Carnaval: Conozca donde mejor se conservan las tradiciones

7 Feb

– Los Tiempos


  • Les damos nueve razones para escaparse en Carnaval | Tiempo ideal para conocer nuevos destinos, sin descartar las fiestas más populares. Una guía para conocer la gran diversidad cultural que atesora Bolivia… Lo invitamos a hacer turismo tierra adentro

 

 

Oruro |El Carnaval andino en homenaje a la Pachamama

 

 

Desde hace siglos los campesinos de los Andes realizan una peculiar fiesta de agradecimiento a la tierra por sus cultivos

El indígena de la zona andina basa su actividad según el calendario agrícola. Después de la temporada seca, viene la de lluvias, que empieza en noviembre. Entre enero y febrero es tiempo de cosecha y de agradecer a la Pachamama (madre tierra) por sus frutos. El campesino indígena de Oruro lo hace a través de la Anata, una fiesta de retribución a la tierra que se celebra con danzas, abundante comida, bebida y encuentros amorosos. La música que se baila se la denomina “tarqueada”, porque el instrumento principal es la tarq”a, una flauta de madera que se originó en el altiplano boliviano y luego se extendió a otros países. Este instrumento es enterrado luego del Carnaval, y se lo vuelve a desenterrar en el mes de noviembre cuando empieza la época húmeda. Jesús Elías, de la asociación de Etnografía y Folclore de Oruro, explica que esta fiesta provincial y el Carnaval de la ciudad son tributos a la Pachamama. “La diferencia es que la fiesta del campo y la de las provincias son netamente agrícolas; en cambio, la que se realiza en las serranías sagradas de los Urus es minera”, aclara Elías. En estos días, la Anata ya ha empezado en distintas poblaciones y continuará hasta pasadas las carnestolendas. Pero desde hace más de diez años en la ciudad de Pagador, campesinos de distintas poblaciones recrean la fiesta el día jueves previo a la entrada de la famosa procesión, que atrae a miles de turistas del mundo. Este año la denominada “Anata Andina” se efectuará el jueves 19 de febrero y es una oportunidad imperdible para conocer una faceta poco conocida del mundo rural andino.

 

 

Pando | Música y diversión entre Cobija y Brasilea

 

 

El viernes se corona a la reina; el sábado es el corso; el domingo las comparsas se reúnen en churrascos y el lunes, los cobijeños participan del Carnaval de Brasilea. También asisten al Carnaval Campesino, en Villa Busch.

En Cobija, la principal fiesta se realiza en la zona circundante al monumento del Carretón (ex aeropuerto). La vestimenta de los carnavaleros tiene la influencia de Santa Cruz. El momento más importante es, sin duda, el ingreso de la reina, que es coronada un día antes del corso. Las danzas tienen ritmos variados, entre ellos, música brasileña y cruceña. El lunes de Carnaval, los cobijeños acostumbran a participar de los festejos en Brasilea (Brasil), que, al igual que en Bahía (Brasil), la fiesta se vive en la calle. Para el martes, la costumbre occidental de ch”alla ya se ha impuesto, claro que acompañada de un sabroso churrasco. De los carnavales pueblerinos el que más se destaca es el de Villa Busch (localizada entre Cobija y Porvenir). Se lo conoce como el Corso Campesino, donde se reúne la reina del Carnaval y los habitantes de las localidades cercanas. En el entierro del Carnaval, domingo de tentación, se bota al diablo (muñeco) al río Acre.

 

 

Potosí | Los mineros arman su propio festejo

 

 

Los mineros parten desde las bocaminas del Cerro Rico hacia la ciudad para celebrar el Carnaval. En los pueblos sus habitantes se dividen en los de arriba y los de abajo

El Carnaval Minero comienza dos semanas antes de lo fijado en el calendario. En la víspera, los mineros no duermen por admirar a sus deidades (sus Tatakjagghu), que guardan semejanzas con Jesucristo y santos católicos. A las 7:00, al sonar de las bandas, los hombres salen bailando de las bocaminas y recorren la capital. Los cooperativistas repiten la celebración los siguientes domingos de febrero. Para el lunes y martes de Carnaval, las pandillas (comparsas) reviven el Carnaval de Antaño. La celebración del dios Momo tarda una semana en llegar al campo. Los pueblerinos, divididos en los de arriba y los de abajo, se reúnen en la plaza, como sucede en Betanzo. Son populares las “churras de Betanzo”, una fraternidad femenina. En Tupiza hay Jueves de Compadres y Domingo de Tentación. Las pandillas danzan al ritmo de bombos y tarq”a y se visitan casas, mientras que en Cotagaita las parejas, con ramas de albahaca en las manos, dan vueltas por la plaza. Se dice que el diablo templa las cuerdas de sus charangos y guitarras.

 

 

Chuquisaca | El Arete Guasu, el Pujllay, el de Yotala y muchas otras fiestas más

 

 

El departamento es uno de los más ricos en festividades carnavaleras. En esta época renacen antiguas tradiciones que han sobrevivido al paso del tiempo. La región se caracteriza por la variedad y el colorido de sus celebraciones

Chuquisaca tiene más de un motivo para disfrutar. De su gran diversidad de tradiciones, podemos destacar la de Tomina. La fiesta de este municipio ( distante 153 km de Sucre) tiene tres celebraciones: la Suya, una velada del lunes de Carnaval, en la que se espera a las almas de los que murieron durante el año; la Pukara, en la que se recuerda el primer año de la muerte de una persona participan todas las comunidades vecinas y para la ocasión se preparan arcos adornados con plantas y flores, además de alimentos y la Marcada, donde se recrea de manera simbólica el matrimonio entre animales, para que al año den varias crías. La chicha, el picante de cordero y la sopa de maní son las comidas más preparadas.

En el municipio de Azurduy, la Marcada es la fiesta más importante, porque se realiza el marcado de becerros y potrillos. Abundan los platos típicos, como el que da nombre a la fiesta. La gente ch”alla a sus animales y bebe abundante chicha. El Arete Guasu, llamado también el Carnaval guaraní, es la festividad más importante de esta etnia extendida por el Chaco y que en este departamento habita en Villa Vaca Guzmán. Danzas como los Aña Aña, Cuchi Cuchi y Toro Toro reflejan la cosmovisión del guaraní. Mientras que en Camargo, la fiesta puede durar dos días o una semana. En Villa Serrano no hay que dejar de probar la Qhorpa (ensalada de pepino con queso), que se invita en las casas. En Yotala, las tradiciones coloniales aún perviven; un ejemplo es el juego con cáscara de huevo o de alguna fruta que se llena con agua perfumada con cedrón y romero, que se arroja a los que pasean por la calle. Otra tradición es la recolección de flores silvestres que adornan los festejos. Finalmente, El Pujllay, antiguamente llamado Carnaval Yampara, se lleva a cabo en Tarabuco, a mediados de marzo. El colorido de la vestimenta de los lugareños, junto con las danzas tradicionales, atrae a cientos de turistas.

 

 

Santa Cruz | Agua, baile y hospitalidad destacan en el festejo oriental

 

 

Vallegrande recibe a los visitantes con comida y bebida en abundancia; en Cordillera se celebra la fiesta del maíz a la usanza guaraní y en las Misiones Jesuíticas destaca la cultura chiquitana

El Carnaval cruceño es fiel reflejo de la personalidad del camba: abierto, alegre y bullicioso. Si bien la celebración en Santa Cruz de la Sierra es la que más visitantes atrae, la alegría del Carnaval no se limita a la capital del departamento. En Vallegrande (241 Km por la carretera antigua a Cochabamba) los festejos se destacan por la picardía de la música y la abundancia de sabrosa comida -q”aras (cuerillo de cerdo a la brasa), asadito colorao, “aviones” (espinazo del cerdo cocido en paila) y el afamado bisté (huevo estrellado y papa frita cubiertos de cebolla y tomate)- y bebidas espirituosas elaboradas con frutas típicas de la zona -vino de uva y frutilla, licor de quirusilla, durazno y yana yana, y rimpolio o licor de leche evaporada, azúcar, huevo, canela y singani-. En la región del Chaco (Charagua, 260 km), el Arete Guazú celebra la fiesta del maíz con danzas típicas guaraníes y los infaltables asados al palo de chivito, cordero, res o lechón. En las Misiones Jesuíticas -Concepción, San Xavier, San Ignacio, San Miguel, San Rafael, Santa Ana- la fiesta permite observar a grupos chiquitanos a la usanza misional, representando personajes tradicionales como los yarituses, abuelos y la danza del sarao. En San José de Chiquitos hay una curiosa costumbre. El párroco del lugar entrega una bandera “del carnaval” a las autoridades del cabildo indígena, que presiden la marcha de las comparsas por las calles de la ciudad. Al finalizar los festejos (martes), el cabildo devuelve la bandera y si ésta se encuentra sucia, el sacerdote corretea y guasquea a los pueblerinos por “no saber cuidar el Carnaval”.

 

 

La Paz | Con los ch”utas y con los augurios de una buena cosecha

 

 

En Cantuyo, Omasuyos, Huarina y Achacachi se realizan rituales que coinciden con la fiesta del dios Mono, pero que para los campesinos festejan el augurio de una buena cosecha

Por si no lo sabía, en el departamento de La Paz, el Carnaval ya comenzó el 17 de enero en la población de Caquiaviri, con el ingreso de los ch”utas, personajes emblemáticos de esta fiesta, que rinde homenaje a Santiago Abad. Ya para el domingo 1 de febrero, en las puertas del Cementerio General, se inicia formalmente la celebración carnestolenda con el “desentierro” del pepino. Desde entonces, la ciudad tiene varias muestras de arte, como exposición de máscaras, trajes e imágenes del Carnaval de antaño. Ayer, por ejemplo, se realizó la elección de la Reina del Carnaval Paceño y para la próxima semana se tiene previsto la remembranza del Jisk”a Anata, la milluchada y la presentación de candidatas a Tawaqu, Huaycheños y Qhantus. El 13 se elegirá a la chola, el chuta y el pepino, mientras que el 22 se programa la entrada tradicional de pepinos. Al día siguiente, será el turno del Jisk”a Anata. El 24, martes de ch”alla, se dedicará a los rituales de agradecimiento a la Pachamama y el 1 marzo, la retreta del Carnaval acompañará el entierro del pepino, dando por concluida la fiesta. En las poblaciones productoras de papa, haba y quinua, como Cantuyo, Omasuyos, Huarina y Achacachi, se efectuarán rituales que coinciden con la fecha carnavalera, pero que festejan el augurio de una buena cosecha.

 

 

Tarija | Al ritmo de La rueda chapaca y al son de los erkes se alimenta la fiesta

 

 

Las carnestolendas de esta región cobran mayor importancia en la zona rural el lunes y martes. De la ciudad salen muy temprano a las poblaciones vecinas y regresan por la noche

Si el Carnaval en la ciudad de Tarija es un ejemplo de vistosidad y de alegría, el que se realiza en el área rural no lo es menos. Es por eso que el lunes y martes la gente de la ciudad prefiere irse a las localidades más cercanas, como el Valle de la Concepción, El Rancho o Tomatas Grandes, para disfrutar de las tradiciones más arraigadas de esa región. Se baila La rueda chapaca, que es una danza cuyo sonido particular lo dan los erkes, instrumento típico de la región. En poblaciones como Tolomosa, el festejo se inicia el jueves con la Fiesta de las Comadres, en la que se intercambia un chivo o un oveja, entre las mujeres, como señal de amistad. Abunda la chicha y se comparte alrededor de churrascos. El martes, que en occidente es de ch”alla, en la zona rural de Tarija es de albahaca. La flor de esta planta es repartida entre los invitados a las celebraciones.

 

 

Cochabamba | Los copleadores y los taquipayanaku

 

 

Los 45 municipios de Cochabamba tienen arraigadas tradiciones que se han mantenido y permanecen casi ocultas para el hombre de la ciudad. En estas fiestas no existen espectadores, porque todos, de alguna u otra forma, participan de la celebración

En el Valle Alto del departamento predominan los grupos de copleadores y la música vinculada a los desafíos cantados (taquipayanaku). En las comunidades donde se mantiene el sistema de ayllus, las festividades están dedicadas a los muertos, la tierra y a los diablos. Carnaval es el momento en que se despacha tanto a fallecidos como a los diablos. Los instrumentos elegidos y los ritmos están muy vinculados a este ritual. En esta época, comunidades del sur realizan el Tinku. A partir de la década de los 90, las entidades dedicadas a la etnografía y al folclore han recuperado para la capital algunas de las fiestas de pueblo que dieron origen al Corso de Corsos o Carnaval de la Concordia, que se realiza como despedida de las carnestolendas una semana después de la entrada orureña. El evento congrega a miles de bailarines y es una síntesis del Carnaval de los valles de la región.

 

 

Beni | Juegos tradicionales animan la fiesta del Carnaval

 

 

El jocheo de toros y la riña de gallos estimulan a los celebrantes en las poblaciones rurales. El entierro se lleva a cabo el Miércoles de Ceniza y el desfile de reinas es la atracción principal

El Carnaval beniano, muy parecido al cruceño por la profusión de ritmos orientales y los juegos con agua, tiene el encanto y la alegría de los pueblos moxeños. El domingo, o primer día de Carnaval, el festejo se inicia en la mayoría de las localidades importantes como Trinidad, Riberalta, San Borja, Baures o Guayaramerín. En las poblaciones rurales, los carnavaleros adornan sus carretones con flores y suben a sus reinas para recorrer las calles principales. En Guayaramerín y Riberalta se acostumbra animar las carnestolendas con juegos populares, como el jocheo de toros y la riña de gallos, que se realizan en la mañana. En la tarde comienza el juego con agua en las calles, mientras que por la noche tienen lugar las tradicionales fiestas en locales o casas particulares. El entierro del Carnaval es una actividad muy curiosa, especialmente en Trinidad, donde se lleva a cabo el Miércoles de Ceniza en la plaza Ballivián. Allí se reúnen todas las comparsas, que siguen a un personaje vestido de luto que carga un muñeco que representa al “difunto”. Anteriormente, el entierro era precedido por un desfile fúnebre, que avanzaba al ritmo de una melodía especial denominada Atatango.

http://www.lostiempos.com/oh/

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Entre El Comal Y La Olla

Una aventura culinaria

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

Mientras tanto, en Santa Cruz

Notas desde la Llanura

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Ablet Gustro

Gastronomic And Cultural Techniques

Gustolatino Gastronomia

A Gastronomic Journey Around Latin America

Pensamientos de vida

Reflexiones para mi familia, amigos cercanos y a las personas que por casualidad, el mundo de la internet los trajo hasta acá. ¡Bienvenidos!

"YOKA" NATURALEZA, COLOR Y SABOR

Fotografias. Color, Gente , Sabor y algo más

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: