la bebida espirituosa en la vida cotidiana de los habitantes del valle del Cinti, costumbre que surgió como resultado de la ocupación española.

    Ubicado a una altura promedio de 2.350 metros sobre el nivel del mar, en Chuquisaca, el valle del Cinti, protegida por esa hendidura geomorfológica, alberga a los municipios de Camargo, Villa Abecia y Las Carreras, que guardan una historia de casi 500 años de práctica en la producción de vinos y singanis, con bodegas y parras muy antiguas, como lo atestiguan las primeras misiones religiosas de dominicos, jesuitas y agustinos, que llegaron al lugar en 1584, y convirtieron esas tierras en verdaderas fortalezas agrícolas de vid, olivo e higueras para el consumo de los españoles.

    De clima templado mesotermal, poca lluvia y mucha radiación solar, en complicidad con la altura y las propiedades del terreno ferroso, el valle confiere a sus frutos como el durazno, manzanas, higos, ciruelas, membrillos y en particular a la uva, una calidad única en aroma y sabor.

    “Nosotros tenemos una orografía muy particular y una climatología muy propia, que no depende de corrientes del sur o del norte, es un oasis prácticamente en medio de un desierto”, manifiesta Mario Molina, presidente de la Asociación de Bodegueros de Cinti (ASOBOC).

    Este carácter único del clima, indica el enólogo, hace posible que “nuestras uvas estén caracterizadas por su alto contenido sólido y de azúcar, lo que tiene que ver con el sabor, el aroma y el color de la fruta, porque acá tenemos más de un 90 por ciento de radiación solar y eso es muy exclusivo en todo lo que produce el valle de los Cintis”.

    Esta aseveración se puede comprobar al visitar las bodegas y viñedos constituidos en el valle, donde el aroma a néctar de uva fermentada, en sus matices dulce y áspero, frutados y alcohólicos, invaden hasta los olfatos más reticentes y despierta el interés de una degustación impostergable de más de una copa de vino.

    Las manos laboriosas de sus habitantes consagradas al cultivo y cosecha de la vid, y elaboración ancestral de sus derivados, garantizan un producto de alta calidad heredada y aprehendida desde antes de sus abuelos.

    “Nosotros somos viñateros desde que aprendimos a andar, hemos nacido hijos de viñateros y nos hemos congregado siempre en la viñas”, señala Armando Gonzales, hombre de 83 años, dueño del viñedo San Roque, en Camargo, y de parras que superan los 200 años de vida.

    Similar testimonio manifiesta Jaime Rivera Valdivieso, propietario de la Bodega Cepa de Oro, fabricante del famoso oporto “Vino del amor” y el ineludible blanco Torrontés, donde la tradición familiar se transmite por casi tres siglos, de padres a hijos. “Acá tenemos viñedos que tienen más de 100 años, es una tradición familiar desde mi abuelo, estamos hablando desde 1880 más o menos, cuando él estaba dedicado a la producción de uvas, vinos y singanis”, asegura.

    La producción de singani de calidad tiene su monopolio en la bodega San Antonio y su producto ganador 8 Estrellas, de Luperio Martínez, quien sabe cómo obtener el más fino aroma y sabor, persistente en el paladar, resultado del procesamiento del Moscatel de Alejandría.

    Mario Molina, dueño de la bodega La Casona de Molina, y también ganador de varios premios en las ferias de vino, remarca la importancia de revalorizar el valle del Cinti por su inigualable y única producción. “Tenemos muchos productos que precisan ser revalorizados y reconocidos por el mercado nacional, por una producción centenaria en la región y fiel testigo de eso, es todo lo que nos rodea con los viñedos, cepas y bodegas centenarias, como un legado de padres a hijos. Estamos hablando de unas 10 generaciones”, dice.

    Misma tradición reproduce en Villa Abecia Tomás Daroka, con su añeja y artesanal Bodega Don Tomás, ganador de varios reconocimientos con su oporto El Poblador y el destacado Rosé Cinteño. En las etiquetas de sus botellas se advierten sugerentes sabidurías. “El que bebe vino…se emborracha, el que se emborracha…se duerme, el que se duerme…no peca, el que no peca…se va al cielo, …bebamos vino para ir al cielo”, concluye.

    Pero en lo que más destacan los cinteños es en su cortesía y hospitalidad. Provistos de su mejor cosecha -botella en mano- reciben a los visitantes para hacerles degustar su artesanal vino, acompañado con queso de cabra, aceitunas, jamón y escabeche de durazno.

    En tanto, en las más de 400 hectáreas de plantaciones de uva del valle, los 28 grados de temperatura en el cañón, de manera silenciosa, nutren a los viñedos con la radiación solar, que mediante el proceso de síntesis química producen el preciado resveratrol, componente conocido como el elixir de la eterna juventud por sus propiedades antioxidantes y anticancerígenas que prolongan la longevidad de las células.

    Variedades de cepas

    Cuando los españoles arribaron al lugar, en el Siglo XVI, encontraron en Cinti a la tierra ideal para el cultivo de la vid. Plantaron las primeras cepas con la variedad misionera o negra criolla y la uva Moscatel de Alejandría, esta última da origen a la elaboración de singani.

    Otras cepas presentes por esas tierras son la Vischoqueña, Rosada Criolla, Cereza, Pedro Jiménez y Sultanina.

    En la última década se realizaron importantes inversiones en la región para traer al país las mejores cepas de vid que ahora se expresan en tintos como Cabernet Sauvignon, Malbec, Barbera y Merlot. En vino blanco, Franc Colombard, Chardonnay y otros.

    Forma de cultivo de la vid

    La forma ancestral del cultivo de la vid en el valle del Cinti aún se mantiene y pervive en combinación con las nuevas técnicas de producción. El árbol de Molle y el Chañar siguen siendo los soportes para las matas de uva por su gran beneficio ante las plagas y las ocasionales granizadas.

    “En los viñedos utilizamos el sistema espaldera que está de moda y luego tenemos la forma tradicional de cultivar la vid que es en árboles, en molles y chañares, que es de muchos años”, refiere el vitivinicultor Jaime Rivera.

    Otro detalle en la producción de vinos es el almacenamiento del líquido en barricas de algarrobo -fabricados por artesanos del lugar- y roble alemán, aunque en los últimos años esta modalidad está siendo desplazada por depósitos de plástico.

    Calidad antes que cantidad

    Conscientes de los pocos terrenos que tienen para la plantación extensiva de uva, los productores y bodegueros del Cinti apuestan por una producción de calidad sobre la cantidad.

    “El espacio geográfico para desarrollar cultivos de uva es muy reducido, no tenemos grandes extensiones como para competir con Tarija, es por ello que el tratamiento de nuestros productos es casi orgánico, prescindimos de los insecticidas para garantizar posteriormente un vino y singani de calidad”, señala Mario Molina.

    El sector tuvo su auge por los años 80 y 90, con la industria SAGIC (Sociedad Agrícola Ganadera e Industrial de Cinti) que producía el singani San Pedro de Oro. SAGIC compraba toda la producción de uva del lugar a buenos precios. Con la caída de esta empresa, muchos productores tuvieron que abandonar sus tierras a falta de mercado.

    Actualmente, en la región hay 16 bodegas productoras de vinos y singanis abastecidos por unas 60 asociaciones de productores de uva. De las 1.700 hectáreas que tiene el cañón, más 400 están dedicadas a la vitivinicultura.

    Más que una ruta del vino

    Más allá de la tradición del vino, el lugar destaca también por los caminos precolombinos, dólmenes, cataratas y ríos, además de su exquisita gastronomía. En ese sentido, la región apuesta por un reconocimiento a su particularidad geográfica y sociocultural, con un sello de calidad que es la Identificación Geográfica (IG), que busca patentar la zona.

    “En una alianza estratégica, entre productores de uva, bodegueros, autoridades, turismo y transporte, hemos visto que la única manera de ser buenos y competir con los demás es exponiendo nuestras fortalezas como nuestras características geográfica y topográficas, por la calidad de los cultivos, por la calidad de la uva y sus orígenes, por su incomparable paisaje”, señala el alcalde de Camargo, Juan Antonio Barrera Bellido.

    El sello de Identificación Geográfica permitirá que todos los productos que se elaboren en el valle sean protegidos por el Estado, señala Juan Carlos Aldunate, encargado de comunicación y promoción del Proyecto de la IG-Valle del Cinti.

    “Insertar un vino con este sello, va a permitir a la población saber que este producto vinífero ha sido producido bajo normas estrictas de calidad, es decir, que las bodegas en sus buenas prácticas utilicen los procedimientos de calidad de acuerdo a sus normas nacionales e internacionales de producción de vinos”, señala.

    Como cada tarde, con el ocaso del sol el colorado cañón adquiere una tonalidad más intensa. El trajinar afanoso de los productores se vuelve apacible con el retorno a sus hogares, pero sin descuidar el compromiso adquirido por sus ancestros, de continuar con la tradición centenaria. En tanto, los fragantes viñedos, al compás del durazno, el manzano y las plantas de higo, guardan los secretos de un memorable vino, testigos silenciosos de las distintas misiones que recorrieron el cañón en busca de asentar su preciado tesoro e historia, la historia del vino y del singani.

    ERBOL  Miércoles, Febrero 13, 2013 – 10:55

    Texto: Luis Fernando Cantoral

    Para mayor información contactarse con: Jaime Rivera Baldiviezo Cel.- (591) 67601515 Km. 18 carretera Camargo-Tarija, Municipio de Camargo, Provincia Nor Cinti – Dpto. de Chuquisaca

    Sucursal.- Calle Potosí nro. 328 – Municipio de Camargo

    En Sucre: Calle Colón # 425 – Telf.: (591-4) 6443022 / 72872578 / 72890940

    En Santa Cruz.- (591) 71164500

    Sitio web: www.cepadeoro.net      Email.- cepadeoro@hotmail .com – jamesjarc@gmail .com

Samaipata el Nuevo Destino Enologico de Santa Cruz

3 Oct

 

 Desde que hace 450 los españoles llegaron a Santa Cruz y plantaron las primeras cepas para poder beber el vino propio de su cultura, estas cepas se mantuvieron latentes en los Valles Cruceños , donde la uva siempre estuvo presentes entre los paisanos de este bello terruño en sus parrales de uvas de mesas que son herencia de sus antepasados que durante la colonia también fermentaron para los vinos de Misa de las iglesias del Obispado de Santa Cruz. Pasado casi 450 años renace esta vieja tradición para unirse a Tarija y lograr un nuevo destino enológico en los valles de Santa Cruz.
“Valle de SAMAIPATA”   de los Vinos de Santa Cruz
A mediados del siglo pasado un emigrante croata se casó con una samaipateña y además de hijos engendró una hermosa viña en el Valle de Samaipata, esta viña bautizada con el apellido del croata MILETA embotelló  con la marca VINOS MILETA un mosto afinado y hecho con uva criolla, un tinto medio dulce, que si bien entraba en las casas de los cruceños la mayoría de las botellas  iban a las sacristías y se usaba para Misa. Aquel vino medio dulzón se convertía así en sangre de Cristo después de la consagración y sirvió también como buen acompañamiento para que junto a la chicha deleitara los paladares de los cruceños y viajantes que venían por estos lares.
Pasados 20 años el viejo Mileta, dijo basta y sus hijos no siguieron con el emprendimiento bodeguero de su padre. Por los 70 hubo una nueva intentona, el Ingeniero Jorge Arias llegó a embotellar 800 botellas con el nombre de “DON JORGE”, de un vino con muy buena traza hecho por un enólogo argentino, con uvas compradas en el exterior, también adquirieron autenticos corchos de alcornoque  y en estas operaciones y trasiegos el gaucho, resulto ser un chanta y desapareció, el bueno de Jorge Arias se quedó “compuesto y sin novia” mejor dicho “y sin su  “DON JORGE” y aquel interesante proyecto enológico  del el valle de Samaipata murió.
 Con el Siglo XXI, la primera bodega en Santiago del Valle a solo 10 kilómetros de Samaipata, iniciativa de  Jorge Vargas, quien apostó  por las uvas Moscatel de Italia, Quebranta y Moscatel de Alejandría y con estas frutas Vargas comenzaba a destilar el vino con alambiques comprados en Perú y en la actualidad están sacando un destilado tipo Singani o Pisco que lo han bautizado como MOSCATO. Vargas también se ha lanzado al tinto y ha empezado a embotellar un Cabernet Sauvignon.  Viñas de Vargas cuenta con 3 viñedos que suplen su producción enfocada en dar una nueva opción al amante del singani. Este es un loable proyecto para alabar y alentar.
A este proyecto, en la actualidad, se tienen que sumar dos más, uno que ya es una realidad que bajo el nombre de Bodega UVAIRENDA, embotella el vino 1750 impulsado por el tándem Roig-Ortiz.
Y el otro que en dos o tres años empezará a trajinar sus mostos y con 13 hectáreas está sobre la ruta al famoso FUERTE y que ha empezado con el buen hacer y el cariño que pone en las cosas el empresario Carlos Landivar.
Con estas tres realidades enológicas y otras que están en ciernes en los valles, no nos extrañaría nada que pronto tengamos en Santa Cruz una D.O (Denominación de Origen) que bajo el nombre de Valle de Samaipata u otro similar albergara a todas estas emergentes bodegas.
UVAIRENDA – 1750
Si con una palabra pudiéramos definir esta Bodega la llamaríamos “La Ladera”. Si usted llega a Samaipata vaya en dirección al Hotel  El Pueblito que está en una pronunciada colina y todo lo que es la ladera es la Viña de Uvairenda, en la cúspide la Bodega y al lado la casita que será la recepción del enoturismo.
Sin lugar a dudas este proyecto tiene todas las trazas para convertirse en uno de los proyectos enológicos más importantes de Bolivia, siempre y cuando el fuelle económico aguante y el terroir sigue dando estos estupendos frutos.

Los impulsores de esta nueva Bodega Boliviana tienen los conceptos claros, hacer de los procesos que van desde el Terroir a la Bodega, todo lo más natural posible, como nos decía el Roberto Aguilar  “La idea es que en esta viña se mime la uva, que se golpee el fruto lo menos posible, para que desde que empieza el ciclo de la vid hasta que se embotella el vino todo sea lo más natural posible”.

Dicen los expertos que para tener éxito en un emprendimiento hay que tener cuatro cosas: Conocimiento de la materia, Pasión, Fondos y Creatividad. Si dejamos a un lado el vil metal, personalmente, lo resumiría en tres palabras Credibilidad, Creatividad y Sensibilidad.

Estas son precisamente las tres características del cruceño con sangre catalana y ahora afincado en Estados Unidos, Francisco Roig, quien  parió este  proyecto y ahora lo hace realidad junto a su socio Peregrín Ortiz que a pie de terroir le suple a “toque de blackberry”, convirtiendo este sueño en realidad.

El sueño de Francisco desde muy joven fue el mosto, el producir vino, y en el sótano de su casa ya trajinaba uva, turriles, levaduras  y fermentaciones. Sus vinos artesanales eran apreciados por sus familiares y amigos, y todavía sigue en este empeño en su casa norte americana.  Un día decidió reunirse con su amigo de toda la vida Peregrín y cambiar el sótano por una bodega, de su bodega de juguete a una profesional y con todas las consecuencias y así llego a hacer este  sueño realidad, desde hace cuatro años UVAIRENDA es una gratificante y sorprendente realidad.
Ya han tenido dos cosechas, los vintages de 2010 y 2011. La  vendimia del presente año ha sido la primera de Bolivia terminando de cortar los últimos racimos el tercer sábado de febrero de 2011.
Para coordinar la viña y bodega de Samaipata han  buscado el “expertise” del profesor Philippo Pszczólkowski, quien con ingenieros egresados de la universidad Católica de Chile están entrenando al personal de la bodega y apoyando los procesos de vinificación. En estos momentos es el  joven Roberto Aguilar quien ha tomado la batuta del vintage de 2011 con las indicaciones de Francisco Roig en cuanto a la vendimia y realización los cortes.
En Uvairenda,terminada la primera fase de la bodega, podrá producir unos 50.000 litros. En esta viña se ha apostado  por variedades tradicionales como el Cabernet  Sauvignon, Syrah, Tannat , también por Malbec y Merlot que en estos momentos están de modo experimental,  además se han plantado cepas de frutas blancas como Chardonnay. Uvairenda con estas frutas pondrá en el mercado boliviano vinos varietales, trivarietales. Tintos, rosés y blancos.
Pero no todo es a corto plazo,  ya están pensando a medio plazo, y este año se plantará 1600 cepas a raíz desnuda de Chardonnay y Tannat recién traídas desde el sur de Francia.
Esta bodega quiere ser el centro de la producción de vino de Samaipata y está animando a otros vecinos y pobladores de la zona a plantar vides para que usen sus instalaciones en los procesos de producción.
Cuál es el secreto de Uvairenda, por un lado la Pasión de Francisco Roig, la Credibilidad del equipo de la universidad Chilena capitaneada por Philippo Pszczólkowski y la creatividad de Peregrín Ortiz que sabe sacar de donde no hay.
 En la actualidad  un  equipo de campo encabezado por Fidel Sibaute, miman la viña para que se convierta en una “niña bonita”  y un plantel de operarios en bodega y laboratorio, hacen de este proyecto una realidad llena de futuro y con una proyección tremenda.
El vino que sale de esta bodega se ha bautizado con el nombre  “1750”, cifra que indica la altura en que se encuentran los viñedos de Uvairenda, tiene una proyección fantástica y esperamos en los próximos años logremos catar la mejor expresión de este gran potencial. Por ahora todo va por muy buen camino y los primeros caldos han cautivado a todo aquel que lo ha probado.
VIÑA DEL VALLE DE LA PURIFICACIÓN
Otro de los proyectos que se ven sólidos y con futuro es el del empresario cruceño Carlos Landívar, que acaba de plantar sus primeras cepas en la ladera junto al famoso Fuerte de Samaipata, un total de 13 hectáreas de Cabernet Sauvignon, Merlot, Tanat , Sauvignon Blanc y Chardonnay.
Landivar es un hombre meticuloso, y le gusta como él dice “empezar desde cero”, paso a paso, pero con zancada firme. A Carlos no le gusta la mediocridad y lo que hace lo hace bien. Así que en la enología seguirá esta misma filosofía.
 Asesorado por el enólogo franco-chileno  Francois Massoc consultor de varias viñas en nuestro continente, formado en Francia y con la consultoría “Massoc y Parra”, ve en este proyecto un reto muy importante pues se trata de constatar alguna de sus teorías donde la climatología, el terroir y la altura juegan un papel importante para esta nueva viña que su primera cosecha se recogerá en tres años en el pueblo del Valle de la Purificación, que es el nombre que recibió de los españoles  el hermoso valle donde está Samaipata, y así llamará Landívar a su Bodega,
El Valle de la Purificación era hace 450 años,  la población de tránsito obligatorio desde el la Gobernación del Río de La Plata, sobre todo desde Asunción del Paraguay y Santa Cruz de la Sierra con las minas que se encontraban en los Andes y el puerto en Lima.Ahora, Samaipata, con estos proyecto puede convertirse como importante vía de producción vinífera en Santa Cruz y llegar en un futuro a un centro exportación  como lo era antaño en tiempo de los españoles.
Para esto Carlos Landivar construirá una gran Bodega con todos los detalles para este proceso. Deseamos de todo corazón que las plantas que en este 2011 se han plantado puedan tener su primer fruto vinificable en tres años, pedimos a Dios estar en el Valle de la Purificación para probarlos.
Samaipata, Descanso en las Alturas, El Valle de la Purificación, Encuentro de Culturas, es un sin fin de cosas a descubrir, en la actualidad se cree que fue un centro importante para varias de culturas ancestrales como: Las Culturas Amazónicas, las Culturas Andinas y las Culturas del Gran Chaco. Hoy, tiene un nuevo aliciente una nueva ruta  del vino en Santa Cruz…. Una nueva alternativa que se suma a Tarija para seguir fortaleciendo la industria nacional.
TURISMO ENOLOGICO
Junto a las bodegas de Samaipata, el visitante tiene que estar cerca de la viña, disfrutar de la gastronomía y de un buen dormir, Pared con pared con Uvairenda está el Hotel boutique u Hotel con encanto “El Pueblito”, regentado por  Giovanni Guidetti y Sandra Serrate. Nos solo son buenos anfitriones, sino además unos verdaderos amantes del vino.
Nos reciben con una camisa adoc a las circunstancias con sus estampados de botellas cepas racimos y copas de vino. El Hotel está lleno de dibujos y pinturas realizadas por la laboriosa artista Sandra Serrate, donde el vino es el motivo principal de la decoración, y para colmo le recomendamos que se hospede en la habitación que se llama “la taberna”.
No hemos visto nunca una sinergia tal entre Bodega, viña y Hotel. Un hotel con encanto para un viaje de ensueño entre viñedos hermoso paisaje e historia.
Además de “El Pueblito”, Samaipata te ofrece otras casas de hospedaje, restaurantes, cafeterías donde nunca te faltará la botella de Viñas de Vargas, 1750 o la que Landivar está ya plantando en el Valle de la Purificación.
 Samaipata ofrece al visitante un interesante núcleo gastronómico con productos caseros, como los famosos chorizos alemanes, quesos, mermeladas caseras, embutidos, mieles silvestres, horneados típicos…etc  que se unen al vino haciendo de este lugar un destino único en Santa Cruz.
  http://nomesvi.blogspot.com/2011/02/samaipata-el-nuevo-destino-enologico-de.html

Vinos Sausini

5 Sep

Fue fundada en 1982 por la familia Hinojosa se ubica en el valle de San Luis, viñedos de 64 hectáreas cuenta con una capacidad de 5,000 botellas por año.

Elabora vinos Cabernet Sauvignon que produce de uvas importadas de Francia en su bodega de tecnología española.

Valle San LuisTarijaBolivia
Teléfono (591 – 3) 356-5082

En Santa Cruz sólo están disponibles en el supermercado Hipermaxi y en la mayoría de los restaurantes de primer nivel. En La Paz se halla en tiendas especializadas como el Supermercado D’Licor.

Casa Real y Campos de Solana: Vinos con raíces profundas

12 Ago

Por Martha Otazú / Fotos Carla Tejerina – Campos de Solana PDF Imprimir E-mail
Los fértiles valles tarijeños cobijan, desde hace más de 30 años, viñedos maravillosos cuyos frutos son convertidos en singanis y vinos que han ganado premios internacionales por sus múltiples cualidades, muchas de las cuales les son dadas por la altura a la que se cultivan. La familia Granier ha tomado esta tarea como su principal legado y alimenta esta tradición por generaciones.
vino
“Tarija era otra”, comenta Luis Granier Ballivián llevando su recuerdo al día en que, inspirado en la añeja pasión de su suegro, Julio Ortiz Linares, decidió destilar un sueño: sembrar sus propios viñedos y convertir el fruto maravilloso de la vid, gestada a 1950 metros de altura, en aromático y exquisito singani.
Y sí, Tarija ha cambiado en los más de 30 años que le tomaron a don Lucho madurar la hoy denominada Sociedad Agroindustrial del Valle Ltda (SAIV), una floreciente industria que encuentra sus orígenes en la época de la Colonia, y cuyo principal producto, el singani Casa Real, ganó importantes premios. En esencia, sin embargo, el llamado “valle andaluz” sigue siendo como lo describe Granier: un sitio encantador en el que “el clima es bueno y la gente es buena”.
“Gracias a Dios estuvo la ayuda de mi familia, una gran familia -dice don Lucho agradecido-. Tuve unos hijos macanudos que fueron criados con mucho amor a la camiseta”. Granier y sus hijos, Fernando y Luis, con no más de seis empleados, pusieron en tierra los primeros plantines de uva moscatel de Alejandría y echaron a andar los primeros alambiques traídos desde Cinti hasta Santa Ana, una hermosa localidad ubicada en el valle central tarijeño. El sueño comenzaba a destilar realidad,  “pero –dice su gestor- no era lo que queríamos, debíamos tener algo mejor”.
“Trajimos gente de Alemania y Francia”, recuerda don Lucho. No siendo suficiente, él mismo viajó a países productores para aprender más sobre la vid y su cultivo, y pronto comenzó a implementar una tecnología que hoy envidian varios vecinos dentro y fuera del país. Consolidó un moderno sistema de riego a goteo e instaló sofisticada maquinaria, entre la que se cuentan alambiques traídos desde Congnac, Francia;  enormes tanques de fermentación controlados electrónicamente y calderos de cobre que destilan el jugo una o más veces, hasta convertirlo en aromático singani.
Años más tarde, la familia comenzó a explorar en la producción de vinos de altura y el 2000 creó Viñedos y Bodegas Campos de Solana Ltda, comenzando así otro capítulo en su historia.
VINOS CON ALTURA
El Portillo, localidad ubicada a ocho kilómetros de Tarija, alberga a la bodega de Campos de Solana, un hermoso sitio en el que máquinas, tecnología y naturaleza conviven para hacer posibles los mejores vinos.
“Sabemos qué parcelas nos dan vinos de ciertas cualidades”, comenta Granier. El cultivo de la uva y su posterior utilización requieren del conocimiento preciso de cada parcela, de casi cada planta, y un manejo muy cuidadoso desde su siembra. Los más finos requieren de un mayor grado de sofisticación en su atención y selección, se cosechan a mano y se escoge racimo a racimo. La uva da un examen frente al enólogo y éste la convierte en una obra maestra.
El proceso, desde la fermentación hasta que llega al decantador –la mejor manera de apreciar un vino es sacarlo de la botella a un decantador para que “abra” sus cualidades-, es realmente largo. Los reserva o gran reserva deben fermentar durante varias semanas a determinada temperatura, luego ser almacenados en barricas de madera (cada una cuesta aproximadamente mil euros y sólo sirven para almacenar cuatro versiones de vino) durante varios años y posteriormente reposar otro tiempo más en botellas.
El ser cultivado en altura, permite que los rayos ultravioleta den cierta particularidad a la fruta, y por tanto su sabor, color y aroma serán únicos. Campos de Solana ganó varios premios a nivel internacional y recientemente cambió su imagen de marca para adecuarse a los mercados más exigentes. Una nueva etiqueta, diseñada por expertos argentinos, y un nuevo empaque le dan otra apariencia al producto.
EN FAMILIA
El amor por la uva y el trabajo familiar se ha destilado y condensado varias veces y, hoy por hoy, los hombres y mujeres de la familia continúan dando cuerpo a una tradición boliviana.
“De chico lo miraba y sentía el cariño que tenía por la empresa”, comenta Luis Pablo Granier, gerente de Producción de Viñedos y Bodegas Campos de Solana, refiriéndose a su abuelo. “No deja de ir ni una sola mañana a la bodega; yo creo que le puede poner nombre a cada una de las plantas”, añade.
“Como nietos vemos en él a una persona muy trabajadora, cuya filosofía es hacer las cosas bien, sin importar lo que cuesten; eso ha trascendido a todas las generaciones”, comenta. “Se siente un orgullo gigante que te mueve el corazón saber que toda esta empresa fue levantada con sólo trabajo y pasión. Nuestro compromiso es seguir con la misma filosofía”, dice desde el sentimiento.
María José Granier, responsable del área administrativa y financiera, cuenta que en su casa se ha respirado desde siempre el olor inconfundible de la bodega. “Mis primeros recuerdos están ligados a la vendimia, a las viñas, al embotellado. La empresa es un poco mayor que yo, así que fui creciendo con ella. He visto tiempos de mucho sacrificio, épocas en las que mi papá salía a trabajar a las seis de la mañana y volvía en la madrugada. Pero además de los sacrificios están también las satisfacciones, como la de ver que un producto es vendido en una ciudad, después en varias y luego es ganador de reconocimiento a nivel mundial. El día que recibimos el premio como el mejor destilado del mundo fue una alegría para toda la familia, porque era el premio a todo el trabajo y cariño que depositamos en la empresa”, comenta.
CON RAÍCES PROFUNDAS
Desde el primer alambique hasta hoy ha corrido mucho singani y vino por la historia de estas empresas. Más de cien empleados trabajan ahora en la empresa, 170 hectáreas de viñedos germinan una pujante industria, y alrededor de 1000 proveedores de uva contribuyen con su trabajo.
El enoturismo ha comenzado también a ganar espacio gracias a los viñedos y la industria del vino, y se ha creado la Fundación Casa Real, la cual tomó acciones inscritas dentro la responsabilidad social empresarial, entre ella  una guardería para los hijos de los productores, becas escolares y universitarias, además de brindar apoyo a deportistas.
“Hicimos lo que pudimos”, dice con modestia don Lucho. No es casualidad, sin embargo, que su nombre haya bautizado al singani premiado como el mejor destilado del mundo en Chile y Canadá. “Yo no lo esperaba”, dice el pionero, sin embargo, sabe que este es el fruto del esfuerzo familiar.
 “La empresa tiene raíces profundas como para resolver sola las dificultades que pudieran aparecer”, dice sobre el futuro. De hecho, hasta ahora el singani ha probado por sí mismo que es incomparable. Su potencial “rival” a nivel internacional, el pisco, salió de competencia, pues mientras éste es mezcla de varios tipos de uva y se destila como cualquier alcohol, el singani se hace sólo de moscatel de Alejandría con atributos que le da la altura, y sigue un proceso de destilado muy similar al del coñac.
“No somos un pisco, somos un licor de excelencia”, enfatiza Juan Trigo, gerente regional de D&M. “Ganamos un premio como el mejor destilado del mundo en la categoría de aguardientes, en Chile”, confirma. El hecho tuvo mucha repercusión en los medios chilenos y peruanos, al punto que los productores pisqueros comenzaron a hablar de cualidades como el doble destilado, la pureza, claridad y el uso de 100 por ciento uva moscatel, todas propias del singani boliviano.
Está a punto de terminar la vendimia. Tarija es otra en esta época del año, la bodega huele a uvas y fermento, y miles de mosquitas vinagreras surcan el aire fresco en los viñedos. Don Lucho, hombre con la piel marcada por el sol y la tierra, se despide y alista el ánimo para seguir con su rutina de años: hacer vinos y singanis con altura.

Vinos Casa Grande

2 Jul

Bodegas Casa Grande, nace de un proyecto de tradición y de pasión por la actividad vitivinícola. Desde hace aproximadamente  unos 10 años se inició la construcción, del  proyecto Bodegas Casa Grande, finalizando  hace 5 años, fecha en que comenzó su producción, actualmente tiene una capacidad de 450.000 Lts. en tanques de acero inoxidable.  Cuenta con una millonaria inversión en maquinaria y  equipo de última generación, así como también con material enológico francés de primera calidad y  con la construcción de las únicas Caves enterradas naturales en el país, para la crianza de los vino de reserva, en barricas nuevas de roble. Todo este trabajo con el asesoramiento de profesionales reconocidos y de larga trayectoria en la elaboración de vinos de altura, contamos con el asesoramiento especializado del enólogo, máster blender en vinos exclusivos de alta calidad. Pese a nuestra corta edad ya contamos con una medalla a la calidad en un concurso internacional en Europa y estamos considerados dentro de las bodegas más grandes de Tarija.

Casa Grande en todas sus versiones, desde crianza a gran reserva y desde tinto a blanco, buscan ser el vino estandarte de Tarija.

 

VENTAS Y PEDIDOS
ventas@casagrande.com.bo

INFORMACIONES
info@casagrande.com.bo

 GERENCIA GENERAL

GERENTE DE BODEGAS
cecilia@casagrande.com.bo

COMERCIALIZACIÓN Y MARKETING
sergio@casagrande.com.bo
 BODEGA
fernando@casagrande.com.bo

Dirección: Calle Sucre # 338
Departamento: Tarija
Teléfono: (591) 4-34867,(591) 4-6113539
Fax: (591) 4-6672147
E-mail: 
Sitio web: www.casagrande.com.bo

Ruta de Vinos y Singanis

10 Abr

http://www.lavinotecadetarija.com/index.php?option=com_content&view=article&id=38&Itemid=48

Maridaje del Vino

12 Ene

 Vino tinto con carne y el blanco con pescado ya no es un dogma

Maridajes, ¿cómo casar vino y comida?

Hasta hace poco era sencillo: “El vino tinto con carne y el blanco con pescado” Pero, ahora los somilleres nos dicen que hay que considerar la variedad de uva del vino y la forma en que se ha cocinado el plato

Puede que a muchas personas, tener que escoger el vino para una comida, no les seduzca y no es de extrañar. Si a esto además, le añadimos que cada vez hay más bodegas y más marcas en el mercado, escoger el vino adecuado puede resultar una tarea complicada.

Sin embargo, que sea complicado o no, depende mucho de nosotros. En cuestión de maridajes no hay verdades absolutas. Esto no es una ciencia. Por tanto, no le preocupe demasiado, si su elección es la más acertada o no. Porque casi todo el mundo tiene sus propias ideas sobre qué tipo de vino es el más adecuado a cada comida, -incluidos sus comensales-. Es una cuestión de gusto, de paladar, de educación, Lo cual siempre puede dar lugar al desacuerdo. Lo dice el refrán: sobre gustos no hay nada escrito.

En este artículo, no hablamos de marcas, porque, entre otras razones, la lista sería interminable. Nos hemos centrado en los criterios que actualmente se están utilizando para revisar la vieja formula de “carne con tinto y blanco con pescado”.

A la hora de escoger un vino, el tipo de plato puede ser importante, pero la forma en la que ha sido cocinado es lo que debe determinar que nuestra elección tome un rumbo u otro. El segundo aspecto es la variedad de la uva.

CARNES

Para las carnes rojas, vino tinto. Esta es una cuestión, sobre la que no hay dudas. Pero ¿qué vino tinto escoger ? Un entrecot, un chuletón, un solomillo ( de buey) sin más adorno, que una sencilla guarnición, es la gran oportunidad para abrir cualquiera de los grandes vinos tintos crianza o reserva que hay en el mercado. Puede ser de Rioja, Ribera del Duero, Priorato, Somontano, Penedès. Aquí no se busca tanto un tipo de variedad de uva como que sea un vino bien elaborado, robusto, potente y con concentración.

Si va a tomar cordero al horno, ligeramente especiado utilice un tinto (tempranillo, garnacha, cabernet) con una crianza en barrica prolongada. Los aromas de fondos especiados de estos vinos, le va muy bien a este plato. Otra elección interesante puede ser un syrah. Si el cordero lo ha macerado unas horas antes con vino tinto, utilice para la comida el mismo vino y no importa que sea un vino joven. Una regla básica : cuando se prepara cualquier tipo de carne previamente macerada o con una salsa al vino, debe servirse el mismo tipo de vino en la comida que el utilizado en la maceración o salsa.

POLLO

El pollo es una carne neutra que nos permite diferentes tipos de vino. Si lo prepara con un sofrito de tomate, cebolla y plantas aromáticas escogeríamos un vino tinto estructurado pero no demasiado robusto. Nos decantaríamos por un tempranillo, preferiblemente un semicrianza, buscando una ligera carnosidad y un tanino frutal y agradable.

Si este pollo, lo sirve con salsa de trufas y acompañado de champiñones y patatitas asadas, nos iríamos a un vino con más cuerpo. Nos atreveríamos con un reserva de cabernet sauvignon o con un merlot.

Finalmente si el pollo lo adereza con el zumo de un limón y hierbas aromáticas, como por ejemplo, tomillo, y lo mete al horno para asar, nos olvidaríamos de los vinos tintos y nos iríamos a un blanco. Un Chardonnay, por sus aromas cítricos. Escogeríamos un chardonnay joven y no uno fermentado en barrica, porque buscamos frescura, cuerpo y una adecuada acidez.

PESCADO

El pescado no requiere automáticamente un vino blanco. Un tinto puede ser adecuado si servimos un salmón con champiñones. Un bonito encebollado con pimientos y tomate puede servirse con un rosado. Pero tanto al marisco como a los pescados blancos lo que mejor les sienta es un blanco. Además de considerar la variedad de la uva, tendremos en cuenta si es más conveniente un joven o un blanco fermentado en barrica.

Para los pescados en fritura preferimos vinos elaborados con las variedades autóctonas de Andalucia como Palomino. Pulpos, sepias, mejillones y mariscos casan muy bien con albariño, verdejo y godello. Para los guisos de pescado en cazuela de barro, que combinan pescado con algún molusco y están aderezados con perejil, nos gustan los blancos de macabeo, parrellada y xare-lo.

Una merluza rellena de gambas y con una salsa cremosa, pide un vino blanco fermentado en barrica: un sauvignon blanc o un chardonnay. Para otros pescados como el rodaballo, la lubina o el besugo que tienen mucho sabor y caracter, los blancos con crianza son una buena opción, pero la elección dependerá una vez más de su preparación.

PASTA

En los platos de pasta, la salsa lo es todo. Con unos spaguetti con salsa boloñesa tomaremos un tinto joven o con una crianza de 3/4 meses en barrica. Si se trata de un plato de pasta con fondo de tomate y verduras podemos seguir con un tinto joven o tomar un rosado. Si no lleva más que mozarella, orégano y aceite de oliva, un rosado es lo que mejor le va. Sin embargo, escogeríamos un blanco con crianza para unos spaguetti al pesto.

A los platos de pasta con salsas marineras y acompañados de mejillones o sepia, les va desde un blanco joven, aromático y frutal : un macabeo, sauvignon blanc, un verdejo . Tenemos un amplio abanico para escoger. También blancos con crianza e incluso un cava.

Si tomamos pasta fresca al huevo y la servimos con una salsa cremosa, – mantequilla, nata, y parmesano- que es lo que lleva la receta de los fettuchines Alfredo, seguiríamos con un blanco. Tal vez muchos, se decantarían por un blanco con crianza, nosostros preferimos, un blanco de las variedades chardonnay, xare-lo (pansa blanca) y garnacha blanca.

http://www.megustaelvino.cl/blog/?p=1193

http://www.sabormediterraneo.com/vinos/maridajes.htm

Vinos Kohlberg

3 Ene

Les comparto el sito donde encontraran toda la variedad y las direcciones donde hacer sus pedidos de uno de los vinos mas antiguos y tradicionales de Bolivia. También encontraran una Guía del Catador, que da todas las pautas para hacer una buena Cata.

http://www.bodegaskohlberg.com

  • Cabernet Sauvignon.
  • Syrah
  • Malbec
  • Barbera

Varietales Blancos:

  • Ugni Blanc
  • Pinot

Vinos de Corte

  • Vino fino tinto
  • Vino fino blanco
  • Dulce Natural
  • Tipo Oporto

En la actualidad vinos Kohlberg cuenta con más de 115 Has. de vid cultivadas de uvas viníferas con cepas importadas de Francia como ser Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Barbera, Grenache, Carignane, Merlot, Alicante, Chardonnay, Macabeo, Parrellada, Semillón, Ugni Blanc y tempranillo.

Dirección Av. Jorge Paz GalarzaBarrio San Jorge No. 1TarijaBolivia
Teléfono (591 – 4) 663-6366
Fax (591 – 4) 664-2782
Website http://www.bodegaskohlberg.com/
Email ventas@bodegaskohlberg.com
EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

El blog de la Molmitos

Tal como soy, tal como pienso, tal como siento: sin pelos en la lengua...

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Advisor Marketing Techniques

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

Support

WordPress.com Support

A %d blogueros les gusta esto: