Archivo | Conciencia planetaria RSS feed for this section

Bolivia, un futuro sin agua

15 Mar

Un verano sin hielo en el Ártico

14 Mar

 

 

El calentamiento de la región avanza al doble de velocidad que en el resto del planeta. El deshielo que genera se ha convertido en un elemento que impulsa el cambio climático

En un pasado no lejano, el océano Ártico estaba cubierto de hielo todo el año. En invierno, la capa de hielo se extendía hacia latitudes tan bajas como el mar de Bering, la bahía de Baffin y el mar de Groenlandia. En verano, retrocedía, pero el borde helado llegaba hasta muy cerca de las costas. Los rompehielos tenían grandes dificultades para atravesar los estrechos pasos costeros de la Ruta del Mar del Norte y el Paso del Noroeste.

La situación ha cambiado. Una superficie que en aquel entonces tenía 8 millones de kilómetros cuadrados en septiembre (periodo de mayor retroceso), hoy ha pasado a tener durante ese mes solo 3-4 millones de kilómetros cuadrados, y el espesor medio del hielo se ha reducido a la mitad, por lo que el hielo estival no tiene más que la cuarta parte del volumen que tenía en los años setenta del siglo pasado.

El calentamiento del Ártico está avanzando al doble o el triple de velocidad que en el resto del mundo, y eso está acelerando de tal modo la desaparición del hielo que acabará produciendo un verano sin nada de hielo a muy corto plazo, tal vez incluso el año próximo, dada la extraordinaria incapacidad del Ártico para volver a helarse que estamos viendo este invierno.

Antiguamente, la mayoría del hielo ártico se había formado varios años antes, lo que se denominaba hielo plurianual. Tenía una topografía escarpada y grandiosa, con grandes crestas de presión que impedían el paso a los exploradores y los barcos. Hoy, casi todo el hielo es de primer año; se ha formado durante la estación actual, alcanza un grosor de solo 1,5 metros y no tiene más que unas cuantas crestas pequeñas que cortan una superficie muy plana. El hielo que se forma durante un solo invierno puede derretirse durante un solo verano, y eso provoca lo que el climatólogo estadounidense Mark Serreze llama la “espiral ártica de la muerte”. Y la muerte del hielo estival se aproxima.

Las consecuencias de esa desaparición son dramáticas para el planeta. Cuando el hielo se derrite, el albedo —el porcentaje de radiación solar que la superficie terrestre refleja o devuelve a la atmósfera— cae del 0,6 al 0,1, con la consiguiente aceleración del calentamiento global. El motivo es que el hielo estival retrocede en una época en la que se está recibiendo mucha radiación del sol. Se calcula que el ritmo de desaparición del hielo está causando una disminución del albedo en todo el mundo que contribuye en un 25% a los efectos directos del calentamiento global causado por los seres humanos.

También estamos viendo que, a medida que desaparece el hielo marino, la nieve de las tierras costeras del Ártico se derrite mucho más deprisa en primavera, debido a las masas de aire más caliente que llegan a esas costas desde el mar despejado; en junio de 2012, había una superficie de 6 millones de kilómetros menos que en 1980. Si unimos estos dos efectos, el descenso de albedo de la nieve y el del hielo, en total, contribuye en un 50% al calentamiento global directo, lo cual demuestra hasta qué punto el Ártico, al absorber más radiación, se ha convertido en motor del cambio climático, y no sólo en consecuencia. Por cada dos moléculas de gas de efecto invernadero que enviamos a la atmósfera, el deshielo y la nieve derretida añaden el equivalente a una molécula más al recalentamiento del planeta.

Una segunda consecuencia del retroceso del hielo marino es la subida global del nivel del mar. La velocidad a la que se derrite la capa de hielo de Groenlandia ha aumentado enormemente en los últimos años, debido al aire más caliente que llega en verano procedente del océano Ártico. Hasta los años ochenta, había poco deshielo veraniego en la isla y la subida del nivel del mar se atribuía, en parte, al calentamiento de los océanos —que hace que el agua sea menos densa y por tanto suba de nivel— y, en parte, a la retirada de los glaciares de montaña en lugares como los Alpes y las Rocosas.

A partir de los ochenta, en la capa helada de Groenlandia empezaron a aparecer charcas de agua del deshielo, un agua que en gran parte se va por unos agujeros llamados molinos glaciares hasta las capas más profundas o hasta la roca. Los glaciares de desagüe empezaron a sufrir una aceleración facilitada por el agua del deshielo hasta el punto de que, en la actualidad, algunos avanzan al doble de velocidad y depositan mucho más hielo en el mar, en forma de icebergs. En 2012, un año de récord, hubo un momento, en el mes de julio, en el que el 97% de la capa de hielo de Groenlandia estaba cubierta de agua de deshielo.

El hielo estival no tiene más que la cuarta parte del volumen que tenía en los años setenta del siglo pasado

Las consecuencias son muy graves: todavía en 2007, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en inglés) hacía la predicción muy poco realista de que el agua subiría 30 centímetros en este siglo; luego se actualizó esa cifra a 60-90 centímetros, pero la mayoría de los glaciólogos que estudian el deshielo de Groenlandia (y el principio del deshielo en la Antártida) calculan que habrá un metro o más de subida, quizá mucho más. Se trata de un cambio irreversible que tendrá efectos desastrosos en ciudades costeras como Miami, Nueva York, Shanghái y Venecia, además de aumentar la frecuencia de las inundaciones en costas llanas y abarrotadas como la de Bangladesh.

Un tercer efecto, seguramente la amenaza más inminente que se cierne sobre la humanidad, es el de las emisiones de metano de los fondos marinos. Lo mencionó el Papa en su encíclica Laudato Si. La desaparición de la cubierta de hielo elimina un sistema de aire acondicionado vital para el Ártico. Mientras en el verano haya algo de hielo, por poco que sea, la temperatura de la superficie del mar no puede subir de 0°C. Cuando el hielo desaparece por completo, la superficie del mar puede calentarse varios grados en verano (hasta los 7°C) cuando absorbe las radiaciones solares, y, en la poca profundidad de las plataformas continentales, ese calor llega hasta el fondo marino. Eso, a su vez, derrite el permafrost marino, los sedimentos congelados que yacen allí desde la última Era Glacial.

El deshielo del permafrost marino es como levantar la tapa de una olla a presión: genera la liberación de grandes columnas de metano procedente de la desintegración de los hidratos de metano (un compuesto de metano y hielo) atrapados en el sedimento del fondo. El metano tiene un efecto invernadero 23 veces mayor por molécula que el del dióxido de carbono. Una expedición anual de Rusia y EE UU al mar de Siberia Oriental ya ha observado que están subiendo más columnas de metano desde el fondo del mar, y lo han confirmado investigadores suecos y noruegos en los mares de Laptev y Kara. Como esa emisión de metano marino hace que aumenten los niveles generales del gas en la atmósfera, contribuye también de forma inmediata al calentamiento global.

El nivel de mar puede llegar a subir un metro este siglo, con un impacto desastroso para las ciudades costeras

Un tercio del océano Ártico está compuesto por plataformas marinas poco profundas, de entre 50 y 100 metros, por lo que la superficie afectada es inmensa. Dos colegas míos y yo hemos calculado que esos gases, en un periodo de 10 años, producirían un calentamiento extra de 0,6°C en todo el mundo para 2040, y el análisis económico de mis coautores, de acuerdo con un modelo empleado por el Gobierno británico, calcula un coste total para el mundo de nada menos que 60 billones de dólares a lo largo de un siglo, es decir, un 15% más que se añade al coste general del calentamiento global de origen humano.

Al mismo tiempo, la subida inmediata de las temperaturas será probablemente desastrosa para nuestros intentos de limitar la velocidad de calentamiento del planeta. La mayoría de los científicos no estaban preparados para afrontar esta grave amenaza, porque la desaparición masiva del hielo de las plataformas marinas en el verano no empezó hasta 2005, de modo que es un fenómeno nuevo que seguramente no había vuelto a ocurrir desde antes de la última Era Glacial.

Otro gran peligro para el bienestar de nuestro mundo es la probabilidad de que el calentamiento del Ártico y la desaparición del hielo marino sean la causa de la meteorología tan extrema que hemos vivido en los últimos seis años, con inviernos muy fríos o tormentosos en ciertas partes de Europa y Norteamérica y tiempo muy cálido en otras zonas.

La corriente en chorro que separa el Ártico de las masas de aire de latitudes más bajas es más lenta que antes, debido a que se ha reducido la diferencia de temperaturas entre esas latitudes y un Ártico en pleno calentamiento. Ese lento movimiento permite que se prolonguen los sistemas meteorológicos locales de un solo fenómeno: por ejemplo, sequías, inundaciones, mucho frío o bien olas de calor. Las mayores repercusiones se están notando en las latitudes intermedias del hemisferio norte, que son precisamente donde están las tierras de cultivo más productivas del planeta. Si el efecto persiste, la producción mundial de alimentos puede correr grave peligro, con consecuencias directas —hambruna— e indirectas, como el malestar social en los países pobres por la subida del precio de los alimentos.

La ausencia de hielo hará que se libere metano de los fondos marinos, con un potente efecto invernadero

La última gran repercusión puede tener alguna ventaja, pero solo para los países del noroeste de Europa. La llamada circulación termohalina es una circulación oceánica muy lenta, impulsada no por los vientos, sino por la distribución del calor y las precipitaciones sobre los mares. Tiene una dimensión mundial y es conocida como cinta transportadora. En el lado oeste del Atlántico Norte, esa cinta es una corriente cálida que fluye en dirección norte hacia el Ártico. Cuando se aproxima a Groenlandia se enfría progresivamente y se vuelve más salada. El agua fría y salada de la corriente es más densa que el agua del océano que la rodea y se hunde hacia el fondo.

Circulando ahora como una corriente de fondo, el agua fría y densa fluye en dirección sur alrededor de África y sigue avanzando hasta el Pacífico donde vuelve a subir como corriente cálida. Pero en la zona en la que la cinta se hunde en el norte de Europa no se ve ningún hielo marino desde 1998 y sospechamos que la cinta transportadora está dejando de funcionar.

Cementerio del poblado inuit de Nagtivit (Groenlandia).ampliar foto
Cementerio del poblado inuit de Nagtivit (Groenlandia). PEDRO ARMESTRE

Este debilitamiento provoca que se enfríe menos el agua y es el motivo de que la Agencia Europea del Medio Ambiente calcule que, para finales de siglo, Reino Unido, Irlanda, Islandia y las costas de Francia y Noruega (además del noroeste de España) solo subirán 2°C, frente a los terribles 4°C de la mayor parte de Europa continental. Es una buena noticia para el noroeste de Europa, pero no para la América tropical, porque la pérdida de la corriente aumentará la temperatura de las aguas del Atlántico en esa zona y, como consecuencia, la intensidad de los huracanes.

Los datos sobre los efectos de la desaparición del hielo ártico tienen una importancia tremenda por dos motivos. En primer lugar, demuestran la nulidad de los argumentos sobre los beneficios económicos que tendría el deshielo al facilitar el transporte marítimo y la prospección petrolífera marina. Se calcula que estos dos factores suponen miles de millones de dólares, pero el coste del calentamiento que los hace posibles se mide en billones.

En segundo lugar, demuestran que el futuro del calentamiento no puede trazarse de forma lineal, con arreglo al volumen de emisiones de CO2. En realidad, hay nuevos factores que intervienen en determinadas etapas cruciales, aceleran el calentamiento y quizá acaben por dominar la pauta. Hemos señalado dos nuevas repercusiones que son muy peligrosas: el efecto albedo y el efecto metano. Así que es posible que, incluso aunque reduzcamos las emisiones de CO2, el sistema no reaccione porque está desarrollando un ímpetu propio.

Es posible que aunque reduzcamos las emisiones de dióxido de carbono, el sistema no reaccione

Un problema grave es que, en el pasado, el IPCC, el organismo creado para advertir al mundo sobre los peligros del cambio climático, ha restado importancia a estos efectos. Ahora, con el Acuerdo de París de 2015, todos los países tienen la responsabilidad legal de reducir sus emisiones de carbono para que las temperaturas globales no aumenten más de 2°C y, si es posible, 1,5°C, respecto al nivel preindustrial.

Mi conclusión personal es que ni siquiera una rápida reducción de las emisiones de CO2 llegará a tiempo, por lo que debemos pensar con urgencia en métodos que puedan frenar algo el calentamiento y nos permitan ganar tiempo para cambiar la forma de vivir en este planeta. Podemos recurrir a la geoingeniería, aunque despierta muchas reticencias, incluso entre los científicos. Consiste en reducir la radiación que absorbe el planeta, normalmente por la difusión de un polvo muy fino en la estratosfera para que refleje la radiación solar que llega o, de forma más benigna, inyectando pequeñas gotas de agua en las nubes en estratos que sobrevuelan el mar para hacerlas más brillantes, es decir, para aumentar su albedo. En cualquier caso, no es una solución permanente. No sirve para detener el incremento del CO2 en la atmósfera, por lo que, en cuanto se interrumpe el tratamiento, la enfermedad (el calentamiento rápido) vuelve a estallar con más virulencia. Tampoco detiene la acidificación del mar, otra consecuencia del aumento del nivel de CO2, que destruirá los arrecifes de coral y tendrá terribles consecuencias para la vida marina.

La única solución real para el calentamiento global, aparte de un inútil llamamiento a que el ser humano deje de emitir CO2 de inmediato, es encontrar una manera de eliminar el CO2 de la atmósfera. Esa sería la solución tecnológica definitiva. Se han propuesto varios métodos como plantar árboles de forma masiva, capturar y almacenar el carbono procedente de las centrales eléctricas alimentadas con carbón e incluso poner en contacto con la atmósfera miles de millones de toneladas de roca olivina pulverizada, que experimenta en el aire una reacción química que incluye la absorción de CO2.

Las técnicas de geoingeniería permitirían suavizar la radiación que absorbe el planeta

Está claro que todavía no se ha inventado un método sencillo, rentable y que consuma poca energía, pero ese es el gran reto para la humanidad. ¿Podemos convencer a nuestros políticos y científicos para que pongan su empeño en una campaña masiva de investigación de alcance mundial con el fin de diseñar un método eficaz para eliminar el CO2 de la atmósfera normal y convertirlo en una sustancia benigna que pueda almacenarse o utilizarse? En mi opinión, este es hoy el desafío más importante para la ciencia y la tecnología, porque lo que está en juego es nuestra misma existencia. Nosotros hemos creado el calentamiento global y nosotros deberíamos ser capaces de detenerlo.

He dedicado toda mi vida de científico, desde los 21 años, a investigar la ciencia del hielo marino y los océanos polares. ¿Qué significan estos cambios para mí ahora que digo mi adiós personal a este mágico paisaje? Por encima de todo, siento que, además de una catástrofe práctica para la humanidad, estamos ante el empobrecimiento espiritual de la Tierra. Nuestra codicia y nuestra estupidez nos han arrebatado la belleza del hielo marino del océano Ártico que nos protegía frente a los efectos de los extremos climáticos. Ahora necesitamos actuar urgentemente si queremos salvarnos de las consecuencias.

Peter Wadhams es catedrático de Física Oceánica en la Universidad de Cambridge.

 

 

Agua: Problemas en Bolivia y el mundo

13 Mar

 

 


[Hernán Zeballos]

• En 2025 la demanda de este elemento tan necesario para la vida será un 56% superior que el suministro



EL PAÍSTIENE UNA GRAN DISPONIBILIDAD DE AGUA DULCE. EN AMÉRICA LATINA ES UNO DE LOS DE MAYOR OFERTA DEL LÍQUIDO ELEMENTO POR HABITANTE.
GALERÍA(5)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El presente documento es el conjunto de artículos que fueron publicados en las ediciones de los días jueves entre abril 29 y agosto 10 del 2016.

PROBLEMA MUNDIAL

El reciente retorno en la agenda nacional de los problemas sobre aguas con el Silala, Lauca, desecación del Poopó, contaminación del Titicaca y sequías en varias partes del país me llevaron a preguntarme si este es solo un problema nacional o es algo de mayor cobertura geográfica.

Una revisión rápida sobre este asunto en GOOGLE me causó gran impacto. El problema del agua es un problema mundial.

Lo más destacado: “El agua brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI. Se espera que en el año 2025 la demanda de este elemento tan necesario para la vida humana será un 56% superior que el suministro… y quienes posean agua podrían ser blanco de un saqueo forzado. Se calcula que para los 6.250 millones de habitantes a los que hemos llegado se necesitaría ya un 20% más de agua”.

Parecería ser que el agua es un recurso que se da como de fácil disponibilidad en muchos lugares, pero es muy escaso para los 1.100 millones de personas que carecen de acceso al agua potable, a las que habría que sumar otros 2.400 millones de personas que no tienen acceso a un saneamiento adecuado.

Según apunta la OMS, millones de habitantes de los países subdesarrollados, la mayoría niños, mueren todos los años de enfermedades asociadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene. Además, casi la mitad de los habitantes de los países en desarrollo sufren enfermedades provocadas, directa o indirectamente, por el consumo de agua o alimentos contaminados, o por los organismos causantes de enfermedades que se desarrollan en el agua. Con suministros suficientes de agua potable y saneamiento adecuado, la incidencia de algunas enfermedades y la muerte podrían reducirse hasta un 75 por ciento.

Casi la mitad del agua de los sistemas de suministro de agua potable de los países en desarrollo se pierde por filtraciones, conexiones ilícitas y vandalismo. A medida que la población crece y aumentan los ingresos se necesita más agua, que se transforma en un elemento esencial para el desarrollo.

Este recurso es un bien tan necesario que podría pasar a ser objeto de peleas políticas, si se lo observa sólo como un negocio: represas, canales de irrigación, tecnologías de purificación y de desalinización, sistemas de alcantarillado y tratamientos de aguas residuales. No debe olvidarse el embotellamiento del agua, puesto que es un negocio que supera en ganancias a la industria farmacéutica.

La apropiación internacional de los recursos hídricos del planeta se estaría dando de dos maneras: La apropiación territorial: esto podría realizarse mediante la compra de tierras con recursos naturales (agua, biodiversidad), tampoco se desestima un conflicto militar. Esta última hipótesis, se produjo con la guerra (Marzo 2003) y la apropiación de las grandes petroleras estadounidenses de los recursos iraquíes. No se desestima que con esa guerra hayan querido controlar los recursos hídricos de los ríos Éufrates y Tigris… ríos caudalosos en una de las zonas más áridas del planeta.

La privatización del agua: En los últimos tiempos, las grandes corporaciones han pasado a controlar el agua en gran parte del planeta y se especula que en los próximos años, unas pocas empresas privadas poseerán el control monopólico de casi el 75% de este recurso vital para la vida en el planeta.

El alcance del problema del agua no sólo apunta al bolsillo de cualquier consumidor, sino que es una estocada al estómago del fundamentalismo de mercado imperante en la aldea global, por lo cual todo tiene precio y con mayor razón lo que es escaso.

AGUA EN EL PAÍS

En mi columna de la semana pasada me referí al problema mundial del agua. En esta y probablemente le seguirán dos más tocaré la importancia de analizar nuestra disponibilidad de agua dulce y los problemas en materia de aprovechamiento interno, así como los problemas que tenemos sobre las aguas transfronterizas. Usaré dos fuentes principales de información: el valioso texto de Ismael Montes de Oca, su “Enciclopedia Geográfica de Bolivia”, Editora Atenea (2005) y un trabajo, con amplia difusión internacional de Fernando Urquidi Barrau, Ph. D., Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, “Un punto de vista estratégico sobre la problemática de las aguas transfronterizas”.

Como señala Montes de Oca: “Bolivia es un país que cuenta con inmensos recursos hídricos, tanto superficiales como subterráneos, que han sido aprovechados en una escala muy pequeña. Los recursos hídricos superficiales de una determinada región provienen directa o indirectamente de la precipitación pluvial caída en su cuenca de alimentación que da lugar a ríos, lagunas, lagos y manantiales.

La Subcuenca amazónica, con más de 700.000 km2, significa el 65,7%; la Del Plata, con 226.000 kms2, constituye el 20,5%; y la subcuenca altiplánica con algo más 154.000 kms.2, el 13,8%. De lejos la cuenca amazónica es la más grande.

Como destaca Urquidi: “Situada en la posición 20 entre los países con mayor disponibilidad de agua en el mundo, Bolivia tiene una gran disponibilidad de agua dulce. Asimismo, Bolivia es en América Latina uno de los países de mayor oferta de agua dulce por habitante, aproximadamente 50,000 m3/ hab./año. Sin embargo, su potencial hídrico en sus cuatro macrocuencas, tanto superficial como subterránea, no ha sido completamente determinado ni explorado. La distribución espacial y temporal de este importante recurso no es homogénea en todo el territorio nacional. Existen zonas donde se halla una mayor disponibilidad de agua, con altas precipitaciones anuales, pero en casi la mitad del territorio este recurso es escaso y existe un déficit hídrico.”

Frente a este cuadro, conviene recordar la frase admonitoria de Alfonso Gumucio Reyes: en el futuro los “ríos no llegarán al mar”, señalando algunos ejemplos en África y Asia, de ríos que son aprovechados en su totalidad tanto para consumo humano como para riego, generando problemas internacionales.

En el caso boliviano, al tener una extensa frontera acuática, los cuestionamientos sobre el derecho y uso del agua contigua y compartida son inevitables y dan lugar a una problemática de agua transfronteriza que requiere una permanente gestión y vigilancia para que exista una pronta solución a cualquier controversia o litigio, tal como los casos del Silala, el Lauca, el Mauri y con seguridad se generarán algunos problemas si Bolivia no está atenta a sus convenios con Brasil, en torno al uso que se ha iniciado ya de las aguas del río Madera, en la frontera norte de nuestro país.

Adicionalmente, cada año el país es azotado por sequías, granizos, inundaciones y otros fenómenos climáticos que en muchos casos son impredecibles y agravados por fenómenos como El Niño y La Niña, lo cual genera problemas de escasez a las poblaciones de la parte andina del país.

Pero, pese a la abundancia de los recursos hídricos de agua dulce, algunas ciudades y poblaciones rurales del país son afectados por la escasez, debido a la carencia de políticas departamentales o municipales que no realizan las inversiones necesarias para atender tales necesidades. Una muestra es el reciente pronunciamiento del señor Vicepresidente de la República, sorprendido por la mala dotación de agua a la capital tarijeña, pese a que este Departamento dispuso en los pasados 8 años de cuantiosos recursos financieros, al ser uno de los principales exportadores de gas y, por tanto, dispuso de importantes transferencias de dinero al Departamento. Ver mapa 1.

PROBLEMAS POR EL AGUA

En el artículo anterior me referí a la gran ventaja que tiene Bolivia con una disponibilidad de agua dulce de 50.000 m3/hab./año, con un problema básico: las fuertes diferencias en la disponibilidad en la parte andina, con relación a la amazónica. En torno a ese punto de partida, en esta oportunidad me referiré a los problemas que se han confrontado en un periodo bastante reciente y que ameritan reflexionar seriamente en torno al manejo de estos recursos.

Al problema del Silala, que ha vuelto a ser puesto como un tema nacional que no debe descuidarse en la relación con Chile, siguen pendientes los problemas del Lauca (en aimara: lawq’a, ‘pasto acuático’) es un río binacional que se origina en el altiplano andino chileno de la Región de Arica y Parinacota y, luego de cruzar la cordillera de los Andes, desemboca en el lago Coipasa, en Bolivia, que ha sido totalmente desviado hacia Chile – y el Mauri desviado al valle de Azapa (Chile) . A ello hay que añadir la virtual desaparición del lago Poopó que se ha dado en la presente estación de lluvias, lo cual significa la muerte o la migración de las poblaciones que dependían de este recurso natural y además muy importante para el sistema ecológico del altiplano. A ello, se añaden las denuncias sobre la creciente contaminación del Titicaca, que afectan la calidad de sus aguas y su importancia como un atractivo natural vinculado al turismo.

En el departamento de Tarija un problema reciente es el de las lagunas de Tajzara. Según el Servicio Nacional de Áreas Protegidas “de las cinco lagunas que existen entre la comunidad de Pujzara, Tajzara y Copacabana, las tres más pequeñas: Patanca, Pasajes y Yesal, que suelen secarse cada año, pero las principales Laguna Grande y Laguna Brava habrían disminuido su caudal en un 50%, causando seria preocupación a las comunidades vecinas”.

En Cochabamba, el problema reciente de virtual desecación del embalse de la Angostura, lo que obligó a cerrar las compuertas de la presa, dejando sin agua para el riego al valle central, es una seria catástrofe para los pequeños agricultores que abastecen a la capital de este Departamento.

A lo anterior hay que añadir un pequeño pero significativo problema para la ciudad de Cochabamba, la contaminación de ese pequeño reservorio de agua, la laguna Alalay, que dio lugar a la muerte peces y aves, como una muestra del mal manejo que se hace o no de nuestros recursos hídricos.

Pese a todos estos problemas, resulta sorprendente que ese proyecto clave para el Departamento, Misicuni, no se concluya hasta el momento, habiendo ya transcurrido diez años desde que se ejecutó el túnel del trasvase de aguas. Los agricultores, la ciudad y el sistema de provisión de energía requieren la conclusión de esta obra.

La ciudad de La Paz, si bien este año, según informaron las autoridades del área, no tendrá problemas de abastecimiento de aguas, porque sus embalses para este propósito, a mediados de marzo se encontraban llenos, sin duda, se halla seriamente amenazada para el futuro, debido al deshielo de sus glaciares, cuya mejor muestra de esta amenaza es la desaparición del nevado Chacaltaya. Y muy próximo a su desaparición está el Tuni Condoriri. Sobre este particular, el Grupo de Trabajo “Cambio Climático y Justicia” señala que desde los años 70 han desaparecido el 30% de los glaciares, lo cual ha provocado que las provisiones de agua también se reduzcan en un 12%. Por ello, son necesarias medidas para evitar desabastecimiento a futuro en el principal centro urbano del país.

Todo lo anterior amerita una clara reflexión y la necesidad de coordinación entre numerosos actores para encarar medidas de política de corto y mediano plazo.

AGUAS TRANSFRONTERIZAS

Retornando al tema aguas, me referiré al tema señalado con el título de esta columna. Según nos informa Urquidi: “Bolivia es simultáneamente un país de aguas arriba y de aguas abajo. Como país aguas arriba, sus aguas escurren hacia los países vecinos a través de las macrocuencas del río Amazonas (Brasil), del Río de la Plata (Argentina y Paraguay) y del Océano Pacífico (Chile). También recibe aguas abajo en la macrocuenca del Altiplano o endorreica, específicamente en el lago Titicaca (Perú) y los ríos Mauri (Maure en Perú) y Lauca (Chile), y en la macrocuenca amazónica, a través del río Madre de Dios (Perú). Por eso, lo que se decida sobre aguas arriba tendrá una incidencia directa en el momento que se negocie aguas abajo. Además, el continuo incremento de la demanda del recurso hídrico, especialmente en la industria minera, la agricultura e hidroenergética de los países vecinos, está causando conflictos hídricos transfronterizos.”

Pese a tener varios convenios internacionales firmados sobre esta materia Sin embargo, “Bolivia no es signataria de las dos convenciones más importantes sobre aguas superficiales y sobre aguas subterráneas existentes. La primera, la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho de los Usos de los Cursos de Agua Internacionales para Fines Distintos a la Navegación (1977), que no ha sido suscrita por Bolivia y, la segunda, la Convención sobre Acuíferos Transfronterizos, que continúa en discusión y no ha sido aún aprobada ni implementada.”

Algunos de los problemas principales que el país enfrenta: Caso río Madera. Durante los años 2001 y 2002, con licencia del Gobierno del Brasil, las empresas brasileñas Furnas Centrais Eléctricas SA y la Constructora Noberto Odebrecht SA realizaron un estudio del inventario hidroeléctrico del río Madera, en territorio boliviano, y del río Madeira, en territorio brasileño, y determinaron la ubicación de cuatro plantas hidroeléctricas.

Personalmente, en mi condición de Superintendente General del SIRENARE, estuve involucrado en el debate sobre el tema de los estudios y construcción de las dos presas en territorio boliviano. Después de varios meses de análisis y discusión entre ambos países, un Comité Interministerial (Relaciones Exteriores, Defensa, Recursos Naturales), presidido por el Ministro de Obras Públicas de ese entonces, don Mario Moreno Viruez, se decidió postergar los estudios en la parte boliviana y mediante el D.S. 28389, de 6 de Octubre del 2005, se encomendó a ENDE realizar el estudio hidroeléctrico del río Mamoré – Madera y del río Beni, los cuales deberían concluirse en un plazo de doce meses y el art. 8 disponía “en tanto el Estado desarrolle y concluya los estudios en cuenca del río Mamoré-Madera y del río Beni, se suspende el tratamiento de solicitud y consiguiente otorgamiento de licencias, licencias provisionales y concesiones sobre esta cuenca”.

Lamentablemente, el plazo no se cumplió. Posteriormente, bajo la actual administración gubernamental, el proyecto que contemplaba dos presas en Bolivia fue sustituido por el proyecto Cachuela Esperanza. Según informe preparado por Juan Carlos Guzmán, de la Plataforma Energética – CEDLA, el estudio encargado por ENDE a la consultora canadiense TECSULT, por 8,2 millones de US$, que incluía varios componentes, entre ellos incluía el estudio de factibilidad y diseño final del proyecto hidroeléctrico Cachuela Esperanza, de 800 MW, que debería estar concluido en 18 meses.

El estudio en la parte de factibilidad económica determinó un costo de US$ 2.000 millones; sin incluir la red de transmisión, generaría electricidad a un costo superior al costo actual en el Sistema Interconectado de Bolivia.

Posteriormente, se rescindió el contrato con Tecsult y se firmó una “carta de intenciones” con la Corporación Nacional China SINOHYDRO.

Para concluir no hay una última definición sobre este proyecto que, en mi opinión, tiene una importancia extraordinaria para el aprovechamiento de los recursos hídricos de esta cuenca.

CUENCA DEL PLATA

Prosiguiendo con el tema de los recursos hídricos del país, cabe señalar que debido a la irregular distribución de las precipitaciones pluviales, y en función de la magnitud de las cuencas receptoras, se puede indicar que la macrocuenca del Amazonas tiene la mayor disponibilidad de aguas superficiales, y la macrocuenca del océano Pacífico la menor. Se estima que por la macrocuenca del Amazonas fluyen 180,000 millones de metros cúbicos al año (Mm3/año), por la macrocuenca del Plata 22,000 Mm3/año (Datos Montes de Oca y Jorge Urquidi).

La macrocuenca del Plata, que es compartida por Brasil, Bolivia, Argentina y Uruguay, y en nuestro territorio cubre los departamentos de Potosí, Oruro, Chuquisaca y Tarija, tiene enorme importancia para los departamentos de Chuquisaca y Tarija y los problemas transfronterizos requieren especial atención.

Particularmente, interesa destacar la importancia de la cuenca del Pilcomayo la que, según datos del Ing. Antonio Bazoberry, su caudal es de 6000 millones de m3/año, lo cual permitiría satisfacer la demanda para riego de mínimo 320.000 Has. En tanto que la subcuenca del Pilcomayo es de 23.210 Kms2 aporta con 2000 millones dem3/año, y se calcula que pueden producir aproximadamente 2.300.000 Kw. de energía hidroeléctrica.

Entre los años 1975 -77 se llevó a cabo un estudio para el “Desarrollo de una Cuenca Hidrográfica Multinacional – Plan para el Uso Múltiple del Pilcomayo (Argentina, Bolivia, Paraguay), el cual fue financiado por el BID”.

“El estudio de la Cuenca del Río Pilcomayo se llevó a cabo para encontrar formas de regular y desarrollar el río Pilcomayo y su cuenca trinacional de 272 000 km2. El DDR ayudó al Instituto Nacional de Ciencia y Técnica Hídricas (INCyTH) de Argentina, a la Subsecretaría de Asuntos Económicos del Ministerio de Relaciones Exteriores del Paraguay, y al Ministerio de Transporte, Comunicación es y Aeronáutica Civil de Bolivia a preparar propuestas por un total de 1 070 millones de dólares en inversiones para generación hidroeléctrica. Además de ocho presas, el equipo de estudio también propuso proyectos de riego, planes de desarrollo agrícola y programas de desarrollo ganadero. Los tres gobiernos solicitaron el estudio de seguimiento (1979-80) de un área tripartita más pequeña dentro de la cuenca, en el que se propuso la inversión adicional de 380 millones de dólares.” (Fuente: Informe BID).

Como señala una parte del informe: “En el diseño de un estudio tan ambicioso, deben considerarse factores de tipo político, económico, físico e institucional…”

Como señala otra parte del informe: “También debieron tomarse en cuenta los acuerdos existentes que reglamentan el uso del agua en las cuencas del Pilcomayo y del río de la Plata. Existían acuerdos de este tipo entre Argentina y Bolivia (1971) y entre Argentina y Paraguay (1958,1967 y 1971), pero no entre Bolivia y Paraguay.”

En junio del 2013 el periódico El Deber informaba: “el otrora caudaloso rio Pilcomayo ahora agoniza. Cada año se secan 5 km y la pesca se redujo un 92% en la última década. Desaparece el sabroso sábalo, 12.000 indígenas sufren y empiezan a talar los bosques del Chaco boliviano”.

Una expedición de investigadores que realizó el recorrido concluye: “El Pilcomayo, al pertenecer a tres países y a varios municipios, no ha encontrado un plan estratégico para que curen sus heridas y luchen por su supervivencia. Lo que se hizo, hasta ahora, fueron programas aislados, esfuerzos separados, pese a que existe una Comisión Trinacional de la que las cancillerías de las tres naciones forman parte.”

Claramente, en el transcurso de los últimos 35 años, después de ese importante acuerdo y proyecto, algo no funcionó bien y se desató una catástrofe ecológica, con enorme daño a miles de personas, particularmente indígenas que ahora perecen o migran por falta de alimentos.

CUENCA ENDORREICA

Continuando con la revisión de la disponibilidad de agua dulce en nuestro territorio, ahora veremos la disponibilidad de la misma en la cuenca altiplánica o endorreica. El sudoeste del país es la región más seca, con menos de 100 mm de lluvia al año (mm/año). El Altiplano Boliviano es seco, con una precipitación entre 100 y 350 mm/año (Urquidi).

El altiplano tiene cinco subcuencas: Titicaca, Desaguadero, Poopó, Coipasa, Uyuni que constituyen el 13,8% del total de superficie de las cuencas hidrográficas del país (Montes de Oca). Es una cuenca cerrada, porque sus aguas se insumen en el Altiplano y no drenan fuera de él.

Los mayores asentamientos humanos y sus actividades productivas están concentrados en las regiones de menor precipitación pluvial del país, lo que, paradójicamente, genera escasez crónica de agua en varias áreas, problema que es agravado por la falta de obras de regulación plurianual. La cabecera de las cuatro macrocuencas del país está en la región occidental o andina (38% del territorio nacional), donde llueve menos y donde vive alrededor de 70% de la población nacional.

Debido a este contraste, entre menores precipitaciones en la parte altiplánica y siendo la zona con mayor densidad poblacional, se constituye en una región que requiere la mayor atención posible en la política nacional. A lo anterior hay que añadir los problemas por el uso de aguas con nuestros vecinos, ya que desde hace algunos años se vienen confrontando incidentes internacionales.

El caso más notorio en este momento es el anuncio de Chile de que presentará una demanda ante la Corte Internacional de la Haya, por el uso de las aguas del Silala, ya que considera que tiene derechos adquiridos, mientras que nuestro país alega de que se trata de aguas que, por ser manantiales nacidos en nuestro territorio, son aguas que le pertenecen enteramente a nuestro país. La mesa está servida para un incidente que puede tener connotaciones imprevisibles. (Ver EL DIARIO, junio 7/016).

Conviene recordar que Bolivia se ubica en las partes altas o cabeceras de las macrocuencas y los países vecinos en las partes medias y bajas. En ese marco,

se ha avanzado en procesos de gestión compartida de los recursos hídricos, y el ejemplo más relevante es la cuenca transfronteriza binacional del lago Titicaca, donde se ha avanzado más “jurídicamente” en este concepto. Las aguas de la cuenca del lago Titicaca están bajo el régimen de condominio, es decir, que cualquier acción en la cuenca por parte de Bolivia o del Perú debe ser consultada y acordada entre ambos países.

Otro caso en esta cuenca es la problemática del río Mauri (Maure) se conformó entre Bolivia y Perú la Comisión Binacional del Río Mauri, con bases operativas en La Paz y Tacna. Se considera a la Comisión como parte del Acuerdo del Lago Titicaca (ALT).

Otro problema es el de las aguas del río Lauca río binacional que se origina en el altiplano andino chileno de la Región de Arica y Parinacota y, luego de cruzar la cordillera de los Andes, desemboca en el lago Coipasa, en Bolivia.

En esta cuenca también debe tenerse muy en cuenta el lago Poopó, que, tal como se ha difundido ampliamente el 2016, virtualmente se ha desecado, lo cual implica graves problemas ambientales y económicos para el altiplano central. Este caso merece la mayor atención posible, ya que debe tenerse presente que en el pasado, tal como relata Montes de Oca, existieron lagos mucho más grandes que los actuales. Conocidos con los nombres de Mataro, Cabana, Ballivián, Minchin y Tauca. El Lago Ballivián habría sido el predecesor del lago Titicaca y ocupaba por lo menos unos 15.000 kms2.

En próximo artículo intentaré un resumen de líneas de política que deberían encararse con suma urgencia, recordando el principio de que el agua es vida.

POLÍTICAS

Sobre el tema recursos hídricos, la serie de artículos que han precedido al presente han tocado, de una manera muy sintética, dada la amplitud del tema, aspectos relativos a la importancia del agua en el mundo, la disponibilidad global en nuestro país (50.000 m3/hab./año), aunque con caudales muy distintos en las distintas cuencas, los problemas de orden interno en el uso de este recurso, los de las aguas transfronterizas, disponibilidad y problemas en la cuenca del Plata y el último, sobre la cuenca altiplánica.

Claramente se observa que cada una de las tres grandes cuencas del país confronta serios problemas, por los problemas de sequía que se han dado el presente año y problemas en torno a las aguas transfronterizas, algunos de los cuales tienen problemas pendientes por varias décadas.

Ambos tipos de problemas requieren soluciones de orden técnico, otros de carácter legal, que deben encararse con una adecuada coordinación política y de carácter técnico institucional.

Para comenzar parecería que nuestra legislación sobre esta materia tiene muy larga data y merece actualizarse. Está vigente la Ley de Aguas, de 26 de octubre de 1906.

Sobre este particular, en la Cámara de Diputados se ha presentado el proyecto de ley, “Ley marco de aguas y recursos hídricos”, propuesto en septiembre del 2012.

Este Proyecto luego de un análisis muy completo sobre esta materia propone “Corresponde al Ministerio de Medio Ambiente y Agua, junto a la Autoridad de Agua Potable y Saneamiento Básico, la responsabilidad de la conducción y dirección sectorial de los recursos hídricos, cuyo marco orgánico es el siguiente: 1) Ministerio de Medio Ambiente y Agua; 2) Autoridad de Agua Potable y Saneamiento Básico; 3) Consejo de Recursos Hídricos de Bolivia.

El Consejo de Recursos Hídricos de Bolivia (COREHB), sería un órgano consultivo, deliberativo y de asesoría para proponer y concertar políticas seguimiento y control social a la gestión del sector hídrico.

El Consejo de Recursos Hídricos de Bolivia (COREHB) estará integrado por los miembros a) Ministro de medio Ambiente y Agua, b) Ministro de Desarrollo Económico o su Representante, c) Ministro de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural o su Representante, d) Delegado de Fedecaas Y e) Delegado de los REGANTES.”

El artículo 21 (Objeto y contenido de los planes del recurso agua).- propone que “Todo el manejo de los recursos hídricos del territorio serían realizados mediante la definición de los ámbitos de cuencas, en las Secretarias de Cuenca de ríos fronterizos y transfronterizos de gestión compartida, el Gobierno Central deberá incluir un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores.”

A su vez el artículo 68 (Creación del catastro de agua) propone: “El Ministerio de Medio Ambiente y Agua, creará un Catastro General de Obras y Recursos Hídricos, superficiales y subterráneos, en el que se señalarán, la ubicación, condición geológicas y físicas de cursos de agua, lagos, lagunas, acuíferos, pozos, vertientes y demás fuentes de agua, haciendo además la vinculación a sus dimensiones económicas, sociales y legales”.

La propuesta anterior aunque bastante completo, parecería poner énfasis en el aprovechamiento del agua para fines de riego y agua potable, siendo así que el potencial hidroenergético es muy importante y debería ser parte sustancial en torno a la política a encarar en el futuro inmediato.

En la próxima entrega me referiré a los logros específicos en los últimos años y la necesidad de disponer de un plan financiero, con un esquema como el que tiene México una cartera de proyectos que permanentemente se encuentran en estudios de prefactibilidad, factibilidad, diseño final y ejecución de obras. Esto permitiría ir avanzando para tener un mejor aprovechamiento y el establecimiento de embalses que aseguren nuestra disponibilidad de agua en el futuro.

PROYECTOS EN CURSO

Para el desarrollo de nuestros cuantiosos recursos hídricos, con miras a un aprovechamiento sostenido y para cuidar el futuro, convendría crear una Autoridad Nacional de Manejo, que articule las acciones de los ámbitos nacional, departamental y municipal. Este mecanismo debería establecer un Fondo de Financiamiento que, de igual manera, diseñe y administre un sistema de co-financiamiento con metas de corto, mediano y largo plazo. A continuación algunas referencias a los principales proyectos en curso.

Entre las primeras medidas el D. S. Nº 289 de 9 de septiembre de 2009, transfiere a título gratuito las acciones de las empresas eléctricas Corani S.A., Valle Hermoso S.A. y Guaracahi S.A., a favor ENDE, importe que actualmente forma parte del patrimonio de la empresa.

En fecha 25 de Noviembre de 2009, mediante Decreto Supremo Nº 365, se autoriza al Ministro de Planificación del Desarrollo a suscribir con el Banco Interamericano de Desarrollo – BID, en nombre y representación del Estado Plurinacional de Bolivia, el Contrato de Préstamo. El mismo fue suscrito en fecha 27 de Noviembre de 2009. El proyecto consiste en el aprovechamiento de los recursos hídricos, para asegurar el abastecimiento de agua potable a la ciudad de Cochabamba, agua de riego para el Valle Central del departamento de Cochabamba y la generación de energía hidroeléctrica, con una potencia instalada de 80 MW en una primera etapa y 40 MW adicionales con el aporte de agua proveniente de las cuencas Viscachas y Putucuni, en una etapa posterior.

En un enfoque más reciente según noticias publicadas el 18/03/2015 Bolivia apunta a cambiar su matriz energética y a exportar electricidad a países vecinos, para ello ha programado una cartera de proyectos hidroeléctricos que implican grandes inversiones. De acuerdo con declaraciones de las autoridades del país, se espera que para el 2025 Bolivia esté generando cerca de 6.000 megavatios (MW) y consumiendo en su mercado interno un promedio de 3.000 MW. El excedente se planea exportar.

¿Cuál es la situación actual de Bolivia en materia de generación, cuánto falta para alcanzar los objetivos marcados para el 2025? Haciendo un corte a septiembre de 2014, Bolivia tenía una capacidad de generación de 1.640 MW, ese volumen de energía estaba compuesto por un 33 % de energía hidroeléctrica y un 67 % de generación termoeléctrica. Mientras que la demanda había crecido, según palabras de esta autoridad, hasta los 1.200 MW.

Durante 2014 y 2015 se experimentan enormes avances en la ejecución de proyectos e implementación de sistemas, para ello el “Plan Eléctrico del Estado Plurinacional de Bolivia 2025”, el “Plan para el desarrollo de las energías alternativas 2025” y la “Agenda Patriótica del Bicentenario al 2025”, definen lineamientos centrales que plantean: la expansión del sistema eléctrico a las áreas rurales hasta llegar al 100% de cobertura en el territorio nacional; garantizar la demanda interna y generar excedentes de energía eléctrica destinados a la exportación de energía a los países vecinos; la sustitución del uso de combustibles fósiles para la generación por fuentes alternativas, renovables y limpias.

Como parte de ese conjunto de proyectos Misicuni es un proyecto múltiple que tiene por objetivo generar energía eléctrica para el Sistema Interconectado Nacional (SIN), y al mismo tiempo, abastecer de agua potable y agua para riego al valle de Cochabamba. Cochabamba es una región de Bolivia que tiene un creciente problema de escasez de agua tanto para consumo de su población como para la agricultura. Por otro lado, el país requiere aumentar su capacidad de generación para hacer frente a la creciente demanda eléctrica. Según noticias recientes, la presa ha sido concluida. Así que lo que sigue es implementar el sistema de distribución de las aguas para los usos a los que apunta el proyecto.

A nivel nacional destacan otros proyectos importantes entre los que destacan los siguientes:

SAN JOSÉ

El proyecto consiste en realizar la central hidroeléctrica San José, en el Departamento de Cochabamba, cuya puesta en marcha en 2018 permitirá inyectar 124 MW de energía al SIN y se tiene prevista una inversión de aproximadamente $us 244,83 millones ($us 94.89 MM y $us 149,94 MM).}

Las obras civiles y mecánicas fueron adjudicadas a mediados del 2016 a la empresa china Synohidro. Se conoce que el proyecto pretende alcanzar los 124 MW mediante la construcción de las centrales San José I (55 MW) y San José II (69 MW), emplazadas en cascada, aguas abajo de la existente Central Hidroeléctrica de Santa Isabel.

Este proyecto está compuesto por un total de cuatro contratos. El primero, de supervisión, suscrito con la empresa Ain Active Geoconsult, por $us 7.49 millones; más otros tres de construcción. Entre los contratos de construcción figura el de construcción de obras civiles, red vial, regulación y conducción del Proyecto Hidroeléctrico San José, la empresa Sinohydro es la adjudicataria de este acuerdo.

Luego está el contrato para la construcción de obras civiles, embalse Miguelito, tuberías forzadas, casa de máquinas San José 1 y San José 2, suministro y montaje equipo electromecánico del Proyecto Hidroeléctrico San José. (En Licitación – $us 80 MM). Y el último de los contratos es para la construcción y montaje de subestaciones y líneas de transmisión (que también se encuentra en proceso de licitación (CAF).

IVIRIZU

El proyecto está ubicado en el departamento de Cochabamba, municipios de Totora y Pocona, primera y tercera sección municipal, provincia Carrasco. La cuenca del río Ivirizu se ubica 25 kilómetros al norte de Monte Punko, kilómetro 120 de la carretera antigua Cochabamba – Santa Cruz.

Se estima que este proyecto genere cerca de 110 MW, con una inversión estimada de $us 230 millones.

MIGUILLAS

En el departamento de La Paz, en octubre de 2014 se suscribió el contrato para la construcción de este proyecto hidroeléctrico. Fue la empresa española Corsán Corvia la que se adjudicó las tareas de construcción de la Planta Hidroeléctrica Miguillas, la misma que requiere una inyección económica de $us 397,7 millones.

Una vez puesta en marcha la planta generará 200 MW, con dos centrales en cascada ubicadas en Umapalca y Palillada, su capacidad de generación equivale al 14 % de la capacidad actual del país. Según contrato, el plazo para la finalización de las obras comprende un periodo de 48 meses.

ROSITAS

En 1977 fue realizado el estudio de factibilidad del Proyecto Río Grande Rositas, a cargo de la firma consultora estadounidense Overseas Bechtel Incorporated. El proyecto es uno de los nueve aprovechamientos hidroeléctricos sobre el Río Grande identificados en estudios preliminares y es el último de esa cascada de proyectos hidroeléctricos.

En junio de 2014, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) lanzó una licitación para realizar los estudios de factibilidad del Proyecto Hidroeléctrico Rositas en el departamento de Santa Cruz. De acuerdo a anteriores estudios, el proyecto puede alcanzar una capacidad de generación de hasta 600 MW, además de su componente de riego, con el que se espera abastecer del líquido a comunidades del Chaco aledañas al proyecto, esta zona del país que puede ver cambios trascendentales con esta medida porque actualmente cada año su población sufre los efectos de prolongados periodos de sequía.

Según el ministerio del sector, a lo largo del 2014 se firmaron tres de esos contratos (Misicuni, San José y Miguillas), los que –sumados- significan más de 400 MW en generación y una inversión de más de $us 800 millones.

A la lista anterior faltaría agregar el largo listado de proyectos de riego realizados y por realizarse con el proyecto Mi Agua, que va incorporando una superficie importante de áreas de cultivo con riego.

EL POZO

Es el título de un cuento clásico de Augusto Céspedes. El relato en breve: El personaje principal: Suboficial Miguel Navajas, recluido en Tarairí, en espera de ser evacuado a La Paz. Ha escrito un diario, en el cual relata la historia del pozo, ahora en manos de los paraguayos. El tema principal es que no hay agua y el grupo de soldados, bajo el ardiente Chaco, cifra las esperanzas para obtenerla mediante la excavación manual de un pozo. El pozo supera los 45 ms. y después de 7 meses, no hay agua” ese agujero siniestro es un enemigo estúpido y respetable” exclaman. No sirve para nada.

Los pilas al enterarse de que han excavado un pozo atacan al grupo, y estos defienden el pozo sirvió para eso, para sufrir un ataque que arroja muertos de ambos lados, sin tener agua. Trece cadáveres son tirados al pozo y “ese pozo seco es el más profundo del Chaco”.

Este cuento nos recuerda que el agua es vida y su carencia, sufrimiento y muerte.

Con esta introducción me referiré a la importancia de nuestros acuíferos subterráneos, particularmente en estos momentos en que la cuenca del Pilcomayo se seca, “sufre sequía y los animales mueren deshidratados” (El DIARIO, 27 de junio).

ACUÍFEROS DEL CHACO

Entre 1992 y 1998 en el Chaco de la Provincia de Tarija en Bolivia fueron realizadas investigaciones para evaluar la posibilidad de explotación de aguas subterráneas, equipo técnico trinacional conformado por Ronald Pasig, Hernan Villena (Pronar, Bolivia) & Christian Neumann-Redlin. Estudios hidrogeológicos y geofísicos como también la perforación de pozos profundos han revelado en el paisaje de llanura aluvial deposicional y de las colinas bajas terciarias la existencia de acuíferos en profundidades mayores a 150 m. Los caudales de los pozos varían entre 0.5 – 2.0 l/seg y la calidad de esta agua subterránea sirve para todo tipo de uso. En el cono aluvial del Rio Pilcomayo existen acuíferos someros con agua fresca en los paleocanales y agua salina en las paleoterrazas. Los caudales suman a 1 a 3 l/seg, pero el uso es limitado por la existencia de aguas salinas.

ACUÍFEROS DE COCHABAMBA

Un informe del Centro de Levantamientos Aeroespaciales y Aplicaciones para el Desarrollo Sostenible de los Recursos Naturales (CLAS), realizado en 2011 y procesado en 2012, concluyó que el 15 por ciento de las recargas acuíferas vitales para reponer el agua de los pozos del Valle Bajo y de Cercado fue impermeabilizado por el avance de la mancha urbana y el asfaltado de calles por encima de la Cota 2.750, límite establecido por ley para las urbanizaciones sobre el Parque Tunari.

La situación, cuatro años después, empeoró a tal punto que Cruz exigió a las autoridades municipales que tienen jurisdicción sobre este pulmón ecológico acciones de mitigación para disminuir los efectos a raíz del cambio climático.

Los bolsones de agua del Parque Tunari son fuentes vitales para abastecer con este elemento a los municipios de Cercado, Sacaba, Tiquipaya, Quillacollo, Colomi, Sipe Sipe, Vinto y Colcapirhua.

El agua que fluye por las cuencas y microcuencas de la ladera sur del Parque Tunari llega a la cuenca del río Rocha y a los depósitos subterráneos de los valles, por infiltración, refieren estudios académicos que existen al respecto.

A lo largo del extenso territorio del Tunari existen al menos 39 acuíferos naturales de agua. Las cuencas más ricas e importantes están ubicadas en Liriuni, Korawayu y Tiquipaya. Las cuencas sirven para alimentar los pozos subterráneos que hay en varios municipios y garantizar el agua potable para consumo humano.

Claramente tenemos dos situaciones muy críticas y la política de aprovechamiento de nuestros hídricos superficiales y subterráneos requiere una cuidadosa planificación e inversión.

http://www.eldiario.net/publicidad/utb15/banner_utb_mea_v5_600x60.swf

Costa de Miami Beach, víctima del calentamiento global

12 Mar

Miami Beach calentamiento global

El aumento del nivel del mar traerá importantes daños sociales y económicos en todo el estado de la Florida desde los Cayos hasta San Agustín.

 

El océano devora la costa de Miami Beach a una velocidad de 0.84 centímetros por año, lo que lleva a inversiones sin precedentes para recrear este paraíso, mientras los políticos debaten si el fenómeno es atribuible al calentamiento global.

De acuerdo con The Associated Press, las costas de Florida son conocidas ya como la “zona cero” para las inundaciones de las crecidas del mar. El aumento del nivel del mar es un fenómeno bien documentado que afecta a todo el estado de la Florida desde los Cayos hasta San Agustín, afirman expertos

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el mar aumentará globalmente cerca de un metro de altura el próximo siglo e indudablemente eso traerá importantes daños sociales y económicos. Las inundaciones tendrán probablemente un impacto devastador en la economía de Miami Beach en los bienes raíces y comercios que han experimentado un auge en los últimos años.

Se calcula que el aumento del nivel del mar por sí solo dañará propiedades valoradas en unos 15 mil millones de dólares a lo largo de la costa del sur de Florida. Simultáneamente la erosión costera ejercerá una enorme presión sobre el turismo de playa, una de las mayores fuentes de ingresos del área. Miami Beach activó un plan de rescate de 400 millones de dólares, que incluye soluciones para aguas pluviales y estructuras de prevención de inundaciones.

Pero esta ciudad es una de las más bajas del país, con la mayoría construida a sólo 60 centímetros sobre el nivel del mar. Científicos de la Universidad de Miami han analizado los registros de mareas, reclamaciones de seguros y pluviómetros para concluir que las inundaciones por lluvias han aumentado 33 por ciento, mientras que las inundaciones de marea repuntaron 400 por ciento desde 2006.

Miami Beach víctima calentamiento global

Pese a que muchas de las inundaciones se deben al fenómeno llamado “King Tide”, común entre octubre y noviembre, Miami Beach es una de las ciudades que presenta más riesgo por el aumento del nivel del mar debido al calentamiento global, según expertos.

El aumento del nivel del mar en la costa suroriental de Florida, donde se encuentra Miami, ha sido de 30 centímetros desde 1870, mientras que el promedio mundial fue 20 centímetros, según la World Resources Institute (WRI). El temor de una ciudad sumergida ha provocado una preocupación masiva entre los funcionarios del gobierno local, sobre todo del alcalde Philip Levine, pionero en la lucha contra el aumento del nivel del mar a través de programas de expansión y obras públicas.

“Florida necesita que (Donald) Trump la proteja del cambio climático con una pared”, dijo recientemente el alcalde Levine.

“No veo cómo esta ciudad va a derrotar el agua”, dijo Brent Dixon, un residente de Miami Beach que planea desplazarse hacia el norte lejos de la costa en previsión del empeoramiento de las mareas.

Miami Beach víctima del calentamiento global

 

Estas preocupaciones han adquirido una nueva urgencia desde la elección presidencial de Trump, quien hace mucho tiempo es escéptico del fenómeno y dijo en 2012 que era un concepto “creado por los chinos para hacer que la producción estadounidense no sea competitiva”. Trump, un promotor de bienes raíces, es también el propietario de varias propiedades en el sur de la Florida, incluyendo Mar-a-Lago, un amplio sitio que se extiende entre el océano Atlántico y el canal intracostero en Palm Beach.

La reciente selección de Myron Ebell para liderar su equipo de transición de la Agencia de Protección Ambiental intensificó estas preocupaciones en Florida y entre muchos científicos del clima. Ebell ha ayudado a dirigir la campaña contra el consenso científico de que el calentamiento global es real y es causado por las personas.

(Fuente: sipse.com)

El misterioso lago gigante que se esconde bajo un volcán en los Andes

11 Mar

 

 

Volcán Uturuncu en BoliviaImage copyrightTHINKSTOCK
Image captionEl reservorio se encuentra a 15 km de profundidad bajo el Volcán Uturuncu en Bolivia.

Un gigantesco lago fue descubierto en Bolivia, aunque no es posible acceder a este masivo reservorio de agua.

Y es que se encuentra a 15km de profundidad bajo el volcán Uturuncu en Los Andes.

El agua del lago, que está mezclada con magma, podría no solamente ayudar a comprender por qué y cómo se producen las erupciones volcánicas.

También podría ser una evidencia de que el agua en la Tierra no provino de cometas o asteroides, sino que ya estaba presente es su interior cuando se formó el planeta.

“Volumen extraordinario”

El hallazgo fue realizado por Jon Blundy, de la Universidad de Bristol, en Inglaterra, y colegas de Francia, Alemania y Canadá, cuando estudiaban una extraña anomalía bajo el Uturuncu.

Este volcán semidormido, que presenta fumarolas activas, tiene más de 6.000 metros de altura y se encuentra en el departamento de Potosí, en el sur de Bolivia.

La anomalía era un cuerpo de magma que, a diferencia del magma hallado comúnmente bajo los volcanes, conducía electricidad.

Fumarolas activas en el volcán UturuncuImage copyrightWIKI COMMONS
Image captionEl Uturuncu es un volcán semidormido que presenta fumarolas activas y tiene más de 6.000 metros de altura.

Estudiando en mayor profundidad esa conductividad, los científicos constataron un gran reservorio de 1,5 millones de kilómetros cúbicos, comparable al volumen del mayor lago de América del Norte, el Lago Superior.

“Se encuentra probablemente entre el Lago Superior y el Lago Hurón. Es un volumen extraordinario”, dijo Blundy a la revista británica New Scientist.

1.000 grados centígrados

El equipo de Blundy examinó rocas expulsadas en una erupción del Uturuncu hace 500.000 años y las mezcló con agua antes de someterlas a condiciones similares a las presentes a 15 km de profundidad.

Estas condiciones incluyen una presión 30.000 veces mayor que la atmosférica y temperaturas superiores a los 1.500 grados centígrados.

Esperamos que nuestros resultados mejoren nuestra capacidad de interpretar las señales de actividad sísmica

Jon Blundy, Universidad de Bristol

“Reprodujimos en el laboratorio lo que sucede a grandes profundidades en la Tierra,” explicó Blundy.

Los investigadores determinaron el porcentaje de agua en el que la conductividad de la roca era la misma que en el magma bajo el Uturuncu.

“Calculamos entonces que la anomalía contiene entre un 8 y un 10% de agua“.

Pero no se trata de agua que pueda extraerse.

“Está disuelta en roca parcialmente derretida a una temperatura entre 950 y 1.000 grados centígrados, así que no es accesible“, señaló Blundy.

Microcosmos

El agua en el magma puede ayudar a explicar la composición de la corteza terrestre.

Cuando el magma en el manto terrestre, compuesto de basalto, sube a la corteza, el agua ayuda a la formación de rocas como la andesita, que recibió este nombre precisamente porque se encuentra bajo los Andes.

Volcán Uturuncu en BoliviaImage copyrightWIKI COMMONS
Image captionEl agua bajo el Uturuncu no es accesible. Está mezclada con magma y tiene una temperatura cercana a los 1.000 grados centígrados.

La andesita es una roca ígnea volcánica y el magma andesítico es el más rico en agua aunque al hacer erupción el agua se pierde como vapor.

“El proceso en el Uturuncu es un microcosmos de la formación de la corteza continental”, dijo Blundy.

“Lo poco que sabemos”

Blundy y sus colegas aún no saben qué papel juega la conductividad eléctrica en las erupciones.

Pero detectaron similares casos misteriosos de conductividad bajo la zona volcánica Taupo en Nueva Zelanda y en el Monte Santa Helena en el estado de Washington, en Estados Unidos.

Monte Santa HelenaImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionMagma que conduce electricidad también fue detectado bajo el Monte Santa Helena en Estados Unidos. El fenómeno podría ser indicio de otro gran reservorio.

Es probable que la conductividad en estos casos también sea indicio de reservorios secretos como el del Uturuncu.

“El estudio nos recuerda lo poco que sabemos sobre el agua en la corteza y el manto terrestres“, dijo Steve Jacobsen, de la Universidad Northwestern en Illinois.

¿De dónde vino el agua de la Tierra?

Jacobsen y sus colegas descubrieron en 2014 un reservorio de agua tres veces el volumen de todos los océanos a 700 km de profundidad.

Estos descubrimientos son nuevos indicios de que existen grandes cantidades de agua en el interior de la Tierra, que podrían haber dado origen a los océanos.

Y es posible que el agua que hace habitable al planeta ya estuviera presente en la misma nube de polvo que se condensó para formar el planeta, en lugar de llegar posteriormente en cometas o asteroides con hielo, como señalan algunas teorías.

Los científicos esperan que comprender el agua y la conductividad en el magma puedan tener un impacto práctico y crucial, según concluyó Blundy.

“Esperamos que nuestros resultados mejoren nuestra capacidad de interpretar las señales de actividad sísmica“, señaló.

Y esa interpretación podría traducirse en una mayor habilidad para predecir devastadoras erupciones.

Los ríos atmosféricos, ¿causa de la extinción de ecosistemas?

10 Mar

 

 

La reciente desaparición de la población de ostras en la bahía de San Francisco habría sido provocada por el efecto de este fenómeno meteorológico.

Un grupo de climatólogos estadounidenses aseguran haber demostrado que los ríos atmosféricos pueden ser la principal causa de las grandes inundaciones y de la extinción de los ecosistemas, según un estudio publicado en el portal The Royal Society.

Según los investigadores, los ríos atmosféricos —estrechos corredores invisibles de humedad concentrada en la atmósfera terrestre que transporta corrientes de aire con una alta concentración de vapor de agua— habrían sido los causantes de la extinción de la población de ostras de la Bahía de San Francisco (EE.UU.), que pasó de 3.000 por metro cuadrado en 2011 a prácticamente desaparecer.

En gran parte, ello se debió a la drástica disminución de la concentración de sal en el agua marina provocada por una ingente llegada de agua dulce al lugar.

El agua dulce se habría derramado sobre la bahía después de que las corrientes de los ríos atmosféricos generasen fuertes lluvias, lo que provocó deslizamientos de tierras y desbordamientos en el norte del Estado de California.

Ríos atmosféricos extinción ecosistemas

Asimismo, los ríos atmosféricos son los causantes de entre el 30 y el 50% de las precipitaciones anuales en la costa oeste de estadounidense. La cantidad de agua que pueden transportar dichas corrientes de aire equivale a entre 7 y 15 veces más del volumen de agua del río Misisipi, el más extenso y caudaloso de EE.UU., cuyo caudal medio es de unos 15.000 metros cúbicos por segundo a lo largo de 3.700 kilómetros.

(Fuente: rt.com)

Enfermedades, bacterias y migraciones, principales efectos de un proceso difícilmente controlable

9 Mar

 

Imagen tomada durante una expedición de Greenpeace en el Ártico.Ampliar foto
Imagen tomada durante una expedición de Greenpeace en el Ártico. PEDRO ARMESTRE

En el verano de 2014, uno de los más cálidos en lo que va de siglo, se produjeron casi un centenar de infecciones por bacterias del género vibrio, entre las que está la causante del cólera, en las costas de Suecia y Finlandia. Algunos de los casos se dieron a apenas 160 kilómetros del Círculo Polar Ártico. El clima está tan trastocado por el cambio climático que una enfermedad asociada al trópico está emigrando tan al norte. La emergencia de enfermedades y patógenos es solo una de las consecuencias que tendrá el deshielo del Ártico para todos.

Bacterias en el mar y virus en la tierra. Aunque el calentamiento sea global, hay regiones del planeta que se calientan más que otras. En el ártico se produce un efecto denominado amplificación ártica por el que el deshielo allí es más acusado que en otras regiones heladas. La explicación breve dice que la retirada del hieloen favor del agua reduce la capacidad de la región de rebotar la radiación solar. Esto hace que se caliente aún más y retroalimente el deshielo, lo que puede flanquear el paso a patógenos, algunos venidos del pasado.

Aunque no se las vea, las bacterias marinas son el principal componente de la biomasa marina. Algunas especies, como las vibrio, que son patógenas. El otro peligro viene de los hielos y el permafrost de las franjas norteñas de Siberia, Canadá y Groenlandia que se están derritiendo. Investigadores del CSIC encontraron en junio de 2015 ADN de virus hasta ahora desconocidos en lagos de Svalbard. Dos meses después se daba a conocer el desentierro de un virus de hacía 30.000 años atrapado en el hielo siberiano.

El oso híbrido. Hace 10 años, un extraño oso fue abatido en el norte de Canadá. Era extraño por su apariencia y un análisis de ADN confirmó la extrañeza. Se trataba de un ejemplar nacido de un oso pardo ogrizzly y un oso polar. Algún ingenioso lo bautizó como grolar. El avistamiento de osos grolar no ha dejado de aumentar en estos años, así como los encontronazos entre ambas especies. El deshielo del ártico está empujando al polar tierra adentro y al grizzly cada vez más al norte. Pero el impacto ecológico del deshielo está afectando a todo el ecosistema ártico. Desde el microscópico plancton, que tiene que lidiar con el aumento de la temperatura y la acidez del agua, hasta la migración anual de las ballenas.

¿Y el anticiclón de las Azores?

Aunque son muchos los factores que intervienen en el clima, la mencionada amplificación ártica ha dibujado el escenario de un polo norte casi sin hielo durante muchos meses en solo unas décadas. Esa agua es, por definición más caliente que el hielo. Los científicos ya están investigando cómo afectará esto a la circulación oceánica y las corrientes de aire asociadas que determinan buena parte del clima en todo el planeta.

Un coste de billones de euros.

Investigadores de la Universidad de Cambridge han estimado el impacto económico que tendrá el deshielo no de todo el Ártico, sino solo del permafrost, del hielo atrapado en las tierras que rodean el Ártico. Para finales de siglo, la cantidad extra de emisiones tendrá un impacto de más de 40 billones de euros.

Menos hielo, mas cambio climático.

Es la gran paradoja. El cambio climático derrite el hielo del Ártico y esto retroalimenta al cambio climático. Un amplio informe de las Academias de Ciencias de EE UU (de obligada lectura) sobre los impactos globales del deshielo del Ártico de 2015 destacaba cómo la reducción del efecto albedo, la liberación del metano y el carbono atrapados en el permafrost o la alteración de la circulación oceánica intensificarán el calentamiento global. Y eso, probablemente, acabe con el hielo que quede en el Ártico.

http://elpais.com/s/setEspana.html

Más de 15.000 científicos lanzan una alerta para salvar el planeta

9 Mar

Veinticinco años después de la primera advertencia, un nuevo llamamiento advierte de que casi todos los problemas son ahora “mucho peores”

Más de 15.000 científicos lanzan una alerta para salvar el planeta
Harvepino Shutterstock

Un grupo de 15.000 científicos de 184 países han alertado, por segunda vez en 25 años, de las negativas tendencias ambientales que amenazan “seriamente” el bienestar humano y causan daños “sustanciales” e “irreversibles” a la Tierra. Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad: Un segundo aviso es el título del artículo que firman este lunes en la revista BioScience, en el que hablan de las “señales obvias de que vamos por un camino insostenible”, aunque también ofrecen acciones para intentar revertir las tendencias actuales. A su juicio, casi todos los problemas que acucian al planeta son ahora “mucho peores” que en su primer llamamiento, de 1992.

En los últimos 25 años, las tendencias en nueve temas medioambientales “sugieren que la Humanidad sigue arriesgando su futuro”, aunque hay algunas excepciones como la estabilización de la capa de ozono. Esta “rápida disminución global de las sustancias que perjudican la capa de ozono muestra que podemos hacer cambios positivos cuando actuamos de forma decisiva”, subrayan. Pero el bienestar humano sigue “seriamente amenazado” por tendencias negativas como el cambio climático, la deforestación, la falta de acceso agua dulce, la extinción de las especies y el crecimiento de la población humana, escriben los expertos.

Sin embargo, “la Humanidad no está tomando las medidas urgentes necesarias para proteger nuestra biosfera en peligro”, según los firmantes del artículo, ya que “la abrumadora mayoría” de las amenazas que ya se habían descrito persisten y, “de manera alarmante, la mayoría están empeorando”. Por ello, los científicos sugieren 13 áreas en las que actuar y piden una corriente de presión pública para convencer a los líderes políticos de que adopten las medidas correctivas.

Crear más reservas terrestres y marinas, fortalecer la aplicación de las leyes contra la caza furtiva y las restricciones al comercio de especies silvestres, ampliar los programas de planificación familiar y de educación para las mujeres, promover un cambio de dieta basada en las plantas y la adopción “generalizada” de energías renovables y tecnologías “verdes” son algunas de sus propuestas.

Esta es la segunda advertencia sobre los peligros del futuro, que ha sido necesaria al constatar que casi todas las amenazas se han recrudecido desde 1992, cuando más de 1.700 científicos, entre ellos todos los premios nobel vivos, firmaron Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad, publicada por la Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Preocupados). La segunda advertencia ha sido redactada por una nueva organización independiente internacional, la Alianza de Científicos Mundiales, liderada por el profesor William Ripple, de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad estatal de Oregón (EE UU), con datos de agencias gubernamentales, organizaciones sin ánimo de lucro e investigadores individuales.

Algunas personas, “podrían tener la tentación de ignorar estas evidencias y pensar que estamos siendo alarmistas”, indica Ripple, pero “los científicos saben interpretar datos y mirar a las consecuencias a largo plazo. Los que han firmado esta segunda advertencia no están solo lanzando una falsa alarma”. Al contrario, “están reconociendo las señales obvias de que vamos por un camino insostenible”. “Esperamos que nuestro documento encienda un amplio debate público sobre el medioambiente y el clima global”, agrega.

Aunque el panorama parece sombrío, los científicos señalan que se han hecho progresos en algunas áreas como la reducción de los productos químicos que dañan la capa de ozono y el aumento de la energía generada con fuentes renovables. Además, en algunas regiones se ha producido un “rápido descenso en las tasas de natalidad, lo que puede atribuirse a inversiones para la educación de las mujeres” y también se ha registrado una ralentización de las tasa de deforestación en algunos lugares.

Entre los principales peligros, la Alianza destaca el aumento del 35% de la población humana, que ha sumado 2.000 millones de personas desde 1992, mientras se produce una reducción colectiva del 29% en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces. “Hemos desencadenado un evento de extinción masiva, el sexto en aproximadamente 540 millones de años, en el que muchas formas de vida actuales podrían estar aniquiladas o al menos comprometidas de extinción para finales de este siglo”, recuerdan. Otras tendencias negativas son la reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible per capita, el descenso en las capturas de pescado salvaje, a pesar del aumento de los esfuerzos pesqueros, o un incremento del 75% en las zonas muertas de los océanos.

También causa preocupación la pérdida de unos 300 millones de acres de bosque, muchos de ellos convertidos en agrícolas, el continuo incremento de las emisiones globales de carbono y el aumento de las temperaturas. “Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra fallida trayectoria, y el tiempo se agota”, advierten los científicos, que llaman al resto de la comunidad a respaldar la el manifiesto.

Fuente: elpais.com

Cambio climático: Lo que el agua puede llevarse

8 Mar

La temperatura ha bajado tanto en Yellowstone que los géiseres escupen nieve en lugar de agua hirvie

8 Mar

 

Yellowstone nieve agua hirviendo

Visitar Yellowstone en estas fechas puede ser todo un espectáculo. Primero, por el frío glacial con temperaturas bajo cero en el que se encuentra. La segunda es el poco común espectáculo de ver los géiseres del parque escupiendo nieve en lugar de agua hirviendo.

Wyoming es uno de los géiseres más famosos del Parque Nacional de YellowstoneLo es por vomitar regularmente enormes chorros de agua hirviendo y vapor de agua cada 74 minutos.

El agua que sale disparada se levanta a 95,6 grados Celsius (204 grados Fahrenheit), ya que golpea el aire exterior, y la nube de vapor se puede obtener por encima de 177 grados centígrados (350 grados Fahrenheit) y llegar a 43 metros de altura. Pero esta semana, el géiser parece estar en erupción de nieve, debido al clima inusualmente frío en la región.

El efecto se produce cuando la temperatura cae por debajo de los cero grados la cosa cambia. En temperaturas frías, el agua caliente se congela en realidad más rápido que el agua fría. No es que salga nieve helada directamente de sus profundidades, lo que realmente sucede aquí es que el agua caliente forma instantáneamente una nube que golpea con el aire y empieza a nevar.

El agua hirviendo se condensa tan rápidamente porque se evapora constantemente y el vapor de agua se agrupa rápidamente en el aire helado en el exterior, formando una nube.

Todo ese vapor de agua eventualmente se vuelve demasiado pesada, al igual que en las nubes atmosféricas, y comienza a caer de nuevo a la Tierra como nieve.

El meteorólogo Marcos Seeley de la Universidad de Minnesota explica este fenómeno para la Ciencia en vivo: “Cuando hace frío afuera, apenas hay vapor de agua presente en el aire, mientras que el agua hirviendo emite vapor muy fácilmente.

Cuando arrojas el agua al aire, se rompe en gotitas mucho más pequeñas. Ahora, el aire frío es muy denso, y esto hace que su capacidad para mantener las moléculas de vapor de agua sea muy baja. Hay menos espacio para las moléculas de vapor”.

La secuencia provocada por la naturaleza es algo bastante increíble, más cuando sucede directamente de un géiser caliente y burbujeante. Las temperaturas no suelen ser tan baja en Yellowstone, por lo que es un hecho bastante raro.

(Fuente: lainformacion.com)

Planeta en desintegración muestra el nefasto futuro de la Tierra

7 Mar

Todos sabemos que el Sol es una estrella y, como tal, tiene un tiempo de vida limitado, lo que repercute en la posibilidad de vida en la Tierra. Recientemente, un hallazgo del Telescopio Espacial Kepler abrió una ventana inesperada hacia el futuro de nuestro mundo, al descubrir un planeta muy similar en fase de descomposición.

 

Las estrellas como nuestro Sol, viven miles de millones de años y, una vez que se consume su energía, pasan a una fase de máxima expansión (gigantes rojas) para luego reducir su tamaño drásticamente (enanas blancas). Sin embargo, conservan tanta densidad en su interior, que ejercen una intensa fuerza gravitatoria hacia los cuerpos celestes que las rodean.

Hace aproximadamente un año, el telescopio Kepler halló a una enana blanca llamada WD 11451+017, que se encuentra en su última fase y está absorbiendo lentamente a un planeta que la orbita, tal y como lo hace la Tierra con el Sol. El planeta expulsa poco a poco fragmentos de roca que son atraídos por la fuerza gravitatoria de la enana blanca.

Afortunadamente, los científicos aseguran que nuestro Sol está en el apogeo de su existencia y aún le quedan unos 5000 millones de años de vida, antes de pasar a la fase de gigante roja, y engullir a planetas como Mercurio o Venus, para luego absorber a la tierra con su fuerza gravitatoria de enana blanca.

 

 

 

 

 

Fte: Tuhistory

La Antártida, en alerta frente al cambio climático

6 Mar

 

 

La Antártida, en alerta frente al cambio climático

El considerado sexto continente, que anteriormente estaba totalmente cubierto de hielo, ahora esta perdiendo su manto blanco por el cambio climático

El aumento de la temperatura, el derretimiento de los glaciares, lluvia en lugar de nieve y la polución de la atmósfera: el cambio climático produce en la Antártida trastornos muy claros que alarman a los científicos.

“Cuando llegué a la Antártida en los años 90 jamás llovía. Hoy llueve con frecuencia en vez de nevar“, dice con preocupación el director del Instituto Antártico Argentino (IAA), Rodolfo Sánchez. A 1.000 km del extremo sur del continente americano, el archipiélago Shetland del Sur está en primera línea: en un siglo la temperatura media aumentó 2,5 grados centígrados.

El derretimiento de los glaciares preocupa a los científicos: los paisajes otrora de un blanco inmaculado dejan ver flancos de montañas y riberas con sombras. “Los glaciares llegaban hasta la costa, pero ahora hay una playa de 500 metros”, observa el experto señalando el gigantesco glaciar próximo a la base científica argentina Carlini, donde la mayoría de las investigaciones versan sobre los efectos del cambio climático.

De diciembre a marzo, las temperaturas son más clementes durante el verano austral y los científicos trabajan en los laboratorios de la base, una de las 13 argentinas del también conocido como sexto continente.

Intrusos en Malvinas

Por tercer año consecutivo la isla del Rey Jorge, también llamada 25 de Mayo, fue testigo del desembarco de nuevos ocupantes. Una pareja de pingüinos reales tomó el hábito de venir a reproducirse cerca de la base Carlini. Es aún demasiado pronto para afirmar que ello es resultado del calentamiento global, pero es una hipótesis.

Esta especie habita por lo general sobre el continente, en la Patagonia o en el archipiélago de las Islas Malvinas, cuya soberanía se disputan Argentina y el Reino Unido, a 2.000 km de distancia y en un clima menos frío. Un intento de colonización británica, ironiza un científico argentino. A finales del siglo XX, las bases militares se transformaron en laboratorios donde se estudia el futuro del planeta.

“La Antártida es el termómetro que indica cómo cambia el mundo. No hay lugar en el mundo donde sea más evidente el cambio climático“, afirma Adriana Gulisano, física de la Dirección Nacional Antártica. “Y no hablo de variación climática, sino de cambios estadísticamente significativos. Hay un alza de la temperatura media, y la retracción de los glaciares es tremenda”.

El derretimiento de los glaciares modifica la salinidad del agua y altera los microorganismos, el krill que se reproduce debajo del hielo y del cual se alimentan los mamíferos marinos. “Menos hielo quiere decir menos krill para las ballenas, los pingüinos, las focas y toda la cadena alimentaria”, destaca Rodolfo Sánchez.

Debajo del hielo, dinosaurios

El retroceso de los glaciares pone manos a la obra a los paleontólogos. Antaño, los dinosaurios poblaban la Antártida, antes de la glaciación, en los tiempos en que había bosques donde se alimentaban. Fue hace 75 millones de años. “Los indicios están en el hielo“, dice Marcelo Reguero, paleontólogo que trabaja desde 1986 en la Antártida.

Al pie de la montaña Tres Hermanos, que domina la base Carlini, las construcciones rojas parecen cajas dispersas sobre una elevación desde donde se ve la playa sembrada de rocas volcánicas negras y bloques de hielo.Los científicos vislumbran los abastecimientos de provisiones que llegan por barco o helicóptero.

Los desechos son guardados mientras se espera la reparación de un rompehielos para que los lleve al continente.La población de científicos y militares, que aseguran la logística, puede llegar al millar durante el verano en las 13 bases.Quizás atracan algunos turistas. El turismo se ha desarrollado en el continente blanco. Entre 30.000 y 40.000 amantes de las sensaciones extremas llegan cada año desde Ushuaia, en la Patagonia, en cruceros-rompehielos.

En la base Carlini, Maria Marta Martorell, bióloga, trabaja en microorganismos que puedan ser utilizados en la industria farmacéutica y en otros capaces de limpiar la contaminación por hidrocarburos “con resultados prometedores”. El sexto continente es considerado la tercera reserva de hidrocarburos del mundo, pero su explotación está prohibida en virtud del Tratado Antártico de 1959.

En la Antártida, a miles de kilómetros de los grandes centros industriales, un estudio italo-argentino estableció que la concentración de dióxido de carbono va creciendo. “Es por los flujos de circulación atmosférica. Las emisiones globales afectan a la Antártida“, dice Adriana Gulisano.

“Si en las zonas periféricas de la Antártida la temperatura media aumenta, baja cuanto más nos acercamos al polo sur. ¿Por qué? es la pregunta del millón, eso investigamos”, explica.

AFP

Nieva en el Sáhara por segunda vez en la historia

5 Mar

Nieva Sáhara

La imagen es impactante: un manto blanco sobre la arena naranja. Hablamos de la nevada que cayó sobre la ciudad argelina Aïn Séfra, situada a 1.000 metros de altura. Solo se recuerda algo similar en 1979

Internet es el lugar donde todo cabe. Es el cajón de sastre en el que verdades y mentiras se cubren con el mismo velo de información. Algunas imágenes parecen sacadas de la más profunda de las ficciones, de un mundo en el que lo imposible y lo factible se confunden. O si no, ¿creerías si dijéramos que ha nevado en el Sáhara?

Por mucho que cueste creerlo, esto sucedió nada más y nada menos que el pasado lunes. Un frío y ligero manto blanco cubrió el 19 de diciembre la roja arena convirtiendo el paisaje en un inesperado escenario digno de película de ciencia ficción.

La estampa fue captada por Karim Bouchetata, un fotógrafo aficionado. El emplazamiento de esta espectacular escena es la ciudad argelina de Ain Séfra, considerada una de las puertas al vasto desierto africano.

Pese a que la localidad está situada a unos 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar y a ser próxima al Atlas, la nieve queda lejos de ser un fenómeno habitual en la ciudad. La última nevada registrada de cierta importancia que se recuerda tuvo lugar en 1979 y sólo duró media hora.

Algunos copos cayeron en 2005 y 2012, pero nada comparado a esta ocasión. No, no ha sido una gran nevada, pero ha sido suficientemente abundante para tejer una tela de nieve sobre un terreno más relacionado con el calor extremo.

Nieva en el Sáhara

Los habitantes de Ain Séfra pudieron gozar de este espectáculo natural durante todo el día, hasta que el calor derritió la nieve, volviendo a convertir en imperante el naranja cobrizo de la arena sahariana.

Y es que, que nieve en el desierto es un fenómeno extraordinario. “Parecía increíble cómo la nieve se posó en la arena”, comenta el autor de las fotos en el diario ‘Today’. Este fenómeno también podría tener un alto valor científico, puesto que, según este mismo diario, puede ser una confirmación de la teoría de que en 15.000 años el desierto del Sáhara volverá a ser verde. Pero eso sólo el tiempo lo dirá.

(Fuente: lavanguardia.com)

 

 

Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico

4 Mar

Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido

Salvar el Ártico es salvar el planeta, nos dicen y repiten hasta la saciedad los científicos y grupos de activistas. Es un entorno frágil y desestabilizarlo supone enloquecerlo de un modo quizá irreversible, tal y como está empezando a ocurrir.

Su deshielo parece inevitable, según la ciencia, pero ralentizarlo supondría mucho. Sobre todo, porque, como dicen Greenpeace, “lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico” y, de no actuarse de forma urgente y efectiva, su impacto será devastador.

Apocalíptico pronóstico de Greenpeace

Greenpeace, en efecto, tituló su campaña con el mencionado eslogan. En un impactante vídeo que se difundió hace apenas medio año podemos ver una simulación gráfica de los posibles impactos que provocaría el deshielo de la región ártica en el resto del mundo.

Mostrarnos de forma visual (ver vídeo al final del post) cómo acabarán ciudades como Londres, Sevilla, Miami u otros lugares costeros o especialmente vulnerables como un bosque ártico o un campo de arroz, pongamos por caso, es una forma mediática de hacerlo.

Pero los cambios serán globales, no uniformes, pero sí lo suficientemente generalizados como para temer sus efectos, según confirman evidencias científicas. De igual manera que el deshielo del Ártico traerá consecuencias en cadena inimaginables en los distintos ecosistemas, ahora mismo imposibles de predecir.

Tráfico marítimo y explotación de recursos

El deshielo, como es sabido, ha abierto el tráfico en aguas árticas de forma inédita para el hombre moderno. El avance del deshielo ya ha hecho posible la ruta del norte y del noroeste, utilizadas para el transporte de mercancías. De hecho, el tráfico marítimo ya se ha incrementado, y con ello también la actividad pesquera, el turismo y la minería.

A ello hay que añadir la cada vez mayor necesidad de recursos que se tiene, lo cual lleva a poner los ojos en regiones vírgenes como ésta, entre otros objetivos para realizar exploración de gas y petróleo. Son actividades económicas y humanas que suponen un importante impacto ambiental y que, de no restringirse con el suficiente rigor, acelerarán su explotación y declive.

En la región ártica ello supondrá la desaparición de numerosas especies, entre ellas el oso polar, tanto por el aumento de las temperaturas como por la falta de fuentes de alimentación. Actualmente, solo quedan 26.000 en todo el mundo y se trata de una especie en inminente peligro de extinción, al tiempo que están amenazadas otras muchas que pertenecen a este ecosistema único, un auténtico santuario de vida salvaje.

No en vano, el impacto ecológico del deshielo afecta a todo el ecosistema ártico, desde el microscópico plancton hasta la composición bioquímica del agua o al comportamiento migratorio de las ballenas. De un modo u otro, nada impedirá que se produzcan cambios drásticos en la flora y fauna, amenazando sobre todo a las especies autóctonas más antiguas.

Entre otros efectos a nivel ambiental, una creciente explotación de recursos también acelerará el deshielo, con lo que las consecuencias, a la postre, agravarán las previstas en caso de seguir avanzando el cambio climático al ritmo actual.

Más calentamiento, más patógenos

Como hemos apuntado, la región ártica se calienta de forma especial. Se trata, en efecto de la región del planeta que más sufre el calentamiento global a consecuencia de un efecto denominado amplificación, básicamente por su menor capacidad para rebotar la radiación solar. Así pues, se produce un mayor calentamiento y también se acelera el deshielo, lo cual puede ayudar a desarrollar la reactivación o desarrollo de patógenos. La velocidad a la que allí aumentan las temperaturas ya ha provocado casos de ántrax, y los científicos advierten de la posibilidad de que el cambio climático pueda traer también numerosas bacterias y “virus gigantes”.

Por otra parte, el deshielo en la zona ártica dispara el avance del cambio climático. Junto con la liberación de metano y carbono atrapados en el permafrost (capa de suelo helado), el deshielo intensificará los efectos del cambio climático, apunta un informe (2015) de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Un colosal coste económico

La ciencia también ha calculado cuánto nos costará a nivel económico el deshielo del ártico, si bien solo de forma aproximada. Según investigadores de la Universidad de Cambridge y de Rotterdam el impacto económico del deshielo del permafrost, superará los 45 billones de euros. Una cifra que solo cuenta el efecto del gas de efecto invernadero en las economías, por lo que el resultado se multiplicaría si sumáramos otros aspectos en realidad más graves, como son los efectos de la subida del nivel del mar o de la acidificación de las aguas.

Igualmente, se liberarán a la atmósfera decenas de gigatoneladas de metano que permanecía atrapado en el hielo, un potente gas de efecto invernadero, con lo que ello supondrá en cuanto a costes asociadas a un aumento de las emisiones. De hecho, se acelerará el proceso del cambio climático. Greenpeace, por su parte, considera que para los países de la Unión Europea los costes directos de la subida del nivel del mar rondarán los 17.000 millones de euros anuales en el 2100. Y, lógicamente, los efectos del deshielo se agravarán en los países más pobres, donde más se van a sufrir los efectos del cambio climático.

Un Ártico totalmente enloquecido

A nivel global, los efectos del deshielo son cada vez peores. Si hace nada las predicciones daban un cierto respiro, sin dejar de advertir que habíamos entrado en una “espiral descendente”, ahora no dudan de que estamos en una cuenta atrás. En palabras de Carlos Duarte, oceanógrafo, director del Centro de Investigación del Mar Rojo y catedrático en la Universidad Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología, en Arabia Saudí:

“Nos encontramos un Ártico completamente enloquecido. No existe ahora mismo un modelo de predicción. Tenemos un problema, se nos ha ido de las manos.”

Aun así, “todavía estamos a tiempo de parar los efectos del cambio climático”, concluye Duarte. Proteger el Ártico, la zona del planeta que más rápido se calienta, en definitiva, significa frenar el cambio climático y, con ello, también sus efectos. Aunque la ciencia afirma que el deshielo completo del Ártico es inevitable, el futuro de nuestro planeta a corto y medio plazo implica actuar de forma decidida.

Entre otros aspectos claves, invertir en energías limpias es clave. Apostar por las fuentes de energía limpias y renovables ayudaría a reducir la contaminación y también a detener el cambio climático. Una necesidad cada vez más perentoria, ante la que debe responder el mundo actuando de forma conjunta.

 

http://www.alertacatastrofes.com

 

Estudio europeo alerta de disminución dramática de los glaciares en Bolivia

3 Mar

 

 

Medio Ambiente
  • Laguna Isquillani en la Cordillera Apolobamba, mayo de 2011.| Foto: cambioclimatico-bolivia.org
Publicado el 20/10/2016

LA PAZ |

Un estudio elaborado por la Unión Europea de Geólogos y difundido por la revista The Cryosphere concluyó que los glaciares bolivianos encogieron un 43 por ciento entre 1986 y 2014, una tendencia que seguirá su curso si continúa el aumento global de las temperaturas.

El catedrático de la Universidad Metropolitana de Manchester (Reino Unido) y coordinador del estudio, Simon Cook, alertó que el retroceso de los nevados “deja tras de sí lagunas que pueden desbordarse llevándose por delante pueblos e infraestructuras situados aguas abajo”.

El informe señala que esta circunstancia también amenaza el abastecimiento de agua para consumo, riego y producción de energía hidroeléctrica, ya que por ejemplo entre el 15 por ciento y el 30 por ciento del abastecimiento de agua al área de La Paz y El Alto, que supera 2 millones de habitantes, procede del deshielo estacional.

Los geólogos midieron el área ocupada por los glaciares en el país utilizando imágenes captadas por el satélite Landsat, del programa de observación de la tierra del Servicio Geológico de Estados Unidos y la NASA.

De esta manera, concluyeron que la superficie que ocupan los glaciares bolivianos disminuyó desde 530 kilómetros cuadrados en 1986 hasta 300 kilómetros cuadrados en 2014.

El equipo investigador alertó del peligro que un eventual desborde de las lagunas puede traer, especialmente para zonas aisladas.

En este sentido, el estudio identificó diversas lagunas y embalses que corren este riesgo, pero señaló que se sabe poco de las consecuencias de estos fenómenos, llamados “inundaciones catastróficas”, así como de las consecuencias del deshielo para el abastecimiento de agua.

El investigador del Instituto Boliviano de la Montaña y coautor del estudio Dirk Hoffmann, documentó en 2009 una inundación de estas características en el área montañosa de Apolobamba, que causó muerte de ganado, destrucción de cultivos y la incomunicación de un pueblo durante meses por la destrucción de una carretera.

“Al ser localidades muy aisladas, alejadas de ciudades, las autoridades a nivel nacional y la población en general no son conscientes de los peligros a los que se enfrentan estas comunidades de montaña a causa del cambio climático y no se están tomando las medidas adecuadas”, lamentó Hoffman en declaraciones a Cryosphere.

EFE

Crisis del agua: La Paz sufre la peor sequía en cuarto siglo

2 Mar

 

Por la sequía de las represas y falta de previsiones, 94 barrios de la ladera Este y la zona Sur son afectados por el racionamiento de agua. Hay emergencia nacional. EPSAS está en la mira.

Crisis del agua: La Paz sufre la peor sequía en cuarto siglo

 

Freddy Barragán / Página Siete. Ajuan Khota se redujo a su mínima expresión, en la represa mayor apenas queda un charco de agua estancada.

Leny Chuquimia Periodista
El 8 de noviembre, la Empresa Publica Social de Agua  y Saneamiento (EPSAS) anunciaba a los paceños un racionamiento de agua en 94 barrios de la ladera Este y la zona Sur. La causa, una baja en el embalse de todas las represas que alimentan la planta de Potabilización   de Pampahasi, que distribuye el líquido a más de 256 mil habitantes. Por primera vez, una ciudad preparada para lidiar con el exceso de lluvias tuvo que enfrentar su escasez.
Para la gestión 2015-2016, el gobierno municipal  presentó un plan de emergencias previendo una dura época de lluvias. El pronóstico contemplaba un exceso de precipitaciones capaz de ocasionar mazamorras, derrumbes   y desbordes de  ríos.  Sin embargo, las descargas pluviales  fueron  mucho menores a las esperadas y las represas mermaron sin que EPSAS alertara sobre la situación.
Reportes  oficiales señalan que Bolivia enfrenta una de las peores sequías del último cuarto de siglo. Ésta,   sumada a una ola de calor extremo, resultado del  cambio climático,  afecta a siete de los nueve departamentos del país. Embalses secos y racionamiento son muestras de ello.
La dimensión del problema se puso en evidencia  el mismo día en que se aplicó el racionamiento.  “Para mí es como un terremoto,  no calculamos, no estaba en nuestras previsiones que nos falte agua. Nos ha sorprendido”, afirmó el presidente Evo Morales.
Espejos de agua que desaparecen
 Incachaca, Hampaturi y Ajuan Khota son las tres represas que alimentan al Este y al Sur  de La Paz. En menos de dos meses, sus embalses se redujeron  hasta llegar, respectivamente al 8%, 5% y 1% de su capacidad. Por falta de recursos, ninguna de ellas puede mantener el suministro.
  La reserva mayor,  Ajuan Khota, presenta un panorama apocalíptico.  Ha quedado al descubierto el fondo de lo que fue una laguna de  cuatro millones de metros cúbicos. La tierra mezclada con piedras pizarra azuladas evidencia al menos tres capas de agrietamientos.
    Apenas unos   charcos de agua estancada quedan de la  reserva que hasta hace poco alimentaba  a la represa de bajo Hampaturi. La sequedad es notoria en el viento que arrastra grandes cantidades de polvo.
En las otras dos represas -Incachaca y Hampaturi- el suelo es fangoso. Del agua que las colmaba sólo queda  tierra, piedras  y arena.   Los afluentes  que desembocan en estas lagunas artificiales también están secos. De los bofedales  ya no hay rastros.
Pero éstas no son las primeras reservas hídricas que desaparecen. A finales de 2015 el lago Poopó empezó un proceso de desertización que durante meses dejó al descubierto una capa blanca de sal granulada. “Siempre han dicho que el lago iba a secarse y convertirse en un salar, pero no pensamos que sería tan pronto”, dijo en enero   el comunario  Sinforiano Lima.
Los más afectados fueron los  Urus Muratos de Puñaka Tinta María, que ante la desaparición de su fuente de vida se declararon en emergencia. Aseguraron que la sequía y los desvíos de  ríos -que alimentaban al segundo espejo de agua más grande de Bolivia-  eran las causas.
Estudios de la Universidad Técnica de Oruro (UTO) corroboraron esa hipótesis y añadieron a las causas el alza de temperaturas. Empero, con el argumento de que la sequía se trataba de un  evento cíclico, el Gobierno  aseguró que  el lago reviviría  “como  sucede  cada cierto tiempo”.
El experto  de la UTO Willy Camargo explicó  que hay al menos cuatro variables para el desastre ambiental. Identificó la disminución de sus afluentes por el desvío del río Desaguadero como la causa principal.
“El problema del Poopó, y de cualquier lago en el mundo está  fundamentalmente en  los límites   mínimos de caudal que  se precisa    para  que el lago  se desarrolle normalmente. Si hay un caudal bajo, la evaporación por causa del incremento de temperaturas es mucho mayor, por lo que éste se seca”, dijo.
  Hace unos meses la Laguna Colorada -que se encuentra en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa- presentó los mismos síntomas: aguas que retrocedieron,  afluentes insuficientes y un incremento de las temperaturas. Pese a las denuncias,  desde el Ministerio de Medio Ambiente se explicó que el espejo de agua se encontraba en una etapa de recuperación en comparación a otros años.
En Cochabamba, tras la muerte masiva de peces, aves y ranas por altos niveles de  contaminación, la sequía agravó el problema. Para septiembre, el agua retrocedió al menos tres metros de la orilla norte dejando  tierra agrietada y fauna en estado de descomposición, que se convirtió en un foco de infección.
Había alertas, y no pocas, sobre la amenaza a las represas paceñas. Esos caudales, sin embargo, se secaron sin que las autoridades  tomen previsiones para evitar la crisis.
 La Paz sin agua
En enero, el lago Poopó  se había convertido en una enorme planicie  en la que reposaban  decenas de barcas  abandonadas donde permanecían   redes de pesca, mantas y utensilios  de cocina. Todo intacto   como si  el agua hubiera desaparecido junto al pescador en unos segundos. En medio de esos vestigios, desde San Agustín de Puñaka, Aurelio Poma avanzaba en su bicicleta. A cuestas trasladaba un bidón con cinco litros de agua que había conseguido  a poco más de una hora de viaje y que  debía alcanzar  para él, su esposa y sus hijos.
  Hasta entonces, situaciones como ésa eran impensables en las ciudades. Sin embargo, desde noviembre la búsqueda de agua se ha convertido en la tarea diaria para los vecinos de al menos 94 barrios de La Paz.
“Todos los días tenemos que ir a buscar  un poco de agua. Las wawas son las que sufren porque no hay con qué darles de comer”, es la queja de don Aurelio Nina, habitante de Villa Salomé,  que se repite en tres de cada 10 habitantes de la hoyada.
Durante el primer mes del racionamiento,  conseguir agua se convirtió en una odisea que se desarrollaba  en medio de protestas, bloqueos y marchas vecinales. El primer cronograma de EPSAS fijaba 12 horas de corte del suministro día por medio.
Sin embargo, la empresa no cumplió esos horarios y a falta de reservas en las represas endureció los cortes dando   sólo tres horas de provisión cada tercer día. Pero ni con los nuevos cronogramas se pudo resolver la situación, especialmente la de  los barrios más alejados que desde el inicio de la racionamiento no volvieron a recibir el líquido por red.
Ante el desabastecimiento y las protestas de la población, EPSAS decidió poner en marcha un plan de distribución  por medio de cisternas y tanques que instaló en los barrios.   “Hemos tratado de llevar una hasta Villa Salomé pero en el camino los vecinos nos han detenido y han vaciado toda la cisterna”, comentó Rolando Espinoza desde la fila de espera  para aprovisionarse del tanque estacionario de Pampahasi.
  Desde su domicilio en Villa Salome, hasta este punto Espinoza debe caminar cada día al menos 30 minutos cargando baldes con el recurso en el camino de regreso. En ocasiones  alcanza a obtener el líquido y en otras debe esperar a que el tanque sea recargado.
 En los 94 barrios que sufren el racionamiento se han instalado 44 tanques estacionarios y  37 membranas de alta capacidad  de almacenaje de agua.  En todos los puntos el panorama es similar: hay gente con baldes, tachos y botellas esperando su turno. Los que tienen  vehículos logran acopiar el líquido en recipientes más grandes, los demás reciben sólo lo que pueden acarrear.
 La falta de agua no sólo  afectó en las tareas cotidianas de las familias. En cinco regiones, el fin del año escolar tuvo que ser adelantado del 7 de diciembre al 25 y 30 de noviembre; mientras que algunos hospitales reprogramaron cirugías ante la dudosa calidad del agua.
   “No hay brote epidemiológico;   pero estamos en una situación de emergencia. Hay que ser claros con la población: estamos viviendo una situación de emergencia”, afirmó a mediados de noviembre el jefe de la unidad de Salud Ambiental del ministerio del área, Daniel Cruz.
EPSAS en la mira
 Ante el  creciente problema, el 16 de noviembre el presidente Evo Morales anunció  la destitución de Benecio Quispe y Rudy Rojas cabezas de  la Autoridad Reguladora de Agua (AAPS) y EPSAS, respectivamente. En su lugar ingresaron Víctor Rico y Humberto Claure, ambos nombrados por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua.
Siguió una serie de denuncias de sueldos de más de 32.000 bolivianos en EPSAS y contrataciones políticas y no técnicas. El 23 de noviembre, el gerente regional de El Alto, Roberto Rojas, fue destituido por “falta de capacidad técnica”. Actualmente las exautoridades, afrontan varios procesos por incumplimiento de deberes y atentado a la salud.
Emergencia de alcance nacional
Tras dos semanas  de  racionamiento en La Paz,   desabastecimiento de agua en Sucre y Potosí, peleas entre mineros y campesinos por el control de escasos ojos de agua, el 21 de noviembre el Presidente  declaró la emergencia nacional por sequía. “Hay que estar preparados para lo peor”, advirtió.
En un sobrevuelo  por todas las represas de La Paz y El Alto  -incluidas Tuni Condoriri y Milluni- y, principalmente, la cuenca Hampaturi Morales corroboró que las denuncias de sequía que en su momento se consideraron exageradas eran una penosa realidad. “Tengo que decir la verdad, sólo queda esperar las lluvias y la mejor forma de atender la falta de agua es con cisternas.
Pensamos en bombear agua, pero  las lagunas están secas”, aceptó.
Tras la declaratoria de emergencia, el Gobierno creó el Gabinete del Agua, a la cabeza del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. Inmediatamente las Fuerzas Armadas tomaron el control de la distribución  por tanques y cisternas custodiadas de conscriptos.
 Entre controversias, vehículos repartidores de combustible arribaron a la sede de Gobierno desde el interior del país. Se cuestionó su procedencia y la calidad del líquido que brindaban a los ciudadanos de La Paz y El Alto, municipio al que el racionamiento fue extendido.
En medio del conflicto, los intereses políticos salieron a flote cuando  EPSAS, mediante un comunicado, prohibió que las cisternas de la Alcaldía distribuyan agua a los barrios afectados y que los 500 funcionarios ediles sigan brindando su apoyo. El argumento fue que la comuna “buscaba protagonismo”.
“Es absurdo e irracional rechazar la ayuda de cisternas que a los paceños les hacen falta. La crisis no está bajo control, aún hay filas, bloqueos y vecinos molestos porque no reciben el líquido”, reprochó en respuesta el alcalde Luis Revilla.
  El 9 de diciembre la ministra de Medio Ambiente y el alcalde Revilla retomaron la coordinación.
Entre pronósticos y ruegos
Lunes 7 de noviembre. Entre lágrimas un grupo de niños suben al cerro de Tarvita en Chuquisaca. Postrados en rodillas claman al cielo por lluvia. “Agua Tatay, tenemos sed.
Perdónanos por todo lo que hemos hecho. ¡mandanos agua Tatay!”, ruegan.
Uno de ellos lleva en sus manos una cruz y llora: “Tengo sed, mi vaquita se está muriendo”.
Sus padres ruegan en otro de los cerros. Elevan oraciones en quechua y aseguran que continuarán con el pedido hasta que el cielo les dé agua. Siete meses antes,  pobladores de Mojocoya del mismo departamento, también peregrinaron a los cerros pidiendo ayuda.
A ocho horas de viaje, en Sucre,  las protestas vecinales se masifican porque desde mediados de octubre  no hay agua. Lo mismo se vive en Potosí donde parte de la urbe ya no tiene acceso ni a las cisternas.
En La Paz y El Alto, hace unas semanas decenas de amautas    subieron al Huayna Potosí, al Illimani, al Mururata, al Tuni Condoriri,  los cerros guardianes. Recogieron agua en vasijas y con ella realizaron un gran ritual para convocar a la lluvia.
 El Senamhi pronostica  que las lluvias  se incrementarán en diciembre y enero. Hasta entonces, el Gobierno trabaja en perforación de pozos y captación de ríos y lagunas.
A finales de 2015 los pronósticos  anunciaban que  el fenómeno del Niño ingresaría al país con  granizo, olas de calor  y sequías extremas. También hubo otras alertas pero ni ruegos ni pronósticos fueron efectivos.
¿Se pudo prevenir la crisis del agua? Autoridades  se contradicen
 Desde el inicio de la crisis, la ministra de Medio Ambiente, Alexandra Moreira, y  el presidente Evo Morales aseguraron que se enteraron de la crisis el mismo día del racionamiento. El exdirector de la AAPS, Benecio Quispe, que a un principio señaló que EPSAS no comunicó la situación,  manifestó después, que él alertó sobre el problema.
“EPSAS nunca  ha reportado que las represas estaban en nivel tan bajo”, sostuvo antes de su destitución.
Sin embargo, tras el anuncio de un proceso penal, aseguró  que  Moreira, en septiembre ya “estaba informada” sobre la emergencia. “El 9 de septiembre enviamos a la Ministra un reporte indicando cuál es la situación de EPSAS”, sostuvo.
Al respecto, la Ministra reiteró que ella no conocía la situación. “Si la alerta se hubiese dado, se hubiese planificado para evitar el racionamiento. Eso no debería haber pasado ni con 94, ni con 30, ni 20 barrios… con nadie”, dijo.
La autoridad señaló que en los reportes que recibió  en septiembre mostraban niveles de oferta acuífera superiores a los de la demanda. Quispe insistió. “No sólo estaba informada, sino tiene la obligación de estarlo porque al ser  cabeza del Ministerio  es titular del 100% de las acciones de EPSAS”, dijo.
El 1 de diciembre, el Presidente anunció proyectos para garantizar la provisión de agua a La Paz.
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

http://www.paginasiete.bo/sociedad/2016/12/19/

 

Geocientíficos anonadados descubren una ‘corriente en chorro’ de hierro fundido en el núcleo de la Tierra

1 Mar

 

 

EL FLUJO CORRE HACIA EL OESTE, POR DEBAJO DE ALASKA Y SIBERIA, A 3.000 KILÓMETROS BAJO LA SUPERFICIE DE LA TIERRA.

Un grupo de científicos parece haber identificado una característica desconocida del núcleo de nuestro planeta. El estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, detalla evidencia de una “corriente en chorro” de hierro líquido que fluye hacia el oeste, por debajo de Alaska y Siberia, a 3.000 kilómetros bajo la superficie de la Tierra, informa The Independent.

El descubrimiento surgió de una serie de medidas tomadas por los satélites Europe’s Swarm, que ofrecen un mapa del campo magnético de la Tierra, para entender mejor cómo funciona éste. Los científicos estiman que el chorro fluye a unos 50 kilómetros por año.

 

“Podría no sonar como una gran velocidad para quienes estamos en la superficie de la Tierra, pero hay que recordar que se trata de un metal líquido muy denso (…) Probablemente sea el movimiento más rápido que podemos tener en cualquier lugar dentro de la Tierra”, explica a BBC el Dr. Chris Finlay, coautor del estudio y académico de la Universidad de Dinamarca.

En cierto modo, el flujo de hierro líquido se parece a la corriente atmosférica –un cinturón de aire a una gran altitud que permite a los aviones viajar más rápido a sus destinos.

Los científicos creen que el chorro tiene unos 420 kilómetros de ancho, aproximadamente. “Es probable que la corriente en chorro haya estado ahí por cientos de millones de años”, dice el principal autor del paper, Dr. Phil Livermore, de la Universidad Leeds.

Se cree que la corriente se creó debido a su proximidad con dos regiones diferentes en el corazón de la Tierra. Cuando el hierro fundido se acerca a los bordes de cada lado se impulsa hacia afuera formando una corriente de chorro.

El profesor Rainer Hollerbach, también de la Universidad Leeds y coautor del estudio, dice que para que el impulso para que el fluido se mueva podría venir de la flotabilidad, o bien podría estar provocado por los cambios en el campo magnético en el núcleo.

FtE: El Ciudadano

 

El calentamiento global comenzó hace 180 años

1 Jun

El el cambio climático ocasionó que muchos países se vean afectados por las sequías

El  cambio climático ocasionó que las elevadas temperaturas sea más notorias en los últimos años

La revista cientifica Nature publicó que el cambio climático se comenzó a percibir a partir de 1830, como consecuencia del efecto invernadero de la Revolución Industrial

EFE
22/08/2016
12:59

El calentamiento global comenzó hace 180 años, mucho antes de lo que hasta ahora se creía, y se debió al impacto que tuvo en el clima la revolución industrial, según un estudio internacional publicado por la revista científica “Nature”.

La Universidad Libre de Berlín, una de las instituciones participantes en la investigación, avanzó este lunes que ésta es la principal conclusión de un estudio pionero del “archivo natural del clima” de los últimos 500 años (corales tropicales, núcleos sedimentarios, estalagmitas, anillos en troncos y hielos) en ambos hemisferios.

Además, el estudio -dirigido por Nerilie Abram de la Universidad Nacional de Australia en Canberra- recoge el análisis de distintos modelos deevolución del clima a lo largo de miles de años.

“Las investigaciones muestran que el calentamiento de la Tierra guarda relación desde el principio con el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero consecuencia de la revolución industrial”, explicó en un comunicado Jens Zinke, paleontólogo de la Universidad Libre de Berlín y coautor del estudio.

Antes de la revolución industrial la cantidad de gases de efecto invernadero (como el CO2) se encontraban en la atmósfera en una proporción comparativamente baja.

Según el estudio, a partir de 1830, coincidiendo con los primeros pasos de la revolución industrial en Europa Occidental, comenzó a percibirse un aumento de las temperaturas, primero en el Ártico y en las zonas tropicales de los océanos, y posteriormente en Europa, Asia y Norteamérica.

Cincuenta años más tarde comenzó a ser evidente el inicio del cambio climático en gran parte del hemisferio sur, según el equipo científico, que achaca estas diferencias temporales a las corrientes marinas.

El principal aporte de este estudio es la inclusión de gran cantidad de registros del “archivo natural del clima” del hemisferio sur y su comparativa temporal con los del norte.

Los científicos extraen además dos consecuencias de su descubrimiento: la confirmación de la mano del hombre tras el cambio climático y la necesidad de revisar las predicciones sobre el calentamiento global para las próximas décadas teniendo en cuenta que no es un fenómeno iniciado en el siglo XX, sino en el XIX.

""

El anuncio ocupa toda la página
Dejar de ver este anuncio
¿Por qué este anuncio?

https://cm.g.doubleclick.net/push?client=ca-pub-9349772490392367&srn=gdn

Ha terminado. Deshacer
¿Qué ha ocurrido con este anuncio?
Comprado
No me interesa
Repetitivo
Gracias por tu opinión Atrás
Revisaremos este anuncio para mejorar su experiencia en el futuro.
Actualiza tu configuración de anuncios para que podamos mostrarte mejores anuncios.
Gracias por tu opinión Deshacer
Utilizaremos tu opinión para revisar los anuncios de este sitio.
Actualiza tu configuración de anuncios para que podamos mostrarte mejores anuncios.

Cerrando el anuncio: %1$d

 

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Entre El Comal Y La Olla

Una aventura culinaria

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Techniques

Gustolatino Gastronomia

A Gastronomic Journey Around Latin America

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: